Sigue a runnermami

jueves, 2 de agosto de 2012

Ni contigo ni sin ti...

…tienen mis males remedio. Así me sentí el otro día. 

No soy de esas madres a las que no les gusta separarse un minuto de sus hijos. Sí es cierto que cuando le daba el pecho (dejé de hacerlo a sus 17 meses) me daba pavor dejarlo a dormir en casa de los abuelos por si pasaba mala noche y no había manera de que se calmara con ellos porque no quisiera más que teta. Pero sí que me gusta que esté con ellos sin estar yo. Y cuando dejé el pecho no tardé mucho en dejarlo a dormir allí, porque quería estar segura de poder dejarlo si alguna vez lo necesito. La experiencia fue bien siempre, así que todos contentos. Los abuelos porque así pueden tenerlo a dormir de vez en cuando (que las dos parejas lo estaban deseando) y nosotros porque podemos dejarlo tranquilamente cuando nos haga falta.
Muchas veces (quizás más de las que me gustaría reconocer) he pensado dejarlo allí porque sí. Para poder hacer un poco de “vida de soltera” con mi S.E. Poder llegar a casa sin tener que jugar al fútbol, sin tener que ocuparme de él. Cenar sin interrupciones. Poder ver la tele tranquilamente.

A lo mejor porque paso todas las tardes sola con él y entonces hay días que estoy muy saturada, pero muchas veces cuando estoy con él estoy deseando que venga alguien y se lo lleve un ratico. Ir a pasar la tarde con los abuelos para que se hagan cargo de él y poder estar sentadita tranquilamente leyendo, o haciendo la mantita para mi amiga (que a este paso se la doy cuando los niños hagan la Comunión, y aún no han nacido). Hay días que se pone tan pesado que lo regalaría al primero que pasara por ahí (bueno, vale, al primero nunca). Otros, cuando está llorón (que sólo se pone así conmigo) me crispa los nervios... Vamos, lo que viene a ser agotamiento maternal y ganas de dejarlo un rato y estar yo solita o solita con mi S.E.

Pero el otro día lo dejamos en casa de los abuelos a dormir para poder aprovechar y hacer cosillas el lunes por la mañana. Cuando fuimos a recogerlo aprovechamos para hacer allí la merienda-cena y al ir a salir hacia casa cogió el choto del siglo. No quería venir con nosotros. No hacía más que llorar y gritar que se quería quedar con los abuelos.

Confieso que me sentí fatal. Sentí ser muy mala madre porque mi hijo no quiso venirse conmigo. Además, al día siguiente acababan mis vacaciones y me había hecho ya a la idea de aprovecharlo al máximo con él. Y lo dejé con los abuelos, claro. No disfrutamos la noche. Estábamos (los dos) con una desazón que no sé cómo explicar. Y por la mañana fui enseguida a buscarlo, claro. Y por la tarde llegó un momento en que de tanta energía me desbordó y lo habría regalado otra vez…

Pues eso. Que ni contigo ni sin ti... ¿a vosotros también os pasa?

12 comentarios:

  1. Lo del desbordamiento maternal me ocurre. Lo de los abuelos no. Hace 6 años que dejé Zgz para irme a Tenerife, y mi familia está allí. Así que no tengo a nadie con quién dejar a las niñas, bueno, están los hermanos de él, pero nunca se quedan solos con las niñas.
    Aprovecho cuando volvemos a Zgz, que todos se prestan a quedarse con la mayor, y ahora ya con la peque, para dar mis vueltas por mi ciudad, reencontrar amigas, comerme un pincho de tortilla en El Circo, etc...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo lo suelo dejar sin problemas... mi problema fue que él no quería venir...

      ¡Ay, la tortilla del Circo! ¡Cuánto tiempo sin probarla! Hace unos años descubrieron que tengo alergia al huevo...

      ¡Mi hermano también es un tinermaño de pro desde hace algo menos de un año!

      Eliminar
  2. Ya me gustaría a mí que me pasará, pero tengo a los abuelos tan lejos que no hay manera...
    Así que sólo te puedo decir que a pesar del desazón aproveches!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, estoy segura de que no me gustaría tenerlos lejos. Además es muy cómodo tener a la familia por aquí cuando necesitas que se encarguen de él.

      El caso es que como fue él quien no quiso venir me sentó fatal...

      Eliminar
  3. Lo del agotamiento maternal pasa, es así, son muy peques y tienen mucha energía. Yo lo estoy notando mas ahora en vacaciones, que paso todo mi tiempo con el y hay ratos que la paciencia llega a su límite.
    Lo de los abuelos, el mío aun es peque y no me monta esos pollos pero me imagino tu situación y a mi me habría pasado lo mismo.
    Al final son niños, no le des mas importancia y las mamis seremos siempre las mamis :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pufff es que fue mortal, la verdad! No me lo esperaba. Imagino que influyó también que era muy tarde y estaba cansado. Y claro, además le habían dicho que el tambor se quedaba en casa de los abuelos... ;)

      Eliminar
  4. Hombre, los míos también quieren estar con los abuelos, nos ha fastidiao, en casa de los abuelos no hay normas ni nada que se le parezca. El otro día se quedaron a dormir en casa de mi suegra y cuando fui a buscarlos a las doce segían en pijama, tenían el salón literalmente destrozado, a dos gatos atemorizados y según mi suegra sólo habían querido desayunar patatas fritas y chocolate ( que por supuesto ella les había dado, faltaría mas). El problema no es que se queden con los abuelos, es que vuelven asilvestrados. La semana que viene se van con mis padres a la playa siete días y yo ya tengo miedo de lo que me van a traer de vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, la verdad es que allí es un pequeño Dios, hace y deshace como le viene en gana.

      Y además su yaya se lo lleva a desayunar leche con churros al bar siempre que lo tiene por la mañana...

      Si a mí también me gustaba quedarme con los míos, claro. Entiendo que es lo normal, y siempre pensé que me gustaría mucho que se quedara porque él quería, no porque yo lo dejara... Pero chica, menudo mal cuerpo se me quedó...

      Eliminar
  5. Uff a mi me crispan todo el dia por q solo se divierten juntos " haciendo el mal" o de lo contrario juntos dandose de leches. Y es q tengo 2 bestias pardas q ni te cuento.
    Pero a pesar de eso solos con los abuelos solo los dejo x causa mayor, y m paso todo el rato padeciendo hasta q llego a x ellos.
    Ayyy es q soy asi de lela, seguro q si de vez de vez en cuando m regalase a mi misma 10 mints, seria menos chillona.
    A ver si tomo ejemplo.
    Besicos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que luego cuando está con ellos no me preocupo nada. Estoy más tranquila que para qué. Piénsate lo de dejarlos algún día sin preocupación, una horita o dos para ti sola... te vendría muy bien.

      muack

      Eliminar
  6. Cómo te entiendo!!, yo también paso muchas horas con mi Tenedor, y casualmente el martes se quedó en casa de los abuelos, y para más, como ya no tiene cole, está con ellos hasta que lo recojo a la salida de mi trabajo.
    Y ahora resulta que quiere estar con ellos a todas horas, y me dice: "mamá tu vete a casa, yo me quedo con los abuelos!", y reconozco que aunque sé , que son momentos, me produce un poco de pena, y me pongo tontas...
    Las madres somos así de contradictorias,
    Ánimo guapaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasó a mi... que cuando me dijo que no quería estar conmigo sino con los abuelos casi me da algo... ¡qué penita, madre mía! Pero bueno, habrá que empezar a acostumbrarse, yo me imagino que poco a poco ellos querrán quedarse más con los abuelos y nosotros nos acostumbraremos a que sea eso lo que quieran... (espero) :)

      Eliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+