Sigue a runnermami

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Frases Geniales: Pitufo al habla

¡Buenos días!

Hoy vengo con frases de Pitufo:

"¡Papá, mamá! ¡Mirad qué bosque me está saliendo!" nos dice un día mientras señala sus piernas... ¿mirad qué bosque? ¿en serio? ¿de dónde ha salido eso?

Mamá, ¿no se te está yendo un poco de las manos el "qué mono"?. Esto fue una temporada en la que la Pitufa a todo decía "mira qué mono, mamá" y yo le contestaba con voz cursi ¡Siiii! ¡Qué mooooonoooooo!. Que sí, que era un poco exagerado, pero ¿se te está yendo de las manos?. En fin...

¡Uy! Me ha golpeado las papilas gustativas del ácido, dice comiendo lechuga con vinagre. ¿Adivináis qué estaban trabajando en el cole?. Sin comentarios.

A ver, menuda tontería. Si dos se ponen de acuerdo para mandar, pueden juntarse con otro porque tres también pueden". Magnífico análisis político, me dieron ganas de decirle que fuera a Moncloa a decírselo. La reflexión fue a cuenta de las procesiones. Me preguntó por qué los judíos acusaron a Jesús para que los romanos lo mataran y le dije que porque estaban mandando juntos en esa región y como a Jesús le hacía caso tanta gente les dio miedo que les quitara el poder, y su respuesta fue esta.

Y hasta aquí el post de hoy, espero haberos hecho sonreír.

¡Nos leemos!

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Runningconsejos: Abrigarnos para correr

¡Buenos días!

Ahora que llega el frío es una de las preguntas recurrente. ¿Qué me pongo para correr? ¿Cómo se si voy a ir abrigado de más (o de menos)? Hoy trataré de resolveros este problema y aunque, obviamente, esto no es una ciencia exacta, al menos te puede dar una idea de si vas a ir abrigado de más o de menos.

Para empezar, y como en cualquier ocasión, tenemos que tener en cuenta que aunque la temperatura es medible y objetiva, la sensación térmica de cada uno no lo es. En condidiciones no deportivas, para una temperatura de 22 grados yo voy bien en manga corta, pero quizá otra persona necesite una chaqueta.

Una vez establecida esta base, nuestra sensación térmica en reposo para una temperatura determinada, le sumamos 10 grados por el ejercicio.

Si sopla viento a unos 25 km/h (que en Zaragoza no es nada raro, la media del Cierzo es un 40% de los días con velocidad de 30 km/h) y no hacemos ejercicio la sensación térmica baja 7 grados, pero como estamos corriendo esta bajada se queda en la mitad, 3,5 grados.

En cuanto a la humedad, corriendo no modifica especialmente la sensación térmica (pero ten cuidado con charcos, hielos, y demás).

Así, suponiendo que en el exterior hace una temperatura de 10 grados y viento, la sensación térmica corriendo será de 10 + 10 - 3,5 = 16,5 grados.

Tienes que abrigarte como si fueras a estar en reposo a 16,5 grados. En mi caso sería una manga larga sin manga corta debajo, por ejemplo, pero otro igual necesita una camiseta debajo.

Lo importante es hacer el cálculo y luego abrigarte como si fueras a estar en reposo con esa temperatura. Esta ropa de abrigo debe ser en capas que puedas quitar fácilmente y te puedas atar a la cintura si te sobran. Además, no debe faltar el calentamiento en casa; así no te quedarás "pajarito" los primeros metros.

Y si no quieres tener que calcular, recuerda lo que nos contaban los chicos de metarunning en la infografía que os enseñé hace un tiempo. Pero no seas tramposo y te vayas siempre a la H o la I, que ya sabemos que da mucha pereza correr...

¿Te parece útil? ¿Aciertas cuando sales a correr con la cantidad de ropa que tienes que ponerte?
¡Nos leemos!

miércoles, 5 de octubre de 2016

The Magic Yarn Project: magia para pequeños héroes

¡Buenos días!

El viernes, gracias a la newsletter de loveknitting descubrí The Magic Yarn Project (El Proyecto de la Lana Mágica, para los no angloparlantes).

Consiste en hacer llegar pelucas de personajes Disney (princesas o piratas) a los niños con cáncer para animarles, para hacerles escapar por unos momentos de la dura batalla que están librando. Para darles MAGIA.¿no es bonito?

Imágenes de www.themagicyarnproject.com

La fundadora del proyecto es enfermera de oncología en Alaska. En 2014 le diagnosticaron cáncer a la hija de una amiga, y sabiendo lo duro que sería para ella perder su pelo decidió hacerle una peluca de Rapunzel con lana suave. La amiga pensó que sería bonito hacerlo extensivo a los demás niños del hospital, y decidieron organizar talleres para lo que pensaron sería un pequeño proyecto... hasta que empezaron a recibir peticiones de diferentes partes del mundo, donaciones de lana, de dinero, solicitudes de gente que quería participar, y el pequeño proyecto se convirtió en algo mucho más grande.

Ahora mismo han repartido más de 950 pelucas en 20 países diferentes, sin ningún tipo de coste para el receptor y hechas al 100% con donaciones de dinero y materiales. Han participado más de 600 voluntarios en la elaboración de las mismas.

Hay varias maneras de colaborar: puedes donar lana para realizar las pelucas, puedes donar dinero para la compra de materiales o hacer frente a los gastos de envío, puedes hacer los gorritos donde se montan luego las pelucas o pequeños detalles (estrellas de mar, copos de nieve) para adornarlas, puedes hacer una peluca con sus videotutoriales, y hacérselos llegar después, puedes ir a uno de sus talleres, puedes organizar un taller tú...

¿Y si quiero encargar una peluca para ese pequeño luchador que tengo en mente? Puedes rellenar el formulario para pedir uno de los modelos que tienen: Rapunzel, Ariel, Anna, Elsa, Jasmine, Jack Sparrow o Bella.

¿No os parece una fantástica manera de animar a estos pequeños valientes? A mí, desde luego, me ha llegado al corazón.

¡Nos leemos!