Sigue a runnermami

martes, 18 de diciembre de 2012

¡Funciona!

Siempre dicen que para educar a un niño lo mejor es destacar lo que hace bien e ignorar lo que hace mal. Si le damos importancia a lo que hace mal señalándoselo una y otra vez lo único que conseguimos es que lo siga haciendo para llamar nuestra atención. Y lo mismo pasa si le decimos lo que está bien.

Hasta aquí la teoría. Teoría que siempre me ha parecido muy razonable y que he intentado aplicar. Pero claro, una cosa es la teoría y otra la práctica. Si el niño pinta una pared es muy difícil decírselo una sola vez y dejarlo correr. Así que creo que, pese a estar conforme con la teoría, no lo había hecho muy bien.

El caso es que últimamente, tras algo más de cuatro meses en los que el Pitufo controlaba bien el tema del pis (excepto por el pequeño problema de la vuelta al cole), a mediados de noviembre empezó a hacerse pis encima. Entre una y cinco veces al día. Todos los días.

Al principio no le di la mayor importancia, porque era siempre cuando estaba muy entretenido haciendo algo. Pero llegó un momento en el que se hacía pis en cualquier momento, en cualquier lugar. Esto ya no eran "pequeños escapes", ni era que "estuviera tan entretenido que no se daba cuenta".

Preguntada la criatura, contesta que "quería hacerse pis en el pantalón". Así, tal cual.

Durante un tiempo no apliqué bien la teoría. Cuando se hacía pis le reñía. Me tienes que avisar, esto no puede ser, estoy muy enfadada, pero por qué te haces pis, y un sinfín de cosas variadas le decía. Bien es cierto que si me avisaba se lo reconocía, pero de manera incorrecta. ¿Ves? Así sí. Sin hacerse pis encima. Sin mojar el pantalón. Vamos, señalando otra vez la actitud incorrecta. No obtuve ningún resultado en un mes.

Un día que se hizo pis tres veces en la guardería (y las dos que me esperaba en casa) le conté a Ana que me había dicho que era porque quería. Es más, ella en ese momento le preguntó y se lo dijo igual de clarito. Su veredicto fue claro:

Este niño lo que quiere es llamar vuestra atención. A partir de ahora no le digas nada cuando se haga pis. Cuando lo notes mojado lo sientas en el orinal para que haga más (siempre hace más) y le cambias. Pero no digas nada. Ni un "se te ha escapado" ni nada. Yo aquí lo haré igual.

Dicho y hecho. Me costó no decirle nada, he de decir que me costó. Pero él notó inmediatamente el cambio, y cuando se hizo pis y vio que no había reacción, me preguntó "Mamá, ¿estás enfarara?". Le contesté que no. Que por qué iba a estar enfadada. No me dijo más.

Cuando avisaba y hacía en el orinal le felicitaba. Pero de manera simple, sólo un "¡Qué bien que me has avisado!

Así, cinco días después, aunque sin cantar victoria aún, puedo decir que hemos superado el problema. Después de dos días dejó de hacerse. Y este fin de semana, incluso, ha ido él solito dos veces.

Yo he aprendido en estos cinco días que la teoría que tan razonable me parecía, efectivamente funciona. Y que no sabía cómo de bien. ¡Espero que no se me vuelva a olvidar!

¿A vosotros os ha pasado algo así? ¿Retrocedió en el control de esfínteres vuestro hijo? ¿Habéis aprendido con la práctica de algo que su teoría funciona?

¡Nos leemos!

10 comentarios:

  1. Mi hija no volvió hacia atrás. Y eso que tenía todas las papeleteas para volver atrás: primero con la llegada de su hermana, la entrada al colegio... Pero después de lo que nos costó -vamos, a mi me lo pareció- ella va sola cada vez que tiene ganas, sabe que tiene que hacer pipi antes de salir de casa, o antes de dormir.
    Lo del pitufo son cosas que pueden pasar, y sé que cuesta un montón no poner el grito en el cielo, pero lo has hecho estupendamente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No veas! Lo peor era cuando me decía que lo hacía porque quería... Chica, que estaba yo atorada y no sabía cómo salir de la situación...

      Eliminar
  2. Ains pobre, estas enfarara? Es que lo había hecho tan bien que quería recordarte que necesita que estés ahí de todas formas :) bien reaccionado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jaja! ¡Eso va a ser! La verdad sea dicha, nos sorprendió mucho lo bien que se le dio el tema, en un par de semanas le quitamos el pañal con éxito.

      Eliminar
  3. La teoría es muy razonable y tu experiencia es enriquecedora, pero yo me enfado enseguida y no se si seré capaz de hacerlo bien cuando llegue el momento...
    Un beso,
    MLu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me enfado enseguida, creo que por eso no había conseguido aplicar la teoría bien. Pero estaba ya desesperada por la situación, así que me agarré a un clavo ardiendo. He de decir que cuando me lo dijo la seño pensé que no iba a funcionar ni de coña, pero mira... ¡funcionó!

      Eliminar
  4. Pues que suerte guapa, mi hija tiene cuatro años para cinco y se sigue haciendo pipí, he intentado no darle importancia, no decir nada de nada, y no funciona. Decirle las cosas mil veces tampoco, he tratado de razonar, he llorado, creo que he hecho de todo... pero se sigue haciendo pipí.
    Su hermano más pequeño lo controla fenomenal, incluso de noche, pero ella sigue igual... el médico no le da importancia y dice que puede ser normal, así, sin más...
    Ojalá el no decir nada la ayudara, pero de momento no...

    Te acabo de conocer, pero me quedo por aquí, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Raquel, hay que tener en cuenta que lo del mío era un retroceso.

      Quiero decir, él estaba preparado para dejar el pañal y ya lo había dejado con éxito, pero de repente le dio por hacerse pis encima otra vez. No sé si el método hubiera funcionado haciéndolo la primera vez, la verdad.

      Si el médico que te ha dicho que es normal así será. No está preparada para dejarlo. Lo que sí te aconsejo (si me lo permites) es que no te agobies, porque ella lo notará, y será peor.

      Me alegro de que te quedes, eso es que te ha gustado ;). Siéntete como en tu casa.

      Eliminar
  5. qué interesante este post, maria, una cosa es saber la teoría y otra leer cómo alguien la ha aplicado. me quedo con tu experiencia para cuando nos toque, gracias por compartirla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si tienes que aplicarlo te funcione como a mí. No daba un duro por ello, la verdad, pero función. La primera sorprendida fui yo...

      Eliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+