Sigue a runnermami

martes, 16 de octubre de 2012

Privilegiados

No voy a empezar por lo que quiero contar, sino haciendo una confesión: no tengo alma de bloguera. Por dos razones, a saber: no pierdo el sueño (ni literal ni figuradamente) por el blog y soy incapaz de escribir una entrada si no es directamente sobre el editor, por impulso.

Lo que aquí voy a decir llevo días meditándolo. Pero, como me pasa siempre, al final me olvidaré de la mitad. Porque no anoto las cosas, porque las pienso en los sitios más insospechados, porque no llevo un cuaderno para ir apuntando las ideas... Vamos, que o lo escribo así, a lo que sale, o no lo escribiré nunca. Y con esto dicho, empecemos.

¿Por qué el título "privilegiados"? Porque sé que eso es lo que somos. En un país azotado por la crisis, soy una privilegiada. Porque para mí la crisis es poco más que las guerras en Oriente Medio (entiéndanme la comparación), algo que sale en las noticias.

Tenemos trabajo. Los dos. Fijo. Ya sólo con ésto nos podíamos dar con un canto en los dientes. Pero es que además la empresa donde trabaja Santo Esposo crece a un ritmo superior al 10% anual (no, no están buscando más gente) y su salario más incluso que eso. Y en la mía, aunque las condiciones no son las idóneas, yo ya he sorteado 2 ERES, que oye, ahí queda eso.

No contentos con eso, no tenemos en nuestro círculo cercano a nadie realmente afectado. Ninguna familia con todos sus miembros en el paro. Mis padres son funcionario y asimilada a funcionario pero los recortes, a pesar de afectarles como a todos, no les ha supuesto un cambio radical de vida. Mis hermanos no son parados de larga duración (bueno, en realidad Ana llevaba un año en el paro, pero justo antes de irse de viaje le salió un trabajo) y aunque los dos que no están emancipados no tienen el trabajo de sus vidas, van encadenando trabajillo tras trabajillo. Y ninguno de los dos (que yo sepa) estaba pensando emanciparse, por lo que tampoco esta situación ha supuesto un quiebro importante a sus plantes de vida.

En definitiva, se supone que yo debería ser lo que ahora vienen a llamar "impulsora de la economía". En teoría, nuestro consumo no debería haber bajado, ¿no?. Pues no. No pasa eso. Nosotros tenemos el cinturón apretado como todo el mundo (bueno, vale, como todo el mundo no, pero ya me entendéis, hablo de la contención del gasto). Porque de momento la crisis nos pasa rozando, no nos ha tocado, pero el miedo está ahí. No gastamos por aquéllo del "¿y si mañana no tengo tanta suerte? Tendré que tener un colchón por si acaso". Eso se traduce en que, además de las vacaciones de verano, nos damos contados caprichos (nótese que una de las cosas que llamamos capricho es cenar en casa comida china unas dos veces al mes a razón de 14 euros la cena, y a veces pensamos que es demasiado).

Esta mentalidad viene heredada de cuando las pasamos canutas, cuando todavía no había crisis en España, pero sí en nuestra casa. Porque nosotros fuimos unos de esos a los que el banco no debía haber concedido la hipoteca que pidió para la vivienda que quería comprar. Y el primer año fue duro, muy duro. Sé lo que es estar en números rojos antes del día 20 de cada mes. Sé lo que es estar pendiente de cada céntimo. De cada gasto. Rezar porque el coche no tenga una avería. Ahorrar para poder pagar la ITV. Pasarlo mal cuando se acercaba cada cumpleaños, y ni pensar en las Navidades. Y os aseguro que teníamos ayuda de los padres, de hecho la compra de productos frescos nos la hacían mis suegros todas las semanas en el mercado. Y aún así no llegábamos. Claro, asusta pensar en volver a pasarlo igual. Así que en esta casa no se gasta y punto. Para que os hagáis una idea, yo a veces llevo ropa que estoy aburrida de ponerme, y me la ha pasado mi madre porque estaba aburrida de ponérsela. Pero claro, si está bien ¿por qué voy a cambiarla?

Y yo me pregunto. Aunque un grano no hace granero ¿estoy contribuyendo a profundizar aún más la crisis? ¿Debería anteponer la responsabilidad colectiva a la individual? Creedme si os digo que a veces me siento mal cuando lo pienso.

23 comentarios:

  1. Porqué? Porqué me haces esto de escribir a estas horas?? No puedo darte una contestación ahora mismo. Tengo que meditarla con la cabeza descansada. Pero puedo decir que también estoy en una situación similar a la tuya, aunque viva la mayor parte de las veces en los mundos de yupi.
    Besicos. Mañana te leo. Again.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme aún con las neuronas medio dormidas... También vivo un poco en los mundos de Yupi, pero de vez en cuando me da por pensar... Hay veces que creo que nos limitamos demasiado pensando en el futuro, que sí es verdad que es incierto, pero lo es para tantas cosas que igual no merece la pena preocuparse tanto por él...

      Eliminar
  2. Yo igual que Martita te he leido pero estoy que no doy más de sí, y como además estoy de baja bloguera pues date por leida pero medio comentada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encanta que aún en tu baja bloguera pases por mi casa y te lo agradezco en el alma.

      Eso sí, como me doy por "medio comentada" me reservo el derecho de pedir la otra mitad ;P

      Eliminar
  3. A ver, empecemos por partes...dónde está el decálogo de cómo ser blogger? lo eres y punto. Tienes un blog y estás en la conversación. Para mi con eso basta.

    Privilegiada....lo eres. Antes de la parte económica porque tienes salud y a tu familia. Eso lo damos tan por hecho que se nos olvida valorarlo.

    La otra parte es buena, muy buena, y ¡me da gusto!

    En mi caso también lo soy al grado de poder ser madre a tiempo completo- y blogger a tiempo de hobby.

    Sin embargo a mis cuñados les tocó de lleno. Y es duro verlo. Y es duro ver que no hay como remontar.

    También debo decir que tengo una pasión que es el cine. Voy una vez por semana y me siento mal. Es una pasta y egoístamente pienso ¿y si mañana no puedo?

    El contener es un acto natural y creo que no por eso haces daño al colectivo.

    Los modelos deben de cambiar.

    NO sirvo para teorías económicas, así que te ahorro mi discurso.

    Te mando un besote desmadroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contestemos también por partes...

      Es cierto que para ser bloguer no hace falta más que tener un blog. Te agradezco que me lo recuerdes. Lo que pasa es que a veces me gustaría hacer posts más estructurados y documentados, pero soy incapaz... Será que soy desorganizada por naturaleza.

      Es cierto, siempre damos por hecho lo de la familia y la salud, hasta que no nos falta no lo valoramos. Y es nuestra mayor fortuna. ¡Me encantaría poder ser madre a tiempo completo, en serio! De momento me tengo que conformar con serlo a jornada parcial, esperemos que la empresa de SE siga creciendo, jajaja.

      Compartimos pasión por el cine. En mi caso dejé de ir porque a SE no le gusta mucho y al final nos acababan saliendo muy caras las siestas que se echaba. No te digo más que la última película que vi en el cine fue "La liga de los hombres extraordinarios", que además no me gustó. Qué pena. Hasta entonces íbamos una vez a la semana. Qué tiempos aquéllos.

      Un runner besote para ti. Gracias por estar ahí.

      Eliminar
  4. ¡Qué interesante reflexión! No me puedo explayar mucho ahora porque se me cierran los párpados, pero te diré que tu reflexión tiene mucho que ver con mi tesis doctoral, en la que analizo cómo afecta la crisis la psicología de los consumidores y por tanto su consumo, al margen del efecto financiero de la misma en sus presupuestos disponibles :) Y tu comportamiento es racional y muy ligado a la teoría evolutiva. No está claro que el consumo individual endurezca la crisis, puesto que además del consumo privado e incluso por encima de él hay otros factores macroeconómicos que inciden en el crecimiento de la economía y en los ciclos económicos. Pero existe un debate sobre ello, y muchos economistas que hablan de la "self-fulfilling prophecy."

    Muy interesante post guapisima, así que no digas que no tienes alma de bloguera, que para empezar creo que eso no tiene definición en el diccionario sino que es un concepto subjetivo :) Un beso y buenas noches!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues qué tesis más interesante! En serio, es verdad que a veces lo pienso (no es algo que me quite el sueño, pero ahí está).

      Me gusta que alguien diga que no está claro que el consumo individual endurezca la crisis. Realmente no es lo que los medios nos quieren vender, ¿verdad? Ahí están siempre con que todo lo que se hace es para fomentar el consumo... De lo poco de economía que aprendí en los tres años que hice A.D.E. siempre he creído que, aparte de los descalabros políticos y económicos que hemos sufrido, mucha parte de la culpa la tiene el ciclo económico. Tocaba ir para abajo, y las cosas mal hechas han hecho que caigamos más en picado.

      Por eso que es un concepto subjetivo yo pienso que no... ¡jajaja! Es lo que le decía arriba a la desmadrosa. El problema es que me encantaría sacar tiempo (y organización personal, creo ambos van ligados) para poder hacer un post estructurado y documentado.

      Me releo en estos posts que no son los habituales de sonrisas y recorridos semanales y pienso que escribo muy mal. Muy inconexo y farragoso. Pero oye, ahí queda para quien lo quiera leer.

      Eliminar
  5. Jo, María, has puesto el dedo en la llaga.
    Estoy en la misma situación que describes y de hecho empecé a trabajar de nuevo (tras una laaarga etapa sin hacerlo) y en lo mío y con unas condiciones estupendas (que no el sueldo,...) en Julio del 2011, en plena crisis y comprendo cada idea que planteas.
    Nosotros tenemos también cierta contención, sinceramente creo que menos de la que deberíamos tal y como están las cosas y tal y como se preve que estén. Los abuelos son pensionistas los cuatros y después de las elecciones vascas y gallegas... ya te contaré si ha cambiado o no en algo nuestra situación. Yo sinceramente creo que sí, mucho así que... contención.
    Porque el miedo es libre y soy de las que creen que tenemos motivos para tener un poco de miedo, sinceramente.
    Gracias por tu reflexión.
    PD.- Coincido con "la desmadrosa" en que la suerte es tener salud y a tu familia, eso sí que es un gran privilegio. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que os guste el tema, pensé que los comentarios iban a ir en la línea de "pues vaya, yo llevo no se cuánto en el paro, no sabes la suerte que tienes" y cosas así.

      Es miedo, efectivamente. Es un miedo a no llegar que hace que, sabiendo que podrías, te plantees incluso tener otro hijo por si acaso esto descalabra la economía familiar...

      Eliminar
  6. Muy muy interesante el post,eh? a nosotros no nos falta de nada,pero es cierto que somos muy prudentes con el gasto. Respecto a una de las respuestas que das a un comentario sobre plantearte si tener un segundo chiquillo...yo no los tuve porque no me lo podía permitir. Y el día que pueda (si puedo...) seguramente ya sea tarde y me resulte imposible (si no lo es ya). Así que recuerda que burro cargado encuentra camino y si el cuerpo se los pide realmente....pues a ello,maja.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre digo que hay decisiones para las que hay que escuchar más al corazón que a la cabeza. Porque si no, nunca las tomaríamos.

      Besotes

      Eliminar
  7. Este tema lamentablemente me toca de lleno, no te voy a contar mis penas porque afortunadamente de todo se sale y en la familia ya se ve la luz (aunque no lo decimos muy alto porque nos da miedo aún).
    Así que es muy lógico lo que piensas y no te debes de sentir mal, es la situación que nos ha tocado vivir y nos da pánico vivirla viendo el panorama. ¿Qué si todos pensamos igual no saldremos? Pues mira no lo sé porque no soy experta en economía, quizá sí pero también pienso que igual que vino se irá y pronto empezaremos a aflojarnos la corbata y a vivir con lo que tenemos, sin pedir más como ha pasado. Tranquila y disfruta de lo que tienes, tu familia, y daos los caprichos que queráis, que la vida sólo se vive una vez y te puedo asegurar que mañana nunca sabes lo que puede pasar, ni te lo puedes imaginar.
    Besos!!!

    PD: Lo del alma de bloguera quitatelo de la cabeza, no se cuál será la definición de bloguero pero para mi está claro que escribir es una diversión y el único fin por el que lo hago es ese y de paso compartir con la gente y construir algo bonito por aquí, creo que todo eso lo cumples de sobra!! Así que disfruta de esto también!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Eso es lo que me pasa a veces. Que me veo apretando el cinturón sin ser tan estrictamente necesario en mi vida y sé de gente que, aunque no tan cercana, sí me toca algo, a la que el cinturón le da ya tres vueltas por pura necesidad y pienso que soy rara, o tacaña, o egoísta, o qué se yo...

      Eliminar
  8. hace muy poco que la real academia admitió blog y bloguero como nuevas palabras, lo de alma de bloguera me parece que no ha llegado todavía. Asi, que lo eres, porque lo digo yo y punto.
    Mi economía, bueno algo ha cambiado, ha volado la extra, pero si, hemos reducido el gasto, sobre todo para que mis hijos entiendan que para pagar sus estudios necesitamos cortar gastos ahora, que si se van de eramus no vale fundir la beca el primer día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo dices tú, ya está.

      Tus hijos es que ya están en una edad como para comprender eso, así que me parece estupendo que sea "sobre todo" por eso. Además eso implica que lo habéis reducido más de lo estrictamente necesario, y me alegra que la cosa no vaya tan mal...

      Eliminar
  9. Querida bloguera por derecho y porque la madresfera se nos quedaría muy triste sin ti vengo a aliviar tu conciencia.

    Si bien soy de las que piensa que el gasto es una herramienta económica de la que tenemos que hacer un uso consciente y responsable, en este caso el problema no es que ahorres.

    Eso está bien y es positivo para el país y la economía puesto que significa que tendrás pulmón para aguantar tiempos malos con lo cual no vas a ser una carga para el Estado lo que supone un gasto social enorme. Con tu economía prudente le estás haciendo un favor al país que no tendrá que echarte manos. Respira tranquila.

    El problema no es que ahorres, el problema es que una parte tan importante de tu economía esté comprometida o dedicada a sufragar costes financieros, los de tu hipoteca. La parte de vuestros ingresos que dedicáis a esto es tan alta que no os queda dinero para gastar más en lo demás y contribuir así a reactivar el consumo.

    El problema de los gastos financieros es doble, por un lado son tan elevados que no te dejan gastar a ti y por otro los que los perciben, los bancos, no los están utilizando de forma responsable dando crédito a las PYMES etc. sino que el sector financiero se está comiendo toda la riqueza dando rentabilidades imposibles a unos y perdiendo el resto en operaciones con demasiado riesgo. Eso sin contar la parte corrupta o por lo menos inmoral que pueda haber también en la banca que ahora no hace más que contribuir al escarnio.

    Si el sistema financiero funcionara como debe primero no te hubieran concedido una hipoteca excesiva y luego lo que pagas de intereses estaría contribuyendo a reactivar la economía pero por desgracia el modelo que se ha impuesto no es así.

    Por cierto, entiendo que es obvio pero por si acaso esto es mi modesta opinión que no tiene porqué ser la buena.

    Con esto decirte que duermas tranquila y disfrutes de tu merecido bienestar. Además si te consuela los tigre somos de corte manirroto y contribuimos por nosotros y por nuestros compañeros a reactivar el consumo. Ya vendrá el tío Paco con las rebajas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, me has ganado con eso de que le estoy haciendo un favor al país ahorrando. Creo que jamás lo habría visto así por mi misma. Lo que es que hable un entendido en la materia, ya ves.

      En mi defensa diré que ahora mismo la hipoteca ocupa una parte importante de mi economía pero no tanta, algo menos de un tercio. Teniendo en cuenta que hace 5 años ocupaba algo así como cuatro quintos, a ti quizá te parezca un disparate, pero yo estoy más contenta que para qué. Pero ya ves que soy la primera que dice que no me la tenían que haber dado. Y lo digo casi desde el momento en el que me la dieron. Bueno, en realidad desde antes, porque pensaba que no me la darían y lo veía lógico y normal.

      Será o no la buena, pero está escrito llamando a las cosas por su nombre, y eso siempre es bueno. Y no, no me consuela mucho. Al fin y al cabo vosotros estáis reactivando la economía de otro país... ;)

      Eliminar
  10. Para mi vale tanto una blogger que se prepara minuciosamente el post, como la que lo hace sobre la marcha... todos tienen su encanto, y lo mas importante, que lo hacemos porque nos apetece y cuando nos apetece, así que si, runnermami, para mi eres toda una bloguera.
    Por otro lado, también me sitúo en la parte de los privilegiados, ambos tenemos trabajo y hemos vivido muy de cerca lo que es quedarse sin trabajo. Es verdad que a mi me gustaría tener un salario mas alto, y una serie de mejoras, y luchare por ello pero para la que esta cayendo seríamos injustos si nos quejáramos.
    Por nuestra parte somos bastante consumistas, aunque hemos tenido que recortar muy mucho nuestros gastos y sobre todo los caprichos, pero de momento, es lo que hay.
    No creo que estés actuando mal, creo que cada uno dentro de sus posibilidades lo hace como puede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, qué duda cabe. Mi salario tampoco es para tirar cohetes, está claro. Y hay cosas que mejorar. Pero efectivamente, lo que me pasa es lo que describes. Que hay veces que me quejo y luego me siento mal por quejarme, viendo lo que hay por ahí...

      Yo lo del consumismo lo practico como en el chiste. Cada año consumismo pantalón, consumismo coche, consumismo... ¡jajaja!

      Eliminar
  11. UFF, en que terreno nos hemos metido. Yo voy a decir, que soy afortunada, por conservar mi trabajo, pero tengo cerca, familia y amigos sin él, y viviendo justo, demasiado, a veces, ni eso.
    Y a veces, tengo culpa, cuando me doy ciertos caprichos, y compro cosas, o salgo, pero también me ha visitado la muerte, estos años, en más ocasiones de las que me hubiera gustado. He visto como la salud y la vida, se escapaban, sin poder retenerla, ni aunque hubiera tenido cientos de colchones. Ahí mi parte nada afortunada.
    Por eso, he decidido, que la vida, está para vivirla, para disfrutar, para darnos pequeños caprichos, proporcionales a la situación de cada uno de nosotros, porque la muerte, no entiende de raza, o condición.
    Así que sin tirar la casa por la ventana, siendo conscientes del momento en el que estamos, de nuestras posibilidades, y sin hacer tonterías, opto, por aprovechar el tiempo que pueda. Y si, siempre algo en la butxaca, yo me hago pequeñas huchas, para conseguir, pequeños caprichos, y tardo más o menos, pero a veces, llegan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Eso es lo que yo digo. No sólo es sea afortunada por tener mi trabajo. Es que soy privilegiada porque no he visto la crisis de cerca...

      Siento mucho que hayas pasado por eso. No te creas que no lo pienso a veces, que la cultura del ahorro extremo al final puede llevarte sólo a ser "el más rico del cementerio". Gracias por recordármelo aunque sea de una manera tan dolorosa para ti.

      Tu postura creo que es la más acertada. Gracias por venir por aquí siempre.

      Eliminar
  12. ¡Buenos días, querida mía!
    Después del comentario de la Madre Tigre, que es la que sabe de estos asuntos, poco más se puede decir.
    Te cuento mi experiencia, y así podemos reír o llorar juntas. Yo no pago hipoteca, la paga mi marido. Pero yo pago colegio y guardería. No tengo un sueldo enorme, pero saco mis perrillas, para ahorrar, pagar recibos, y alguna vez, comprar un caprichito. A mis hijas, sobre todo a la mayor, no les compro todo lo que quieren, les cae algún detalle, un libro, unas pegatinas, etc, Y compro una marca de pañales que ahora mismo no es de las más baratas. Que podría comprar los básicos, sí, pero quiero lo mejor para mi peque, y de momento, puedo.
    Que pienso en que el futuro puede ser más incierto, realmente no lo pienso mucho, soy de mirar más a corto y medio plazo, el largo plazo lo dejo para el hombre de la casa. A corto plazo, no voy a malgastar, pero sí a gastar en seguridad y confianza. Y a pesar de todos los gastos que tengo, ahorro, y mis hijas también.

    ResponderEliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+