Sigue a runnermami

miércoles, 31 de agosto de 2016

El abrigo Sylvi

¡Buenos días!

¿Habéis tenido alguna vez algo que queréis hacer pero no os acabáis de decidir? No algo especialmente complicado, ni imposible, pero no acabáis de poneros manos a la obra...

En mi caso, es el abrigo Sylvi. Este abrigo:

Imagen de Ravelry

¿No es espectacular? Llevo años viéndolo por la red, y siempre que lo veo me dan tentaciones de comprar el patrón. Y luego pienso, si me costó un año hacer un jersey para un niño de 5 años, ¿cuánto tiempo me costaría hacer esto?

¡Tengo miedito de hacerlo!

Últimamente estoy un poco obsesionada con él, la tentación de ponerme a ello está siendo más fuerte. Quizá una razón sea que a día de hoy me veo capaz de seguir un patrón en inglés, hace un tiempo no lo era. Además, ¡oh, maravilla! he leído que no es tan complicado como a simple vista parece. Incluso en un blog de una tejedora he leído que le costó 6 meses hacerlo. 6 meses no es tanto.

Ahora falta decidirme del todo. Tengo calculado que necesitaría unos 20 ovillos de Drops Nepal o 24 de Drops Alaska o podría hacerlo con 10 ovillos de Drops Air para que pese la mitad, porque he leído que el principal problema del abrigo es que pesa mucho, 1-1,5 kg con la Nepal o la Alaska que se convertería en 0,5 kg con la Air.

Así que ya sabéis. Si estáis pensando en hacerme un regalito y queréis darme el último empujón; me podéis regalar el patrón. O los ovillos. O las dos cosas... ;)

Y tú, ¿qué proyecto no acabas de hacer nunca pese a que lo tienes en mente hace tiempo?

¡Nos leemos!

miércoles, 24 de agosto de 2016

El método Bullet Journal

¡Buenos días!

Aprovechando el tirón de la vuelta al cole, en estas fechas se suelen lanzar muchas agendas, no sólo escolares. Por cierto, algunas tan bonitas como esta de MiLowCostBlog (¿habéis paseado por su tienda y visto sus sellos de lacre? Son amor)

Desde hace años no terminaba yo de estar cómoda con las agendas. No suelo programar cosas a futuro (algunas sí, como todo el mundo, pero mi día a día no es programado con días y horas) y unos días tengo muchísimas tareas y otros pocas; así que siempre, independientemente de la vista de la agenda (semana página, día página) siempre me acababa faltando espacio en unos días y sobrando páginas enteras. Como consecuencia, dejaba de usarla al poco de empezarla, no me resultaba útil.

Encima, soy fan de las listas, así que acababa haciéndome listas de todo: tareas pendientes, cosas que hacer este fin de semana, libros que leer, recetas que probar, labores pendientes, cosas que me llevo en la maleta... cada lista en una libreta, cada libreta en un sitio... un caos.

Como cada vez salen más agendas en formato imprimible para que te la montes tú según tus necesidades, a principios de este año dediqué un tiempo a buscar mi agenda ideal. Hasta que en esta página di con el método Bullet Journal.

¡LA REVELACIÓN!

Hay quien traduce "Bullet Journal" como "Diario de balas". Yo prefiero una traducción menos literal, y como los "bullets" son también las marcas que pones en cada punto de un listado, lo traduciría como "Agenda de listas". Y, básicamente, eso es lo que es.

¿Lo que hace que sea útil? Que te da un método para organizar estas listas. Diferentes marcas para cada tipo de cosa que apuntas en el cuaderno:

. Para tareas pendientes (.Llamar a Pepe López)
o Para eventos (o Pediatra a las 09:30)
- Para notas (- En la papelería, mochilas a 30 €)

¿Que una tarea es importante? La marcamos con un * ¿Que completamos una tarea pendiente? Pues sobre su . ponemos una x. ¿Que esa tarea ya no es relevante? La tachamos.

Por supuesto, cada uno se hace sus símbolos a su manera, y cada uno tiene el número de símbolos que quiere. Una vez clara la simbología de nuestras listas, el cuaderno se dividirá en las siguientes secciones:

ÍNDICE

¡Es la clave! Al principio de cuaderno guardamos 2-3 páginas para ir apuntando el número de página donde hacemos una lista concreta.

VISTA SEMESTRAL

En las cuatro páginas siguientes hacemos una vista semestral, para ir anotando las cuatro cosas que tenemos a futuro, los cumpleaños de cada mes, por ejemplo. O esa cita con el médico que tenemos que hacer en mayo...

Índice y vistas semestral, mensual y diaria.
Fuente de las imágenes www.bulletjournal.com

VISTA MENSUAL

Cada mes lo empezamos con una doble página, cuyo número llevaremos al índice ("ENERO 8", por ejemplo):

En la primera anotamos en formato lista el día del mes seguido del de la semana (22L, por ejemplo). Aquí anotaremos las tareas que tienen día concreto; algunas surgirán en el día a día y otra nos las traeremos desde la vista semestral.

En la segunda página del mes anotamos las tareas que no hemos completado el mes anterior. Esta es otra de las claves del método, la revisión de tareas. Al preparar la vista del mes que entra nos obliga a hacer un repaso de las tareas pendientes del anterior. Las que no estén completadas, se traspasan a esta primera hoja del mes. Las que no merezca la pena escribir de nuevo, se tachan.

El método llama a esto "migración de tareas" y hay quien la hace diariamente para discriminar tareas de verdad. Si has migrado una tarea durante cinco días seguidos te tienes que plantear si sigue siendo relevante, y completarla en ese caso, o si no debería estar en el ciclo diario sino en el mensual... Cuando migramos una tarea le ponemos el símbolo >.

VISTA DIARIA

A continuación, cada día que queramos anotar algo ponemos el día y anotamos. Al acabar ese día empezamos el siguiente, hayamos ocupado seis páginas con el día que ha terminado, o no hayamos anotado nada. Fácil, sin desaprovechar espacios.

COLECCIONES

El batiburrillo. Lo que no tiene día. Esos "libros que leer", esa "lista de la compra", esas "ideas para regalos", esas "deudas pendientes".

Cuando tienes una lista que empezar, vas a la primera página en blanco que encuentres (¡sí, en medio del día a día!), empiezas la lista y te vas al índice, donde pondrás el título de la lista y el número de página donde la has hecho.

A continuación, sigues con tu día a día.

Y eso es todo. Gracias al índice siempre sabes dónde tienes cada listado, y localizado el principio de cada mes.

¿Qué es lo que más me gusta? Que puedo usar cualquier cuaderno, puesto que adapto el espacio a mi conveniencia (incluso tengo varias colecciones en la misma página, por ejemplo). Que puedo personalizarlo según me interesa, de hecho en en redes sociales hay comunidades dedicadas en exclusiva al Bullet Journal, o páginas como Planners and Tea en la que únicamente se habla de cómo sacarle partido y decorar tu Bullet (en mi caso no lo decoro, me parece una pérdida de tiempo, pero hay quien hace verdadero arte con el cuaderno).

Personalmente me ha encantado el método

¿Te ha gustado? ¿Quieres empezar? Pues ya sabes, sólo necesitas un cuaderno y un bolígrafo.

Y tú, ¿qué tipo de agenda utilizas?

¡Nos leemos!

miércoles, 10 de agosto de 2016

#runningconsejos: Corre bonito

¡Buenos días!

Es una de las cosas que más nos repiten en el 10K Club Zaragoza


¡¡CORRE BONITO!!

¿Qué es correr bonito?

Correr bonito es correr manteniendo la postura adecuada. Cabeza alta, mirada al frente, espalda recta, brazos casi en 90º y con balanceo completo, caderas altas. Básicamente, como vemos a los corredores en la tele.

Sí, a mí a veces también me da vergüenza hacerlo. Te pones en posición y piensas Anda, que quien me vea... porque parece que estás más de postureo que otra cosa.

Pero correr bonito tiene su razón de ser; la eficiencia.

La mirada al frente te hace tener las vías respiratorias abiertas, como ya te conté en este post.

La espalda recta te hace sujetar la mitad superior del cuerpo con el abdomen, no caer con todo tu peso sobre las piernas, así vas más ligera. Si aúnas posición de cabeza y espalda, la sensación es que eres una marioneta y están tirando del hilo de la cabeza (por cierto que esa debería ser nuestra postura todo el día, pero ésa es otra cuestión)

Los brazos casi en 90º y con balanceo te impulsan hacia delante. Deben estar coordinados con las piernas.

Las caderas altas te hacen alargar la zancada con el mismo esfuerzo, por lo que corres más por lo mismo.

En definitiva, si corres bonito mejorarás tu eficiencia; correrás más rápido con el mismo esfuerzo. Si pruebas verás que lo notas; yo a veces cuando entreno soy consciente de ello, mejoro postura, y noto que me canso menos.

Y, no nos engañemos, saldrás mejor en las fotos de las carreras... ;-)

Y tú, ¿intentas correr bonito?

¡Nos leemos!