Sigue a runnermami

martes, 30 de octubre de 2012

¡Qué cosas tienen!

¡Buenos días! Tras la gran sequía, la gran remojada... Hoy también paso por aquí, porque al final, y casi al límite del tiempo, he decidido participar en otro concurso de Madresfera

Al más puro estilo de las "Frases de niño" del Hormiguero, tenemos que contar alguna frase célebre de nuestros pequeños. El premio es nada menos que un libro, “Personitas”, un cómic en el que de Lorena Canottiere, ilustra situaciones de este tipo.

Sabéis que el Pitufo me ha regalado perlas varias desde que comenzó a hablar (que, además, fue muy pronto). El problema es que como no las apunto se me olvidan, así que no creo haber escogido la mejor. Es sólo una de las más recientes.

Os pongo en situación. Un día cualquiera. Después de trabajar voy a por el Pitufo a la guardería, como bajo su atenta mirada y escrutinio y paso la tarde zascandileando por ahí con él. Que si a comprar el pan, que si al parque, que si fútbo, que si "mira mami, soy una vaquilla, corre que te pillo"...

Finalizada la tarde, le preparo la cena y se la pongo en la mesa de la cocina. Decido aprovechar mientras él cena para vaciar el lavavajillas. En una de ésas, me tengo que agachar y suspiro...

- ¡Ay, Señor!

- Mamá

- ¿Qué cariño?

- ¿Has dicho "Ay Jeñor?"

- Sí, he dicho "Ay Señor"

- Entonces, ¿las mamás que están cansadas dicen "Ay Jeñor"?


Alucinada me dejó. Puedo prometer, y prometo, que no había dicho en toda la tarde que estaba cansada. Otras veces sí que lo hago. Incluso a veces si suspiro y me pregunta "¿Qué te pasa mamá?" (que también lo hace) le contesto que estoy cansada. Pero esta asociación ¿no os parece más propia de un niño mayor de 25 meses?

Bueno, la suerte está echada. Espero poder contaros dentro de poco que he ganado. ¡Nos leemos!

lunes, 29 de octubre de 2012

Mi primera vez

¡Buenos días! Aunque os tengo un poco abandonados, ya que no escribo con la frecuencia que me gustaría, por falta de tiempo (los días tendrían que tener 30 horas para que las madres llegáramos a todo), hoy no podía esperar para contaros todo esto.

Este fin de semana fue mi primera vez. La primera vez que dejé al Pitufo y me fui a más de 20 minutos de distancia de él. La primera vez que pasaba la noche tan lejos, y dejaba de verlo 48 horas seguidas.

La ocasión lo merecía, ya que el sábado fue un día especial para mí. Otra primera vez. La primera vez que desvirtualicé a alguien. Que veía cara a cara a gente a la que conozco desde hace meses, gente con la que hablo todos los días. Gente que sabe arrancarme una sonrisa cuando la necesito, darme los ánimos cuando estoy de bajón. Gente que está lejos, pero a una distancia que tan sólo es física. Por primera vez crucé al 3.0

Las emociones empezaron con una pareja a la que me apetecía mucho conocer. Llevan poco tiempo por aquí, pero nos tienen a todos revolucionados con su afición a las series, su buen yantar, ese blog al alimón que han abierto y esos tuits siempre en el momento preciso. Me refiero a Padres Frikerizos, que ya os digo que en persona no sólo no pierden, sino que ganan. ¡Vaya pareja más simpática! He de confesar que empecé mal, porque olvidando por un momento que sé exactamente la edad de Chewy, medio saludé a una pareja con una niña mucho mayor... No veáis cómo me miraban luego con esa cara de "esa tía me ha saludado, ¿la conoceré de algo?". ¡Vaya vergüenza!.

Terminada la magdalena tamaño XXL y aprovechando que estábamos cerca del lugar de la cena, me acompañaron hasta el mismo. Era tan pronto que, una vez aprendido el camino, decidí acompañarles de vuelta al parking por no quedarme una hora yo solica allí. Me daba tiempo de sobras. Un cuarto de hora para ir y otro para volver, y llegaba con media hora de adelanto aún sobre la hora H. Justo a tiempo para otra desvirtualización unipersonal, ya que La Madre Tigre llegaba justo a esa hora...

¡Sí, hombre! ¡Y qué más!. Punto primero. Hablo por los codos. Así que la despedida con los frikerizos se demoró un poco más de lo estrictamente necesario. Bueno, no pasa nada. Aún hay tiempo para llegar incluso un poco antes. Pero claro, como buena provinciana que soy, me perdí. Llevaba un plano de Madrid, estaba justo al lado, acababa de hacer el camino dos veces, pero me perdí. Me perdí tanto que finalmente tuve que sacar el GPS, que os juro me dijo que estaba a tres minutos de donde tenía que ir... A todo esto, como buena maña tardé muucho tiempo en sacar el GPS porque me emperré en que sabía el camino y si no con el plano lo conseguía... Vamos, que llegué tarde. Ese mismo día había dicho que no suelo llegar tarde. Espero que me sepan perdonar.

Así que para cuando llegué ya estaban (casi) todas. No decepcionaron.

Desmadreando es encantadora. Guapa a rabiar, con una sonrisa quita el sentido. Y un acento que enamora. ¡Viva México, cabrones!.

Junto a ella Laura, de Base Echo, que me pareció tan tímida como me parece leyendo su blog. Quizá fue sólo impresión mía, porque la verdad es que me pena no haber hablado más con ella, me quedó en el otro extremo de la mesa.

Tenía también muchas ganas de conocer a La Madre Novata, que se sorprendió porque la reconocí (algún día le confesaré el truco) y es tan divertida como parece; a todo le encuentra el comentario preciso, y a La Madre Tigre, mujer tan interesante en la vida real como en la virtual, y con un físico sin parangón que muchas madres de uno envidiamos más aún sabiendo que ella tiene cuatro. No le perdono que me echara dos años más de los que tengo, pero algún defecto tenía que tener la pobre.

Confieso que a la Princesa Rockera (guapa, con unos ojos espectaculares, y alma saliente de otra celebración, pero no por ello menos entretenida y encantadora), a Trybeca (divertida donde las haya, con quien, a la chita callando y llevándose ella toda la fama, me tomé una botella de vino a medias) y a Sara, de Spices Cave (genial, entretenida, con ascendencia aragonesa, y con quien en el taxi de vuelta compartí interesantes conversaciones atentamente escuchadas por el taxita, así que cómo no me iba a caer bien), no las conocía tampoco en el 2.0. Hemos coincidido en algún comentario bloguero, por supuesto, y el blog de Clara sí que lo seguía, pero la relación virtual no existía. Espero que ahora exista. Fueron, junto con Vanina (que como a la Madre Tigre me pareció más joven de lo que esperaba y me resultó tan dulce como cuando nos tuiteamos), con las que más hablé, puesto que quedamos juntas en la mesa. Son encantadoras. Y, contrariamente a lo que pueda parecer en una reunión de madres, el tema estrella no fueron precisamente los hijos. Se habló un poco de todo.

Y con el retraso preciso de toda novia que se precie, que para eso era la anfitriona, llegó ella. Un volcán en erupción. Una mujer que con su sóla presencia revolucionó la sala. Una chica que no se hace justicia cuando habla de sí misma (no creáis ni la mitad de lo que dice). Una niña que se emocionó con la vela del postre. Una madre orgullosa de su Monillo como nadie. Una hija que habla de sus padres con un cariño como sólo alguien que los adora puede hacerlo (y que aún encima te mezcla el acento vasco y el andaluz en el mismo relato de una manera sin par, según hable del uno o de la otra). Peineta-Pintxos, sin Monillo, a la que agradezco de corazón que me dejara formar parte de todo esto.

Tras la cena se incorporó Papá Lobo, al que apenas conocí, pero me lo reservo para la próxima.

Siempre me ha emocionado leer posts post-desvirtualización. Soy muy empática y disfrutaba como si hubiera estado yo allí. Ilusa. Ahora que he estado, sé que se disfruta mucho más. Quiero formar parte esto y repetirlo muchas veces. Quiero conocer a mucha más gente a la que no he conocido.

Gracias a todas

viernes, 26 de octubre de 2012

7 días, 7 sonrisas (XIII)

¡Buenos días! ¿Qué tal se presenta el fin de semana? Espero que con mis sonrisas sea un poco más alegre...

Confieso que no he ido anotando las sonrisas cada día, lo que hace este ejercicio más interesante. Espero no estar engañándoos con ninguna de ellas


VIERNES: ya os he dicho que no las he anotado... lo siento pero no recuerdo nada del viernes, así que diré algo que seguro me hizo sonreír. ¡Que era viernes!

SÁBADO: Conocer a los mellizos. Que para ser dos ¡vaya par de terneros, oigan! 2.600 kg el chico y 2.400 kg la chica nada menos. ¡Teníais que ver el barrigón que tenía mi amiga!

DOMINGO: La cara del Pitufo al recibir su primer Playmobil, se lo regaló su yaya. ¡Con un monopatín!

LUNES: Los findes ando más desconectada del twitter, pero de lunes a viernes el grupo bautizado por @macbeal1017, del blog Una bichillo en casa como la #bichopandi nos damos los buenos días a primera hora y nos deseamos buen día. Es fantástico empezar así la semana.

MARTES: Muchos de los tuits leídos con el hastag #cadenadesonrisas iniciado por @madresestresadas

MIÉRCOLES: Hacer galletas de mantequilla con el Pitufo. Emocionado estaba mientras amasaba y luego cuando les dio forma. En vez de usar un cortapastas hicimos bolitas y el las chafaba... ¡teníais que haber visto su cara!

JUEVES: Les llevé a las compis de la oficina los jerséis (completamente terminados) y una de las mantas (tambiént terminada) de los mellis para que las vieran. ¿No os he dicho nunca que me encanta que me regalen los oídos? Pues eso.

¿Me cuentas qué te ha hecho sonreír a ti esta semana?

¡Nos leemos!


viernes, 19 de octubre de 2012

7 días, 7 sonrisas (XII)

¡Buenos días a todos, feliz viernes!

Esta semana está cargada de sonrisas que tienen que ver con niños. Con el mío, con los mellizos de mi amiga...

VIERNES:
Tras las vomitinas del jueves, y sin comer en todo el día, el Pitufo en la Ofrenda me iba pidiendo galletas. Yo se las daba en trozos pequeños y esperando bastante rato entre uno y otro por si acaso. De repente me dice... "Mamá, ¿me das una galleta grande, que la comida nunca más va a salir por mi boca?"

SÁBADO: ¡Cómo lo pasó el Pitufo en el Parque de los Insectos! En un parque en Zaragoza durante las fiestas hacen actividades temáticas sobre los insectos para niños de 0 a 14 años. Lo explicaron muy bien en el blog de las mamás molonas

DOMINGO: La cara de asombro del Pitufo al ver el Tragachicos. Que sí, que al fin y al cabo no es más que un tobogán, pero ¡les encanta!. Es un cabezudo giagnte puesto a cuatro patas. Los niños entran por la boca y salen por el c... Bueno, los niños y algún adulto, que a mí me toco tirarme con él...

LUNES: Que sí, que sí. Que otra vez el Pitufo. Ramalazos tengo de madre orgullosa, y al fin y al cabo es lo que más horas de mi día a día ocupa... Se despidió de mí en la guardería con una gran sonrisa, un beso y un "Adiós, mami, hasta luego". Se me cae la baba. Y más después de la dura vuelta al cole que tuvimos.

MARTES: Recibir una cosa que había encargado para regalar a mi amiga cuando nacieran los mellizos. ¡Me encanta cómo ha quedado!

MIÉRCOLES: Descubrir cosas a través de sus descubrimientos. Se pone una máscara de león. Le llevo al cuarto de baño para que se mire al espejo. Ruge asustando también con las manos. Para. Se quita la máscara. Se ve la cara. ¡Y se parte de risa!. Luego estuvo un buen rato subiendo y bajando la máscara para verse con ella y sin ella. ¡Ha descubierto las caretas!

JUEVES: Esta por poco no entra en el jueves, porque vino a las 00:10... ¡¡Ya están aquí los mellizos!! ¡¡Y vaya par de mellizos!!

¿Qué recordáis hoy que os haya hecho sonreír esta semana?

¡Nos leemos!

martes, 16 de octubre de 2012

Privilegiados

No voy a empezar por lo que quiero contar, sino haciendo una confesión: no tengo alma de bloguera. Por dos razones, a saber: no pierdo el sueño (ni literal ni figuradamente) por el blog y soy incapaz de escribir una entrada si no es directamente sobre el editor, por impulso.

Lo que aquí voy a decir llevo días meditándolo. Pero, como me pasa siempre, al final me olvidaré de la mitad. Porque no anoto las cosas, porque las pienso en los sitios más insospechados, porque no llevo un cuaderno para ir apuntando las ideas... Vamos, que o lo escribo así, a lo que sale, o no lo escribiré nunca. Y con esto dicho, empecemos.

¿Por qué el título "privilegiados"? Porque sé que eso es lo que somos. En un país azotado por la crisis, soy una privilegiada. Porque para mí la crisis es poco más que las guerras en Oriente Medio (entiéndanme la comparación), algo que sale en las noticias.

Tenemos trabajo. Los dos. Fijo. Ya sólo con ésto nos podíamos dar con un canto en los dientes. Pero es que además la empresa donde trabaja Santo Esposo crece a un ritmo superior al 10% anual (no, no están buscando más gente) y su salario más incluso que eso. Y en la mía, aunque las condiciones no son las idóneas, yo ya he sorteado 2 ERES, que oye, ahí queda eso.

No contentos con eso, no tenemos en nuestro círculo cercano a nadie realmente afectado. Ninguna familia con todos sus miembros en el paro. Mis padres son funcionario y asimilada a funcionario pero los recortes, a pesar de afectarles como a todos, no les ha supuesto un cambio radical de vida. Mis hermanos no son parados de larga duración (bueno, en realidad Ana llevaba un año en el paro, pero justo antes de irse de viaje le salió un trabajo) y aunque los dos que no están emancipados no tienen el trabajo de sus vidas, van encadenando trabajillo tras trabajillo. Y ninguno de los dos (que yo sepa) estaba pensando emanciparse, por lo que tampoco esta situación ha supuesto un quiebro importante a sus plantes de vida.

En definitiva, se supone que yo debería ser lo que ahora vienen a llamar "impulsora de la economía". En teoría, nuestro consumo no debería haber bajado, ¿no?. Pues no. No pasa eso. Nosotros tenemos el cinturón apretado como todo el mundo (bueno, vale, como todo el mundo no, pero ya me entendéis, hablo de la contención del gasto). Porque de momento la crisis nos pasa rozando, no nos ha tocado, pero el miedo está ahí. No gastamos por aquéllo del "¿y si mañana no tengo tanta suerte? Tendré que tener un colchón por si acaso". Eso se traduce en que, además de las vacaciones de verano, nos damos contados caprichos (nótese que una de las cosas que llamamos capricho es cenar en casa comida china unas dos veces al mes a razón de 14 euros la cena, y a veces pensamos que es demasiado).

Esta mentalidad viene heredada de cuando las pasamos canutas, cuando todavía no había crisis en España, pero sí en nuestra casa. Porque nosotros fuimos unos de esos a los que el banco no debía haber concedido la hipoteca que pidió para la vivienda que quería comprar. Y el primer año fue duro, muy duro. Sé lo que es estar en números rojos antes del día 20 de cada mes. Sé lo que es estar pendiente de cada céntimo. De cada gasto. Rezar porque el coche no tenga una avería. Ahorrar para poder pagar la ITV. Pasarlo mal cuando se acercaba cada cumpleaños, y ni pensar en las Navidades. Y os aseguro que teníamos ayuda de los padres, de hecho la compra de productos frescos nos la hacían mis suegros todas las semanas en el mercado. Y aún así no llegábamos. Claro, asusta pensar en volver a pasarlo igual. Así que en esta casa no se gasta y punto. Para que os hagáis una idea, yo a veces llevo ropa que estoy aburrida de ponerme, y me la ha pasado mi madre porque estaba aburrida de ponérsela. Pero claro, si está bien ¿por qué voy a cambiarla?

Y yo me pregunto. Aunque un grano no hace granero ¿estoy contribuyendo a profundizar aún más la crisis? ¿Debería anteponer la responsabilidad colectiva a la individual? Creedme si os digo que a veces me siento mal cuando lo pienso.

viernes, 12 de octubre de 2012

7 días, 7 sonrisas

¡Buenos días a todos!

Cuando se publique esto estaré en plena Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar. ¡Feliz día! ¡Disfrutad de este fin de semana largo!

Y las sonrisas de esta semana son...

VIERNES:
Comer después del trabajo con mi compañera y amiga @nuriabrualla. Hemos hecho parón durante el verano, pero solemos ir a comer juntas un viernes cada mes, mes y medio. Ella ve al Pq, que la adora, arreglamos el mundo y hacemos terapia.

SÁBADO: ¡Comienzan las fiestas del Pilar! No solemos hacer nada muy especial, pero simplemente salir a dar un paseo con todo el bullicio. Ver al Pq disfrutar del cotilleo (tiene alma de maruja). Probarle el traje de baturro para prepararlo todo para hoy, viernes...

DOMINGO: ¡Ya están aquí! El domingo vi, después de muchos meses (desde mayo, nada menos) a mi tinermaño y tinerfeña favoritos. ¡Ay! ¡Qué mala es la distancia! ¡Esta es para vosotros, Curro y Delia!

LUNES: Ver la cara de mi abuela, que cumplía 91 años, cuando el Pq le dijo "Hola Bisa. Felicidades. ¿Me das palitos de pan?"

MARTES: Un Whatsapp inesperado. Mi SE de repente me manda uno con un emoticono y me llama diablilla. Me hizo sonreír, claro.

MIÉRCOLES: La foto que me dejaron Padres Frikerizos en su comentario en mi entrada de "Especialidades culinarias"

JUEVES: Sentarme en la silla de la oficina y buscar el cinturón de seguridad. No lo encontré, claro.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido la semana cargada de sonrisas? ¿Cuál ha sido vuestra sonrisa estrella?

¡Nos leemos!

miércoles, 10 de octubre de 2012

Especialidades culinarias

¡Buenos días a todos! Espero que tengáis un buen miércoles.

Esta es una entrada que tengo pendiente desde hace una buena temporada. Se la prometí a Jenni cuando estuve tuiteando, y lo he ido dejando, dejando... Y el otro día hablando de comidas y cupcakes variados con Padres Frikerizos, Paparracho y Tarsagurumi le prometí a esta última que la publicaría esta semana.

Siempre me gustó cocinar... hasta que me ha tocado cocinar por obligación. Así que realmente no me paso mucho rato en la cocina, no es que tenga recetas muy sofisticadas, para qué vamos a mentir. Pero cuando tengo algo especial (como una cena con amigos, como era el caso) me esmero un poco más. Para estas ocasiones, todos tenemos nuestras recetas estrella, y hoy voy a compartir con vosotros varias de las mías, que no son complicadas pero siempre triunfan.


GALLETAS DE QUESO PARMESANO

Las galletas en el horno
Esta receta me la dio mi hermana, a la que estaré eternamente agradecida por ella, porque triunfan como la cocacola. Como parte de unos entrantes de picoteo un par de estas galletas son suficientes.

Ingredientes: 250 gr. de harina, 175 gr. de mantequilla, 250 gr. de queso parmesano, sal y pimienta.

Elaboración: Fundir la mantequilla y mezclar con el queso. Añadir la harina, aderezar con sal y pimienta y amasar.
La masa queda como la plastilina aquella de Play-Doh, ¿os acordáis? Pues más o menos ésa es la textura. La estiráis, la cortáis con la forma que queráis y al horno. A 180º hasta que estén doraditas (unos ¿10? minutos). ¿A que es fácil? Están de muerte.


EMPANADILLAS DE MORCILLA CON MANZANA

Estas empanadillas son una versión de los pimientos rellenos de morcilla con manzana que formaron parte del menú de mi boda, y las he hecho en varias ocasiones cuando he tenido invitados. Por cierto, que me estoy acordando de que tengo que probar también las brochetas de longaniza con ciruela pasa, que ésa no la he hecho nunca. Aclaro para mis lectores foranos que en Aragón cuando hablamos de morcilla sin más aclaración nos referimos a la de arroz.

Ingredientes: morcilla, manzana, obleas de empanadilla. Como está copiada de una receta ya elaborada, no la he seguido de ningún sitio, lo de las cantidades... pues eso, que a ojo.

Elaboración: salteamos la manzana en una sartén con un poco de aceite. Añadimos la morcilla, que habremos desmigado después de quitarle la piel. Rellenamos las obleas de empanadilla, cerramos, y las metemos en el horno hasta que se doren (o en la freidora, pero ya que el interior no es light precisamente en el horno nos ahorramos unas grasitas).


TRUFAS DE CHOCOLATE

Nata montada mmmmm....
Esta receta es de María Lunarillos, publicada en su día en Pequerecetas. Siempre había querido saber hacer trufas y pensaba que era muy difícil, pero nada más sencillo.

Ingredientes: 250 gr. de chocolate Nestlé postres, 1 cucharada de mantequilla, 200 ml. de nata para montar, 200 gr. de fideos de chocolate

Elaboración: Derretimos el chocolate con la mantequilla en un bol. Montamos la nata. Cuando el chocolate esté tibio, le añadimos la nata con movimientos envolventes para que no baje. Dejamos enfriar en la nevera durante una hora y hacemos bolas con la masa. Después las rebozamos en los fideos de chocolate.
Con esto salen unas 20 trufas, pero claro depende del tamaño al que las hagáis. A mí siempre me salen más, y he de decir que yo necesito menos fideos de chocolate.

Y esto es todo, amigos. Espero que triunféis con las recetas, o por lo menos que os gusten a vosotros.

Foto de familia


lunes, 8 de octubre de 2012

Recorrido semanal (X al XIII)

Este es el camino a mi casa a las 20 h.
¡Buenos días, y feliz semana!

Esta semana ¡por fin! recupero el recorrido semanal, que lo tenía un poco abandonado... Aunque realmente sí que he salido a correr, ¿eh? Una vez a la semana, pero he salido.

En estas semanas he aprendido que no pierdo la forma tan rápidamente como pensaba que la perdería, pese a que evidentemente, como no he salido tan frecuentemente, tampoco he hecho mis mejores marcas. He salido menos, pero de una manera más o menos regular.

Creo que esta va a ser la tónica habitual, una vez a la semana con alguna vez de dos. La vuelta a la rutina, con trabajo, guardería, comidas y cenas, SE que también ha empezado con sus rutinas de invierno (entrenamientos, clases de inglés) y que ahora anochece más pronto y no está mi zona como para ir de noche hacen que sea más difícil salir. Pero por lo menos lo he dejado del todo.

MIÉRCOLES, 12 DE SEPTIEMBRE:
29:48 minutos de running, 3,86 kilómetros. El ritmo medio fue de 7:42 minutos el kilómetro. Lejos de mi ritmo de las últimas veces.

DOMINGO, 23 DE SEPTIEMBRE: 10 días después, ya veis. Bueno, no fue tan mal como pensaba. Decidí ir a por los 5 kilómetros, mi máxima distancia eran 4,5 y ya era hora de aumentarla. Al fin y al cabo el objetivo es cubrir los 5 en carrera, no iba a ser ésa la primera vez. Total, que como tuve que redescubrir ruta al final fueron 5,90 kilómetros en 42:49 minutos. A 7:16 minutos por kilómetro, que tampoco está mal ¿no? Terminé bastante satisfecha del resultado, la verdad.

DOMINGO, 30 DE SEPTIEMBRE: Acorté un poco el recorrido anterior, hice 5,47 kilómetros en 38:30 minutos. A 7:02 minutos el kilómetro. Mejorando. ¡Bien! Incluso me atreví a hacer un sprint final de casi un minuto a 5:30 minutos por kilómetro.

MARTES, 2 DE OCTUBRE: Volví al recorrido de 4,5 kilómetros, al ser entre semana y a las horas de las cenas y todo eso... Bueno, tampoco quise estar más tiempo. El ritmo medio volvió a ser de 6:42, así que parece que me estoy recuperando.

Estoy escribiendo esto el domingo 7 de octubre, que habría sido el día ideal para recuperar las dos salidas por semana... Pero me temo que no será hoy. Por la mañana ya no he ido y esta tarde... pues eso, que son las fiestas y eso. Igual aprovecho el clásico, pero no estoy segura.

Besos, y ¡nos leemos pronto!

domingo, 7 de octubre de 2012

150 palabras (juguetes, buscan, casa)

¡Buenos días de domingo!

Parece que esta semana sí que he llegado a tiempo para publicar el reto, pero primero os explicaré las tres palabras de hoy. Marta, la creadora del reto, elige cada semana a una participante para que decida las tres palabras de esa semana. Y la elegida de esta semana ha decidido homenajear la iniciativa de una bloguera, que cansada de ver cómo los juguetes de su retoño se acumulaban después de su uso en casa, decidió crear una página de intercambio de juguetes que se llama precisamente así, Juguetes buscan casa. Si necesitáis deshaceros de algunos juguetes pero os da pena tirarlos, o si necesitáis algo, no dudéis y hacedle una visita.

Y ahora, al lío

"¿Qué buscan?" Se preguntó Lucía mientras los miraba dar vueltas y más vueltas. Levantaban las alfombras, miraban debajo de las sillas, detrás de los armarios... Lo que fuera parecía no aparecer.

Ella estaba escondida detrás del Gran Jarrón, se había escapado mientras ella dormía para ir a visitar a su amigo el gato, que estaba sobre la estantería de encima de la mesa. Cuando se hizo de día no le dio tiempo a volver a su sitio, así que se quedó allí metida.

Y de repente se dio cuenta. ¡Ellos no sabían que los juguetes cobran vida por la noche! ¡Quizá la buscaran a ella! La noche siguiente volvió a la casa de muñecas, donde Marta la encontró la mañana siguiente.

"¡Mamá! ¡Ayer no miramos bien, mira, Lucía estaba en su sitio!" Dijo la niña con una enorme sonrisa. Lucía también sonrió, pensando en su gran secreto.




viernes, 5 de octubre de 2012

7 días, 7 sonrisas (X)

¡Buenos días a todos!

Hay semanas que me cuesta mucho hacer esta sección, porque hay días que parece que no se encuentra nada para sonreír, o porque no lo apunto y como no son cosas demasiado memorables luego no me acuerdo... ¡Pero me encanta hacerla, y que os guste, y que sonriais conmigo!


VIERNES: Desde el trabajo tuve que llamar a la guardería (no fue nada, sólamente a avisar de que llegaría un poco tarde). Y cuando me cogieron el teléfono en vez de decir "Hola Isabel, soy María, la mamá de Pq" le dije "Hola Isabel, soy mamá". Toma ya. Os podéis imaginar las risas de mis compis...

SÁBADO: Terminar uno de los jerséis de los mellizos. Empezar el otro, y marchar a buen ritmo porque tengo esperando un proyecto que me hace mucha ilusión.

DOMINGO: Salir a correr otra vez, y no encontrarme nada mal pese a que las condiciones no parecían las óptimas a priori (viento, hacía una semana que no salía...). De hecho, hice ya 5,47 km., no a mi mejor ritmo pero sí es mi máximo recorrido hasta ahora.

LUNES: Todo y nada. Quiero decir, que iba yo tan tranquilamente en el coche de camino a recoger al Pq, encadenando un pensamiento con otro. Que si el Pq, que si mi SE, que si el blog, que si el twitter y sus conversaciones, que si los comentarios en otros blogs, otra vez el SE, otra vez el Pq... ¡y de repente me pillé a mi misma sonriendo! Y aún encima después pensé en que esta sonrisa, por inesperada, os iba a gustar mucho y aún se agrandó más. Creo que puedo llegar a la conclusión de que soy feliz.

MARTES: Oír desde fuera del cuarto de baño a mi SE y al Pq juntos en la bañera. Riéndose ambos a carcajada limpia. Pasándolo bien.

MIÉRCOLES: "¡Buenos días, pitufa!" Me dijo el Pq al levantarse. "Mamá, te he desío pitufa" Me señaló después, por si no me había dado cuenta. ¡Ay, que me lo como! Creo que a partir de ahora será el pitufo, que por otra parte es como lo llamo casi siempre en el 1.0...

JUEVES: Me repito con los tróspidos. Pero es que fue un día durillo. Si esta entrada se ha retrasado hoy es precisamente porque estaba buscando algo que poneros... Es más, confieso que como para el miércoles tenía más cosas pensé engañaros y poner la del miércoles aquí y allí otra. Pero sería hacer trampas, y perder el espíritu del post, ¿no? Este cartucho de los tróspidos sé que lo tengo mientras dure el programa... Esta vez las risas vinieron haciendo el bobo con mi SE mientras lo veíamos. Comentando las tontadas del programa.

lunes, 1 de octubre de 2012

150 palabras (boda, fantasía, mochila)

¡Buenos días a todos!

Una semana más os traigo (tarde) el cuento del reto "150 palabras". Como sabéis (y si no os lo cuento) el reto consiste en escribir un cuento de no más de 150 palabras partiendo de tres palabras que nos dan el jueves. Las de esta semana son boda, fantasía y mochila.

María sacó el libro de su mochila. Anoche su madre había acabado riñéndola por no apagar la luz, mamá siempre tenía que obligarla a apagar la luz cuando al día siguiente había colegio. ¡Pero es que le gustaba tanto leer! Podía estar horas y horas atrapada en el mundo que cada nuevo libro le ofrecía. Además, tenía mucha fantasía, y siempre acababa imaginándose como la protagonista de estas historias.

Aprovechó este ratito en el autobús para continuar, tenía que saber cómo acababa aquella boda. No podía ser que se casaran. ¡Tenía que llegar Felipe a salvarla antes de cometer semejante error! Y así, inmersa como estaba en el libro, se olvidó de todas las cosas malas que habían pasado esa semana.

Porque ése es el poder mágico de los libros. Nos transportan a otra realidad, nos hacen viajar a lugares fantásticos, nos hacen conocer gente nueva, nos llenan de paz


------------------------------------------------------