Sigue a runnermami

martes, 5 de noviembre de 2013

Colecho

Sí, ya sé que llevo tres semanas sin publicar las sonrisas... pero prometo que este viernes vuelvo, esta semana me estoy acordando de apuntarlas, así que no tengo excusa. Mientras tanto, hoy he venido a hablar del colecho.

En su acepción más pura (si se puede hablar así de una palabra que no aparece en el diccionario de la RAE) el colecho implica dos o más personas durmiendo en la misma habitación; con lo que es colecho tener la minicuna al lado de la cama de matrimonio, o dos hermanos que duermen juntos (al menos eso leí en un post hace tiempo, siento no citar la fuente pero no se me ocurrió tener que usarlo nunca, y ahora no lo encuentro). Pero el caso es que en realidad lo usamos para decir que un bebé o niño duerme en la cama con sus padres.

Personalmente es algo que no me ha gustado nunca, y con el Pitufo lo hice en contadas ocasiones. Es más, al poco de que el Santo Esposo volviera a trabajar tras el permiso paternal (que cogió en medias jornadas) lo trasladé a su cuarto, con los consiguientes paseos (míos) nocturnos para la teta. Si recordáis mi post sobre la lactancia deduciréis que dormir no era lo principal que hacía yo esas noches.

Cuando me aficioné a los blogs maternales, empecé a leer lo cómodo que resultaba el colecho para la lactancia nocturna. No seré yo quien niegue que la calidad de mi sueño con este segundo bebé es exponencialmente mayor, pero hay que tener en cuenta, aparte del medio-colecho (ahora lo explico), que la Pitufa se despierta una única vez por la noche, y la siguiente vez que abre el ojo ya es cuando toca que suene el despertador.

Sin embargo tengo que poner algunos "peros" a la experiencia.

No se deben tener mantas o edredones en la cama, para evitar el peligro de asfixia del bebé. Pues oiga, en Zaragoza sin mantas no pasas el invierno... MI SOLUCIÓN: duermo con manta, que mantengo más abajo de la cabeza de la Pitufa (sí, yo acabo con la parte superior del cuerpo destapada muchas noches, pero ya lo hacía antes) y para minimizar el peligro practico el medio-colecho. Es decir, la niña se duerme en su cuna. Y cuando se remueve por la noche, la paso a mi cama, le doy la teta tumbadas y ya allí se queda cuando nos dormimos las dos en el proceso. Si yo no me he dormido cuando acaba o me despierto un poco más tarde, la devuelvo a su cuna.

Si duermes con el niño, él sólo busca el pecho por la noche, por lo que tú muchas veces casi ni te enteras. Para empezar, entiendo que esto se refiere a niños más mayorcicos. Porque no veo yo a la Pitufa, con sus tres mesecitos, moviéndose para buscar la teta... Además, y siguiendo con esta afirmación... Esto será en verano, ¿no? Porque si sumamos el punto anterior a que tienes que tener la teta fuera toda la noche para que el niño se enganche solito... no te digo yo en climas cálidos, pero aquí... MI SOLUCIÓN: cuando noto que la niña se mueve de madrugada, en la segunda tetadilla, saco el pechose lo meto meto en la boca. Vamos, que ella sola no teta, se lo tengo que dar yo.

Hay que ofrecerle cada vez un pecho, para que vacíe bien los dos. A mí me perdonarán, pero ¿esto no es imposible si lo que pretendemos es no despertarnos mucho? Porque digo yo que hay que cambiar al bebé de lado. Y eso dormida... como que es difícil. MI SOLUCIÓN: Como ya per se esta niña sólo suele querer la izquierda, ésa le doy por la noche. Y luego cuando nos levantamos le doy la derecha, que acepta a regañadientes. A veces le doy las dos por la noche, inclinándome yo un poco más sobre ella para que llegue bien. Pero la posición cómoda no es, que tienes que intentar no chafarla...

El niño debe estar en el centro de la cama, para evitar caídas, y el otro adulto avisado de que el niño está allí para que tenga cuidado. La teoría es muy bonita... pero claro, justo la teta que la niña toma es la del otro lado... y además como no pasa la noche entera en mi cama, ¿qué hago? ¿despertar al padre a las cuatro de la mañana para decirle "oye, que pongo a la niña aquí"? MI SOLUCIÓN: duerme en el lado de fuera. De momento me vale, porque no se mueve mucho. Y lo que hago yo es ponerme muy pegadita para notar cualquier movimiento y así estar atenta al peligro. Esto se traduce, claro, en que como pase muchas noches sin pasarla a la cuna tras la toma, acabo con dolor de espalda y tortícolis. Pero... ¡habré dormido bien! Veremos cómo lo hago cuando se mueva más, aunque visto que no es muy comedora nocturna mantengo la esperanza de que en breve desaparezca esta toma de las cuatro.

Hasta aquí mi experiencia colechadora. ¿Tú lo has hecho? ¿Te ha resultado útil para la lactancia? ¿Tienes algún consejo que compartir conmigo?

¡Nos leemos!

martes, 29 de octubre de 2013

15 cosas sobre mí

¡Buenas tardes!

Hoy os enseño el resultado del reto que propusieron La fábrica de Secretos y Marie Lived in London, consistente en mostrar en Instagram, durante 15 días consecutivos, una foto que revelara algo sobre mí.





¿Os gusta?

¡Nos leemos!

lunes, 28 de octubre de 2013

Mal servicio

¡Buenos días!

Como la semana pasada, este es un post que tema al que le llevo dando vueltas bastantes días ya... no es tan polémico como el otro, no os preocupéis. Voy a exponer de manera objetiva los motivos que me llevan a estar descontenta con una empresa, y por qué considero que me ha dado un mal servicio.


Por todos mis lectores es sabido que mi andadura bloguera comenzó en julio de 2012. Por entonces, y apenas unos días después de abrirlo (si no fue el mismo) me di de alta en un servicio.

Esta empresa prometía agrupar en un mismo sitio todos los blogs de padres y madres, ser un punto de encuentro para las marcas y los blogueros y animaba el cotarro haciendo un ranking semanal de los blogs. Que si bien es cierto que nunca me lo he tomado demasiado en serio, también lo es que cuando subía varias posiciones una semana me alegraba el día, qué queréis que os diga.

Además, nos facilitaba a los inscritos una zona de usuario donde poder mantener nuestros datos actualizados y estar al tanto de las promociones que podían interesarnos.

Unos meses después de darme yo de alta en la página hubo un cambio de equipo. Muy cacareado una vez cerrado y en marcha, y que no tuvo consecuencia alguna para los usuarios. Un día era un equipo, y al día siguiente otro. El ranking no dejó de funcionar durante este período, aunque se introdujeron modificaciones sustanciales en el mismo que hicieron que durante unas semanas las posiciones fueran muy volubles. Genial.

Un año después de mi alta, recibo un comunicado de la empresa diciendo que "no ha muerto" y que se van de vacaciones. Que a la vuelta en septiembre tendremos nuevos servicios y novedades. ¿No ha muerto? ¿Habrá pasado algo de lo que no me he enterado? Bueno, ellos verán. A ver en septiembre. En el ínterin de la espera, recibo otro comunicado en el que me dicen que "en todas las empresas los equipos cambian". Pues vale. ¿Y?. A todo esto, la web queda cerrada. Y con ella el acceso a la zona de usuario y cualquier servicio que en ella se prestaba, claro.

Llega septiembre. Sin noticias. Pasan un par de semanas y alguien pregunta públicamente. Se monta un pollo porque, según se argumentó (no por parte de la empresa, que no dijo ni esta boca es mía) "las razones personales no se deben preguntar". Ya. Pero es que queremos saber qué pasa con el servicio. ¡Que hasta un mega-sorteo se ha dejado a medias, sin comunicar los ganadores de las decenas de premios!

Finalizando septiembre se anuncia a bombo y platillo que la web está operativa, sin todas las funcionalidades, pero que poco a poco se irá recuperando la normalidad. Ya. ¿Sin todas las funcionalidades? ¡Pero si sólo está activo el blog! Que sí, que sí, que muy bonico el nuevo diseño y todo lo que quieras... ¿pero y los servicios?

Y así hasta hoy. Lo de poco a poco parece que iba en serio. Pero muy en serio. Y para más inri, los que estábamos suscritos al blog ya no lo estamos, "no funciona el servicio de suscripción". Y no hay forma de saber las promociones y eventos activos, ya que los mandan por email sólo a los que viven en la zona donde se van a realizar. Oye, ¿y si me interesa mucho y quiero viajar? ¿Y si justamente ese fin de semana voy a estar por otro motivo en el lugar donde se celebra y me apetece ir?

Una cosa sí que concedo. Tres minutos tan sólo han tardado en contestarme a la petición de darme de baja, que he cursado hoy mismo. Estaba esperando. Estaba dando una oportunidad. Pero son dos meses ya sin prestar el servicio al que se comprometieron cuando me di de alta, y que aún a día de hoy está publicado en el apartado "about" de su web. Así no.

¿Y vosotros? ¿Alguna vez estábais ilusionados con algún proyecto del que empezásteis a formar parte y luego habéis sufrido una decepción? ¿Me contáis alguna empresa que os haya dado un mal servicio, hasta tal punto que nunca vais a volver a hacer uso de ella?

¡Nos leemos!

martes, 22 de octubre de 2013

El aborto

¡Buenos días!

Entiendo que quizá estéis esperando el retrasado post de las sonrisas de la semana pasada, pero hoy me meto en un tema más espinoso.


Veréis, la semana pasada una amiga que está esperando su segundo hijo fue a la primera ecografía. Y ¡cuál fue su sorpresa cuando le dijeron que eran dos! En un primer momento fue un trauma para ella, no se lo esperaba y además su primer hijo ha tenido unos primeros años difíciles, con bronquitis crónica, alergias variadas... vamos, que de cada día que iba a la guardería faltaba otros 20. Y claro, una cosa es ir a por el segundo y asumir que te puede ir igual y otra que te puedan venir dos así de golpe.

El caso es que pasó dos días malillos hasta que se hizo a la idea. Ahora está encantada de la vida, pero esos dos primeros días además tuvo que escuchar cosas como ¡Qué putada, ¿no?! o Si me pasa a mí me muero. Todo ideal para prestar apoyo.

Pero no es eso lo que me ha llevado a escribir este post (aunque bien pensado podría hacer uno de "frases inconvenientes en malos momentos" y seguro que sale largo como un día sin pan). La frase que me llegó al alma es la que le dijo su propia cuñada. Que, por si os lo preguntáis después de leerla, es madre. De dos niños, y siempre ha querido un tercero. La perla es la siguiente:

¿Dos? ¿Y qué vas a hacer? ¿No vas a abortar? Chica, aborta, y ya te quedarás otra vez

Me da mucha, mucha, pena que hayamos llegado a una sociedad en la que se hable con semejante frivolidad del aborto. No entiendo como nadie puede pensar de esa manera en deshacerse de dos niños, aunque aún no hayan nacido. Soy de las que les costó hacerse a la idea de que iba a ser madre. No porque me disgustara, estaba encantada, pero no tenía un sentimiento muy profundo hacia el bebé. Sí, estaba ahí, creciendo, y mi barriga era cada vez mayor, pero hasta el último momento no tuve verdadera conciencia de que era un bebé, que dependería de mí por completo y que iba a darme la alegría mayor de mi vida. Y aún así no lo entiendo.

Podría llegar a entender a quien aborta tras una violación, o por problemas graves en el bebé, o por problemas graves de la madre. Aún pensando (no se puede decir de este agua no beberé, así que no hago una afirmación rotunda) que yo no lo haría. Pero no comprenderé nunca el aborto "porque no me viene bien". ¡A ver! ¡Que algo habrás hecho para quedarte embarazada! ¡Que conoces los riesgos!

Esta es mi opinión, que supongo no coincidirá con la de algunos de mis lectores. ¿Tú qué piensas sobre este asunto? ¿Te parece tan bestia como a mí la frasecita que le soltaron a mi amiga?

¡Nos leemos!

lunes, 14 de octubre de 2013

7 días, 7 sonrisas

¡Buenos días! Con unos días de retraso, pero aquí están las sonrisas de la semana pasada. ¡Que no se os olvide sonreír cada día!

VIERNES: Mientras comía estaba viendo el capítulo de "Vive cantando" del miércoles anterior, con la Pitufa en brazos (sí, todo a la vez). Total, que cantan esta canción y la Pitufa empieza a reírse a carcajadas... ¡fue genial! Porque Yo Tengo Una Banda De Rock And Roll by Nuevo intérprete (538) on Grooveshark

SÁBADO: No sé si os he contado alguna vez que el S.E. entrena a un equipo juvenil de balonmano. El sábado le acompañamos al partido, y había una niña de unos 7 años que se sentó a hablar con el Pitufo y explicarle lo que pasaba. En una de ésas le dice que van a hacer una jugada. El Pitufo pregunta qué es una jugada, y la niña le explica que una jugada son unos pases especiales que tu papá les ha explicado para que el otro equipo no sepa lo que van a hacer. Y dice el Pitufo, todo serio (literal, la expresión primera es lo que me hizo gracia) O sea, ¿me quieres decir que el otro equipo no va a saber ahora quién tiene el balón?

DOMINGO: El sabado habían empezado las fiestas, y el domingo después de comer fuimos a dar un paseo. Nos paramos en un espectáculo callejero (yo me quedé atrás con la Pitufa y no veía nada), y cuando nos vamos, a la vez que el S.E. me dice que vaya mago más malo, el Pitufo me cuenta que ¿sabes mamá? ¡Era un magazo! ¡Súper bueno! ¡Ha hecho desaparecer el pañuelo!. Creo que todos deberíamos mirar con ojos de niño...

LUNES: Fuimos a correr con la comparsa de Gigantes y Cabezudos, que le encantan al Pitufo. Y después a tomar una cocacola con la #tribumaña, allí nos juntamos varias blogueras. ¡Un placer ver de nuevo a Walewska (Mamis y bebés), Leticia (Una Mamá para dos) y Mónica (Con peques en Zaragoza) y conocer a Stephànie (Se me antoja una fiesta)!

MARTES: 92 cumpleaños de mi abuela, fuimos a comer todos con ella. Cuando me fui a recoger al Pitufo al cole dejé a la Pitufa con la familia, y cuando nos bajamos del coche y vamos hacia donde están todos, de repente cae en la cuenta y me dice Mami, ¿dónde TE has dejado a la Pitufa?. Vamos, que tiene claro que la Pitufa es ente indisoluble conmigo, y pensaba que me la había olvidado por ahí...

MIÉRCOLES: Os cuento esto pese a que voy a parecer una marrana... En mi descargo diré que, cuando no lo hago todos los días, sí que lo hago cada dos, por lo que la frasecita se las trae... Pitufo jugando, se empieza a revolcar por el suelo de la cocina. Le digo por enésima vez que no se tire en el suelo de la cocina ¿Por qué, mami? - Porque está muy sucio - ¡Jo, mamá! ¡Siempre me dices que está muy sucio! ¿Es que no lo limpias nunca, o qué? ¡Ay, qué ganas me dieron de plantarle la fregona en la mano!

JUEVES: Nos subimos en el coche para volver de casa de mis padres a la mía. Cuando nos estamos acercando a un semáforo que se acababa de poner verde y aún quedaba algún coche sin arrancar grita desde su asiento ¡Venga, maño, muévete ya! Mamá, le he dicho maño porque no arrancaba. De lo que saco dos conclusiones: modero adecuadamente mi vocabulario en presencia del Pitufo, y ha captado perfectamente el sentido que le doy a la palabra maño cuando increpo a alguien, por eso me justifica su uso como si fuera un insulto.

¿Qué tal habéis pasado la semana vosotros? ¿Vuestros hijos han tenido alguna frase de estas que te dejan con la boca abierta?

¡Nos leemos!

miércoles, 9 de octubre de 2013

Seguridad vial

¡Buenos días!


El post de hoy es otro desahogo... parece que últimamente todo me siena mal. ¿Será la falta de sueño de la maternidad reciente?


Cuando nuestros niños son pequeños, esos bebés que ya empiezan a enterarse de las cosas nos preocupamos muchísimo de acerca de la seguridad vial. Les educamos para que sean responsables con los peligros que entraña la calle: No cruces en rojo, no cruces si no hay paso de cebra, dame la mano para cruzar...

Pero ¡ay, amigos! ¿Qué pasa cuando son un poco más mayorcitos? Nos relajamos, no nos viene bien tener tanto cuidado... cruzamos una vez en rojo porque total, ni se ha fijado. Alcorzamos cruzando por un lugar prohibido porque llevamos mucha prisa (*) y ya... el colmo de los colmos.

Veréis. El colegio del Pitufo está en una carretera. De doble sentido, estrecha y sin arcenes. Cuando el colegio abrió el 90% de los niños iban en autobús, recuerdo que cuando yo iba sólo una niña de mi clase no lo hacía, y porque vivía a 10 minutos andando y su padre, trabajador del colegio, la llevaba en bicicleta. Con el aumento de niños que van en coche, y a falta de un lugar dentro del colegio donde aparcar, el Ayuntamiento ha cedido un campo de fútbol (un descampado, más bien) anexo al colegio para que haga las veces de aparcamiento.

El campo de fútbol linda con el colegio, pero no hay acceso directo del uno al otro. Hay que andar escasos 200 metros de uno al otro. Por una acera que, si bien es estrecha, es suficiente para ir tres personas juntas. Con un niño de 3 años me cuesta unos 3 minutos desde que me bajo del coche hasta que entro en el cole. Vamos, que la solución es buena. ¿Que sería mejor que hubiera un aparcamiento en el cole o que hubiera acceso desde el campo de fútbol hacia el colegio? Hombre, claro. Pero esto es lo que hay.

Y ¿qué pasa? Parece ser que hay papás (utilizo el masculino genérico, quede claro) que tienen mucha prisa. Tanta, tanta, que simplemente paran en la misma puerta del colegio y los niños se bajan (suben). Hay dos tipos: los que paran en medio de la carretera, impidiendo la circulación a los que lo estamos haciendo bien (y por tanto haciéndonos perder el tiempo a nosotros) y los que lo hacen subiéndose a la acera por la que están andando niños para entrar (salir) del colegio. No sé cuál de los dos tipos es peor.

En ambos casos los hay que los dejan en el lado del cole pero también que los dejan en el lado contrario, con lo que los niños tienen que cruzar una carretera por la que están circulando coches y autobuses continuamente.

Y digo yo, ¿estos padres no se dan cuenta del peligro que están haciendo correr a sus hijos? ¿de que si hay un accidente además harán sentirse culpable al que está haciendo las cosas bien y atropella a los niños? ¿de que además es una total falta de respeto hacia los demás interrumpir la circulación de una carretera? ¿Se dan cuenta y pasan del tema, y prefieren asumir el riesgo por no perder 5 minutos más de su tiempo?

Es demencial. No quiero pensar lo que puede ocurrir cualquier día. Por no hablar de los cabreos que me cojo cada vez que tengo que parar detrás de un comodón que deja a los niños tirados en la carretera...

¡Nos leemos!

(*)Por si alguien no ha deducido por el contexto lo que significa, alcorzar es atajar. Pero vamos, Javier Coronas os lo explica mucho mejor en este divertido vídeo:


viernes, 4 de octubre de 2013

7 días, 7 sonrisas


¡Buenos días!

Confieso: una vez más no tengo anotada ninguna sonrisa de la semana pasada. E iba a dejar pasar el día, a ver si me ponía a pensar o se quedaba otra vez desierta la entrada de viernes... ¡Pero es que me he enterado de que hoy es el Día Mundial de la Sonrisa! ¿Cómo no iba a hacer entrada de sonrisas un día como hoy?



VIERNES:
Termino de desayunar y le digo a S.E. que voy a levantar al Pitufo. Subo tres escalones mirando hacia otro lado (juro que no estaba con el móvil, malpensados, iba mirando hacia el salón pensando si estaba toda la ropa preparada) y recibo el susto de mi vida en forma de Good morning! gritado desde tres escalones más arriba... ¡Y va el tío y cuando ve que me ha asustado se ríe!


SÁBADO:
Mientras en mi casa estaban abuelo y tíos preparando cosas de la fiesta fuimos a última hora el S.E. y yo a comprar unas cosillas. Entre otras, los gorros de pirata para nosotros, que no los teníamos... ¡vaya risas en el chino probándonos todos los modelos, la mayoría de ellos de niño!


DOMINGO:
Supnngo que no esperaréis que diga otra cosa que la fiesta pirata del Pitufo, ¿no? ¡Lo pasamos genial, fue todo un éxito! (y sí, os debo un post sobre ella)


LUNES:
¿No es bonito ver a un niño jugar con juguetes nuevos? ¡Pues el lunes teníamos un montón! Han triunfado Mike el Caballero, con el que se monta unas aventuras que no veas, y un juego de mesa de piratas, que consiste, cómo no, en conseguir monedas para tu tesoro. A ver si hago un post de los regalos de cumpleaños siguiendo la estela de Laura, del blog
Base Echo
. Venga, vale, reconozco que esta sonrisa es como muy genérica y por tanto algo flojilla... pero ya os he dicho que no había anotado, y no me acuerdo de nada. Y además es verdad que lo pasamos bomba con los regalos. Así que no me fustiguéis, que ya lo hago yo.


MARTES:
Se sube en el coche y empieza a cantar Is yur japi an yu nou it pin yur fel (clap, clap) Con una entonación perfecta e inventándose la letra en inglés porque ya no se acordaba. ¡Me muero! Me acordé del guiropáaaaaa del anuncio aquél del disco "Ñ", ¿os acordáis?


MIÉRCOLES:
A la vuelta del cole me dice, Mami, ¿encendemos la tele a ver qué ponen? La enciende, ve que está "El Secreto de Puente Viejo" (que lo vemos cuando estamos en casa de mis padres) y me suelta ¡Mira qué suerte has tenido! ¡La película que te gusta! Voy a jugar un poquito mientras la ves, ¿vale?


JUEVES:
Papi se ha ido de viaje, así que el Pitufo y yo decidimos darnos un homenaje, y llamamos a Telepizza. ¡Para él fue la primera vez que un señor le traía pizza a casa!

Así de bien nos lo pasamos todas las semanas. Vosotros, ¿habéis sonreído?

miércoles, 2 de octubre de 2013

Lo que mal empieza...

Estoy indignada. Así, tal cual. Indignada. No esperaba yo que la primera actividad extraescolar a la que quiero apuntar al Pitufo me fuera a dar tantos quebraderos de cabeza...

El AMPA del colegio del Pitufo tiene cuatro canales de comunicación, a saber: las circulares que reparten los tutores, una web, un blog y una cuenta de Twitter. Como me vais conociendo, supondréis acertadamente que desde el mismo instante en el que fue admitido en el cole estoy suscrita al blog y sigo la cuenta de twitter. ¡Anda que me voy a perder yo algo! Pues parece que sí...

Hace unos días se publica en el blog (los comentarios al blog me los ahorro, al menos de momento) una fotocopia de una circular que no nos habían entregado. Anuncian en twitter (también me ahorro, al menos de momento, mi opinión acerca del uso que le dan a twitter) que hay nuevo post en el blog. Accedo, leo la circular, y me encuentro con que ofertan natación como extraescolar. Bien. Me parece interesante, pero falta información así que a través de un comentario en el blog y un tweet decido demandarla. Aún estoy esperando, y hablamos del 16 de septiembre... ahí es nada.

Un par de días después recibimos la circular en la mochila del Pitufo, junto con la ficha de inscripción. Le insisto al S.E., a quien parece que no le entusiasma especialmente la idea (con toda la razón, al Pitufo este verano lo de la piscina grande como que no). Entre que nos decidimos y no, pasan varios días, y entregamos la ficha el día 21 de septiembre. La fecha tope para entregar es el 23.

Anteayer recibimos un mail. El niño no ha sido admitido porque las plazas eran limitadas, y se han asignado por riguroso orden de inscripción. ¿¿Cómooooo?? Vamos a ver, ¡que no decíais nada de esto en la circular!

Se inicia un "movimiento popular". Aprovechando el incumplimiento de la LPD (nos han puesto a todos los no admitidos en copia no oculta del mail, olé por el AMPA) un padre decide contestar solicitando sorteo para la adjudicación de las plazas a falta de información previa sobre el proceso. Nos sumamos varios más (pena que no fueran todos).

Y la respuesta es... ¡que estaba puesto en la web! ¡Vamos hombre! ¡De las cuatro vías que tienes para comunicarte conmigo y la única en la que la información está completa (y no tanto, pone que las plazas son limitadas pero no cómo se van a adjudicar) es la que no avisa de actualizaciones! ¡Y en ninguna de las otras me remites a ella para ampliar información! ¡Y si te la pido en plazo no me contestas!

Les he contestado. Con esto mismo que os digo, además de preguntarles quién decide el orden de inscripción si había 4 sitios donde poder entregar la solicitud. Veremos...

lunes, 30 de septiembre de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLIX)

¡Buenos días! Cada vez las traigo con mas retraso, pero aquí están las sonrisas de esta semana:

VIERNES: el Pitufo va loco con una niña de su clase, y al despedirse él le quiso dar un beso, pero ella ni se dejó no se lo quiso dar a él. Y cuando le dice adiós con la mano y le digo que se despida me dice no. Hasta que ella no me de un beso no le pienso decir adiós"

SÁBADO: vamos por la calle y el Pitufo quiere echar una carrera. De repente suelta (no sé de donde lo ha sacado) En vuestras marcas, listos, ¡ya!

DOMINGO: ¡Me encanta cuando veo a la Pitufa intentar comunicarse! Te das la vuelta después de mirarla y pega un gritito... Y el domingo mantuvimos una "conversación" de lo más interesante...

LUNES: Primer día de comedor en el cole. Y vuelve todo emocionado porque come ¡sin platos! ¡en una bandeja! ¡y ponen allí el primero, el segundo y el postre! ¡y hasta el pan, Mamá!

MARTES: el lunes mamiyo.es me preguntó cosas de mí que no he publicado. Y el martes se resuelve del todo el misterio... Resulta que nos conocimos hace 26 años en la playa, ¡teniais que haber visto la cara de mi madre cuando le dije que me había encontrado a través del Blog!

MIÉRCOLES: segundo cumplemes de la Pitufa. ¡Cómo pasa el tiempo! En nada la tengo saliendo por ahí de noche...

JUEVES: Acuesto al Pitufo, me tumbo con él. Y tengo que decirle hasta enfadarme que es hora de dormir, que cierre los ojos y deje de... ¡darme besos! Si es que este niño es la pera. Tener que "enfadarme" por los besos.... Aún me dio otro y me dijo que este es el último de último, Mamá

¿Habéis sonreído vosotros? 

¡Nos leemos!

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Un día como hoy...

Un día como hoy estrené una nueva faceta de mi vida. Un día como hoy viste la luz. Y la viste de verdad, saliendo del quirófano con esos ojazos ya abiertos. Un día como hoy le diste un nuevo sentido a mi vida.

Viniste pisando fuerte, haciéndote notar. Dejando claro desde el principio que no se te puede ignorar nunca. Prometo que esas primeras noches pensé que no podría, que me volvería loca, que sería incapaz de cuidarte como tenía que hacerlo.

Pero a la vez... Te veía y moría de amor. ¡Eras tan guapo! ¡Y tan despierto! Tu abuela nunca olvidará cómo ese primer día, al apoyarte en vertical sobre su pecho empujaste con los pies, trepando e intentando levantar la cabeza para ver por encima de su hombro.

Durante estos tres años lo hemos pasado muy bien. Tienes salidas geniales, muchas de ellas recogidas aquí mismo, en las sonrisas semanales. ¡Y tantas que no he anotado para el recuerdo!

Has sido muy precoz para muchas cosas: para hablar, para comer, para andar... Y siempre estás atento a todo. No podemos hablar nada de lo que no queramos que te enteres. No podemos ver en la tele nada que escape de lo que entiendes, porque nos abrasas con preguntas tratando de entenderlo todo, de saberlo todo.

Te haces querer por cualquiera, porque tan alegre, abierto y hablador. A todos les cuentas lo que te pasa, lo que hiciste ayer o las aventuras que imaginas.

Tienes carácter. Mucho. Las cosas se tienen que hacer a tu manera. Y cuando tú quieres. Montas unos pollos increíbles si no se hacen las cosas a tu gusto. Pero a la vez... Cuando de te pasa lloras. Lloras con pena de pensar que nos hemos enfadado. Preguntas cómo podemos arreglarlo. Nos pides que nos desenfademos si nos ves enfadado. Me dices que necesitas que te quite las lágrimas.

Eres sensible. No puedes ver a alguien enfadado, o triste. Sufres si lo haces. Cuando viste "Buscando a Nemo" empezaste a llorar en cuanto se perdió, pensando que nunca encontraría a su papá. Me preguntarse por su mamá, y no supe decirte más que "se ha ido a trabajar", me dio pena decirte la verdad.

Tienes una fuerte tendencia al melodrama. Di no te doy una chuche lloras con un "es que ya nunca más me vas a dar chucheeees". Si no te leo un cuento nunca más te leeré cuentos, y así con todo.

Eres cariñoso y muy zalamero. Casi hasta el empalago. Pero sólo casi, ¿eh? No dejes de serlo nunca. Buscas darnos besos y abrazos continuamente. Me dices que me quieres muy a menudo, creo que sabes que me desarma que lo hagas. Me dices que soy guapísima en cuanto tienes ocasión. Y con tu hermana... ¡ay! Casi se asusta ya y todo de los achuchones que le das. Y todo el mundo alucina cuando dices ¿a que es preciosa mi Pitufa?

Eres listo, y tienes una retentiva increíble. De todo te acuerdas, y todo lo hilas hasta llegar a tus propias conclusiones.

Eres mi niño. Mi pequeño. Porque por mayor que te hagas siempre serás mi pequeño.

Te quiero, Pitufo.

viernes, 13 de septiembre de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLVIII)

¡Buenos días! Esto se parece cada vez más al Guadiana, que aparece y desaparece... A ver si cojo ritmo (y apunto, que si no es difícil...)

VIERNES: Esperando al S.E. en la estación, yo llevaba a la Pitufa en brazos, y desde donde estábamos el Pitufo no veía el andén. Se ofrece un señor a cogerlo para que viera el tren. Le dice que sí. Lo coge, y el Pitufo le dice Pero ahora me devuelves con mi madre, ¿eh?

SÁBADO: Risas con mi madre, que me pinchaba diciéndome que soy un desastre porque no tenía lo del cole marcado, ni todo comprado.

DOMINGO: Hacer un pastel de moras con el Pitufo a petición suya, ¡y degustarlo! Mmmm....

LUNES: Reconozco que no me acuerdo de nada del lunes. Así que os cuento otra del miércoles. Al salir del primer día de cole me dice el Pitufo: Ahora al llegar a casa tendré que hacer deberes, porque ya voy al cole de mayores.¡Infeliz!

MARTES: Preparar con el Pitufo la mochila, el uniforme... que se emocione con los calcetines lisos porque "son calcetines de mayor"

MIÉRCOLES: Sonrisa de alivio. De felicidad porque el Pitufo ha entrado genial en el nuevo cole. ¡Yo que me temía lo peor después de lo del año pasado!

JUEVES: ¡Vuelve runnermami! Que sí, que fueron 10 minutillos. Que sí, que no los hice enteros corriendo. Que sí, que podía haber tirado un poco más... ¡Pero lo importante era romper la barrera!

viernes, 30 de agosto de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLVII)

¡Buenos días! Perdonad mi intermitencia de este mes, pero entre los cambios en la familia y las vacaciones... El caso es que yo, aunque no os lo cuente siempre, siglo sonriendo.

VIERNES: Vuelta a casa después de la semana en la casa rural. Recordar todo con los yayos, que el Pitufo contara sus "grandes aventuras"...

SÁBADO: Vino una prima mía a la que no vemos mucho a conocer a la Pitufa. Habla por los codos, y el Pitufo últimamente no quiere que los mayores hablemos sin incluirle en la conversación. Tras varios intentos de llamar la atención, lloriquea y cuando le pregunto me dice que Es que os estoy pidiendo que me escuchéis pero esta tía nueva no para de hablar ni un poquito

DOMINGO: Pitufo, eres lo más quiero en el mundo. Bueno, y Pitufa y papa también, ¿no? . ¡Me lo como!

LUNES: Primer reto de multimadre conseguido: levantar, vestir, desayunar a los dos yo sola y llegar a tiempo al traumatólogo. Por los pelos, pero a tiempo.

MARTES: Vinieron mis hermanas a ir haciendo el barco pirata de la fiesta de cumpleaños del Pitufo. Después de un par de horas por la mañana suben a comer.
Pitufo: ¿Ya habéis terminado el barco pirata?
Ellas: No
Y ¿qué hacéis aquí?
Hombre, tenemos que comer
Ya, puerto primero tenéis que acabar el barco

¡Será negrero el tío!

MIÉRCOLES: Tras observar unas manchas en la cara del Pitufo cuando come tortilla, le hicimos la prueba de la alergia. Negativo, ¡qué alegría!

JUEVES: Llego a casa de mis padres y lo primero que veo es a mi padre tirado en el suelo haciendo de caballo para el Pitufo...

sábado, 17 de agosto de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLVI)

¡Buenos días! Esta semana también he sonreído, como todas. ¿Queréis saber por qué?

Viernes:
Ver (y oír) a la Pitufa riendo a carcajada. Que no era la primera vez, que sé que ahora mismo es un reflejo inconsciente. ¡Pero es tan divertido!

Sábado: Nos vamos a tomar un helado. El Pitufo entra con su padre y elige uno, después entro yo y elijo el mío. Salgo, y... Mamá, ¿qué te parece si compartimos el tuyo? Grrrrrrrr

Domingo: El S.E. montó la silla de la bici y se llevó al Pitufo a dar una vuelta. ¡Volvió emocionado, no se acordaba de haber ido el año pasado!

Lunes: Mamá, eres un amor, me dice el Pitufo dándome un abrazo. Y luego lo repite con su padre.

Martes: Recogimos y montamos las cortinas nuevas del salón. Redecorar mola. Mil.

Miércoles: Cogimos el Cercanías para ir a casa de mis padres, el Pitufo lo disfrutó muchísimo, no se acordaba de haberlo cogido nunca...

Jueves: El ayuntamiento organizó paseos en burro el festivo, y por la tarde tuvimos cumpleaños de un amiguito, piscina hinchable incluida. ¡Día completo!

¿Y vosotros? ¿Os acordais de buscar las cosas que os hacen sonreír por duro que sea el día?

¡Nos leemos!

miércoles, 14 de agosto de 2013

Amistad

¡Buenos días!

Hay veces que me pongo profunda, y la amistad es uno de los temas recurrentes cuando hago introspección. Si quieres conocerme un poco más, sigue leyendo.


Una de las frases que siempre se oyen acerca de la amistad es que hay que cultivarla día a día. Es como una flor, que si no se riega se marchita. Quizá de eso peco yo, no soy de llamar a diario a nadie. Twitter me lo ha puesto más fácil, me resulta menos invasivo que una llamada. Te pones en contacto con alguien, y te contesta cuando puede.

No he sido muy afortunada en cuanto a las amistades se refiere, no voy a mentir. A lo largo de mi vida he sufrido varias decepciones grandes, empezando por el día que cumplí 13 años, cuando una de mis amigas, del grupo del cole, de las inseparables que íbamos a todos sitios juntas, me espetó todo lo (malo) que pensaba de mí, rematando con un Y que sepas que no lo pienso sólo yo, lo pensamos todas. En aquél momento me hice la fuerte, pero imaginaréis que aquello me marcó. Tanto que ahora, mientras lo escribo, recuerdo el momento perfectamente. Y el dolor que sentí. Desde entonces, y hasta cambiar de colegio (tampoco tuve que esperar mucho, un par de años) fui una especie de isla en el cole. Sí, me relacionaba con todas, pero no tenía un grupo de amigas. A esas edades las amistades están muy definidas, así que al salir de un grupito ya no pude entrar en otro.

Más adelante, en el colegio donde hice BUP y COU (sí, soy así de viejuna), hice otro grupo de amigas. Con todas ellas fui perdiendo el contacto de manera natural. Excepto con una. Nos veíamos poco, pero cada vez que quedábamos era con si nos hubiéramos visto el día anterior. Fue la destinataria de mi ramo de novia. Hasta que un día, poco después de su boda, decidió no contestar mis llamadas, mensajes, emails... Han pasado 5 años y no sé aún qué paso.

Pensaréis que ahora soy muy desconfiada, pero nada más lejos. Lo doy todo cuando hago amistad con alguien. Porque prefiero llevarme una decepción a no confiar en la gente que me rodea, confío en la amistad, confío en el amor (ojo, que no hablo ahora de un amor romántico, que yo a mi S.E. no lo cambio por nadie).

Ahora tengo amigas a las que he visto dos veces en la vida. Nos ponemos en contacto a menudo, quizá eso es en lo que fallaba antes. Pero son tan amigas (o más) como las pocas que tengo en la "vida real", entendedme la expresión. Entenderéis que con mi experiencia previa hay ciertas cosas que me llegan muy hondo.

Vosotras sabéis quiénes sois. Y sabéis que os quiero. Gracias por estar ahí. Gracias por lo que hacéis..

¡Nos leemos!

lunes, 12 de agosto de 2013

...Y llegó la Pitufa

¡Buenos días!

Hoy sí os cuento la llegada de la Pitufa y cómo lo ha tomado el Pitufo, que sé que tenéis ganas de saberlo (los que no lo hayáis leído ya por twitter, claro.

Algunos ya sabéis que al final la Pitura también nació por cesárea, aunque no con tanto sufrimiento (para ella ni para mí) como el Pitufo. El ginecólogo me dijo que tenía pinta de ir a acabar como el otro, y me preguntó qué quería hacer, si esperar a ver si la cosa al final progresaba y teníamos un parto vaginal sin problemas o si programarme una cesárea. Llamadme cobarde, pero no quería volver a pasar por lo mismo, así que elegí que me programara la cesárea y punto.

Así que el día elegido a las 13:30 me bajaron a quirófano y a las 14:30 ya estaba tuiteando y wasapeando la buena noticia con mi niña en mi pecho. Porque no me separaron de ella, cosa que sí hicieron con el Pitufo (era otro hospital). Y dejaron entrar al S.E., que vio emocionado el nacimiento de su pequeña.

Esa misma tarde vino el Pitufo a vernos. Y lo primero que hizo fue oler a su hermana y decir Mmmmmm..... es preciosa y huele fenomenal, mamá.

Y con eso os he dado todos los datos para saber cómo lo lleva el Pitufo... ¡genial! De momento al menos. Cuando cambiamos el pañal quiere ayudar, en cuanto la oye llorar se asoma a la cuna para saber lo que le pasa, la quiere coger cuando está sentado para darle besitos. Sí se le nota algo de "pelusa" cuando viene gente a casa, que se acelera para ser el centro de atención. O cuando nos traen algún regalo, que pregunta si es para él.

Y por último, consecuencia de las noches que no estuve con él, me hace acostarme con él por las noches prometerle que me quedaré toda la noche en su cama con él (cuando se despierta por la noche le digo que me había ido a hacer pis, o a beber agua...). Pero para ser justos, he de reconocer que al final final del embarazo también lo hacía... así que aunque creo que sí es consecuencia de la hermana tampoco sé si estaríamos pasando igualmente por esta fase de mamitis.

Respecto a la nena, poco que contar. Que es guapísima (pero qué os voy a decir yo, ¿no? Y más buena que el pan. Pasa el día durmiendo y comiendo y volviendo a dormir. ¡Cómo no va a engordar, vaya mofletes está echando! Y eso que ahora empieza a estar algún rato despierta, por fin le vemos los ojos... Os iré contando, pero de momento no os puedo decir más. Y no está mal, porque eso está haciendo más fácil la adaptación, claro. Es más fácil aceptar a una intrusa que no hace nada, que a una que tiene que estar en brazos todo el día...

Y con esto y un bizcocho os dejo hasta la próxima, que espero sea pronto.

¡Nos leemos!

viernes, 9 de agosto de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLV)

¡Buenas tardes! Aquí tenéis las cosas que me han hecho sonreír esta semana...

Viernes:
primeras visitas en casa a ver a la Pitufa.

Sábado: ver cómo mira el S.E. a la Pitufa mientras la duerme. ¡Qué ternura!

Domingo: sesión de fotos con mi hermana y la Pitufa. Primera foto con el padre... ¡y se hace caca en su camisa! La cosa es más graciosa si sabes que cuando nos hizo las fotos del Pitufo pasó exactamente lo mismo.

Lunes: acuesto al Pitufo. La Pitufa gruñe en su cuna y oigo desde el cuarto del Pitufo: Oye, que me levanto pero sólo para ver qué le pasa a Pitufa, no voy a bajar al salón, ¿eh?

Martes: una tarde de relax en casa, sin hacer nada, los cuatro tranquilamente. Sin nervios, sin prisas, sin gritos.

Miércoles: dos regalos inesperados, uno de unas buenas amigas y otro del S.E., que sin venir a cuento me compró un bolso que me gustó al pasar por un escaparate.

Jueves: Al salir de casa de mis padres el Pitufo se despidió con un: "Adiós, y gracias por xxx" diciéndole a cada uno algo que había hecho con él ese rato.

¿Habéis sonreído vosotros estos días?

¡Nos leemos!

miércoles, 7 de agosto de 2013

Descubriendo

Después de unos días de ausencia, retomo el rumbo. Pero no para contaros lo que queréis saber, eso llegará en breve. Os cuento una anécdota de esta misma tarde.

Estábamos en un restaurante italiano con parque de bolas para los niños. El Pitufo jugando después de comer, sólo había otra niña de unos ¿4, 5 años? con la que ha hecho buenas migas, todo el rato se seguían el uno al otro.

El caso es que una de las veces que nos llama para contarnos algo vemos que tiene el pantalón mal subido.

Pitufo, ¿por qué llevas así el pantalón?
Porque le he enseñado la cola a mi amiga, y me la ha tocado.
¿Y por qué le has enseñado la cola?
Porque me lo ha pedido, porque ella no tiene cola y la quería ver.


Le hemos explicado que no hay que enseñar la cola, porque es para hacer pis y sólo hay que sacarla en el váter.

Entiendo que esta fase es normal, que tanto él con la niña en cuestión están en plena fase de descubrir los genitales, pero me queda un no sé qué...

¿Os ha pasado algo parecido? ¿Cómo habéis reaccionado? ¿Creéis que nosotros lo hemos hecho correctamente?

¡Nos leemos!

viernes, 19 de julio de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLIV)

¡Buenos días!

Como buena semana de vacaciones (bueno, que estoy de baja, no de vacaciones), ha estado llena de sonrisas... que por supuesto no he ido anotando. Creo que me acordaré de alguna para cada día. ¡Vamos allá!

VIERNES:
Esta es fácil. Último día de trabajo hasta finales de enero. Despedidas, risas, recoger todo... ¡Qué pena me da! (sí, seguro)

SÁBADO: Recogimos las gafas nuevas del S.E. Se las pone. El Pitufo que al principio no se da cuenta. Le digo que mire a su padre, se parte de risa y le dice ¡Vaya gafas, estás muy feo! (os juro que le quedan genial, ¿eh?)

DOMINGO: Pasamos los tres el día en la piscina. Fuimos un rato por la mañana, comimos en casa y volvimos por la tarde.Día lleno de sonrisas, el Pitufo jugando con su padre, yo relajada en el césped... ¡Qué duras son las vacaciones!

LUNES: Mi madre me acompaña al médico, y después nos vamos a cambiar un par de cosas, paseamos juntas. También publiqué el resultado del concurso, y me encantó la reacción de las ganadoras.

MARTES: Monitores a primera hora, me dicen que está todo bien... y el resto de la mañana de trajín, pero yo sola, a mi ritmo. Comprar alguna cosa que quedaba, adecentar un poco la casda sin oír trescienta cincuenta veces "Mamáaaaaa"... esas cosas que sólo entendemos nosotras.

MIÉRCOLES: Fuimos el Pitufo y yo a la guardería un momento, a saludar a las seños, y llevar un pendrive para que nos graben las fotos. ¡Me encantó el recibimiento que le hicieron los niños que están yendo en julio, y del propio personal de la guardería. ¡Y el "abrazo piña" que le dieron al marcharnos es genial!

JUEVES: Mamá, ¿compramos unos helados para después de comer? - Si ya tienes, hijo, compramos el otro día unos de fresa - Pero esos no me gustan, yo quiero de los pequeñitos de cucurucho - Bueeeeeno, vaaale, cuando vayamos a comprar unas cosas que tengo que comprar los cogemos - ¡Vale! Pero entonces vamos al Alcampo, ¿eh? No al Mercadona. Que los que me gustan están el Mercadona O_o

Ya veis, cuando tengo que hacer memoria sólo son sonrisillas así, sin chicha ni limoná. No de grandes carcajadas... Vosotros, ¿cómo lleváis el veranito? ¿Sonreís?

¡Nos leemos!



¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!
¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

miércoles, 17 de julio de 2013

Embarazo y trabajo

¡Buenos días!

AVISO: Este va a ser un post muy impopular, aunque con lo que voy a decir en este post no quiero negar casos como el de Waleska, que me parecen terribles. Pero por cosas como la que voy a contar pasan cosas como la que contó ella. Y pagan justos por pecadores.


Mucho se habla del embarazo y el trabajo. De cómo las empresas no quieren que las trabajadoras se queden embarazadas, de cómo discriminan incluso en las entrevistas de trabajo a las mujeres que dicen querer tener hijos. De cómo despiden a trabajadoras cuando comunican su embarazo. Todo eso existe, es real, y no sólo es inmoral, sino además ilegal. Pero a veces... a veces...

Parto de la base de que en la empresa donde trabajo somos mayoría de mujeres (más o menos un 80% de la plantilla de 200 trabajadores) en edad de tener hijos. De que no hacen ningún tipo de discriminación en las entrevistas, ni presionan en ningún sentido para que no te quedes embarazada (un 10% de la plantilla va a disfrutar a lo largo de este año de permiso maternal, no os digo más). Que no ponen ningún problema con las bajas. El único "pero" que le pongo es que ahora, con tanta madre reciente, están empezando a restringir (sin negar lo que por derecho pertenece) las reducciones de jornada, poniendo alguna traba (como cambio de puesto si la coges o restricciones de tipo horario). Y de que no fue mi caso, yo tuve el horario que quería sin pega alguna. Es decir, que las trabajadoras de esta empresa estamos en una situación privilegiada respecto a muchas otras, y mirad cómo se agradece...

Situación: una compañera embarazada de su segundo hijo y yo, en la misma circunstancia, coincidimos en la máquina del café.

Ella: ¿Para cuándo te toca?

Yo: Dos de agosto

E: ¿Y no te has cogido la baja ya?

Y: Bueno, por protección del embarazo me corresponde el día 12, en la semana 37

E: Ya, ¿y vas a aguantar? ¿Cuándo la cogiste en el otro?

Y: No la cogí hasta el parto. Entonces no estaba todavía lo de la protección en la semana 37 y yo estaba perfectamente, así que... Y ahora igual. Hombre, estoy más cansada y reconozco que me está apurando un poco más, pero si estoy bien, ¿por qué la voy a coger antes de lo que corresponde?

E: ¡Para quedarte en tu casa tranquilamente! Yo no me quedo ni una semana más, ya te lo digo. Y con el otro tampoco lo hice. Total, para estar aquí...

Fin de fiesta: sale de cuentas un mes y pico más tarde que yo y ha cogido la baja casi una semana antes que yo. Está llevando el embarazo perfectamente bien, no ha tenido ningún problema (y en el otro tampoco lo tuvo). En esta misma situación hay otras 4 compañeras. Y luego un par que sí están de baja porque están teniendo problemas...

Tan inmoral me parece que las empresas no quieran contratar mujeres en edad de embarazarse como que muchas de ellas se aprovechen de esta circunstancia para coger una baja injustificada, ¿no creéis? A veces, sólo a veces, entiendo la postura de la empresa...

¡Nos leemos!

domingo, 14 de julio de 2013

Y el premio es para...

¡Buenos días! Post cortito, para anunciar el resultado del concurso de cumpleblog.

Empezó con participación escasa (más bien nula) pero al final parece que se animó un poco la cosa y tuve 9 participaciones y una propuesta de trueque.

Votos para el mejor:


Votos para el peor:

Así que ¡enhorabuena a la cocinita y a la camiseta!

Me pondré en contacto con vosotras para determinar talla y color.

¡Nos leemos!

viernes, 12 de julio de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLIII)

¡Buenos días!

¡Terminemos la semana sonriendo!

VIERNES:
Comimos con mi amiga Nuria, y de repente el Pitufo se le acerca, la abraza, y le dice... Nuria, te quiero mucho ¡Imaginad su cara!

SÁBADO: Aprovechando que el Pitufo se quedó a dormir en casa de los yayos, mi S.E. y yo dimos un paseo nocturno después de cenar. Nos comimos un helado, encontramos un concierto al aire libre... mmmm... esto es vida....

DOMINGO: tuvimos una mañana de domingo muy divertida, bricolajeando en casa. Cosa que no se nos suele dar muy bien, pero sorprendentemente todo salió (casi) a la primera, y además nos reímos mucho de nuestros errores. Pero me quedo con otro momento, el de la óptica, cuando le dicen al S.E. que salga de la zona de graduarse con las gafotas esas que ponen para ello y se de una vuelta por la tienda para ver si veía bien con esa nueva graduación... ¡Verlo salir con el chisme ese fue mortal!

LUNES: El Pitufo seguía en casa de los yayos, ya sabéis, cosas de la conciliación laboral y familiar. Últimamente está obsesionado con los piratas, y fue todo el día con un parche y una espada. Tan todo el día como que mi suegra me contó que ¡le habían preguntado si tenía algún problema con la vista!

MARTES: Recogemos al Pitufo y me dice; Mami, cuando yo no tenía pistola de agua siempre decía que ójala tuviera una. Le contesto Sí, y ahora la tienes, que te la comprado la yaya. Él sigue... Sí. ¡Ójala tuvieramos un perrito, mami! ¡Anda que es tonto, el nene!

MIÉRCOLES: Otra de esas que primero te hacen gracia y luego cuando lo piensas dices Voy a tener que tener un cuidado que no veas. El Pitufo, de repente, y sin venir a nada, me dice: Mamá, ¿cómo lo haremos para bajar las escaleras? Porque tendré las dos manos ocupadas cogiendo a mi hermana y no podré sujetarme a la barandilla... ¡Madre, qué miedito!

JUEVES: Al levantarse de la siesta, el Pitufo se va a la cocina con mi madre, y aparece con una caja de helados. ¿Quién quiere un heladooooo?

¿Qué tal semana habéis tenido vosotros? ¿Habéis sonreído mucho?

¡Nos leemos!




¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

miércoles, 10 de julio de 2013

Cosas bonitas

¡Buenos días!

Hoy una entrada para enseñaros unas cuantas cosas bonitas que me han regalado para la Pitufa.

Mi suegra pertenece a la Asociación de Vecinos de su barrio, y este año ha organizado un curso en el que han hecho un montón de cosas a mano. Se trata de un espacio de co-working, aunque ellas no saben de estas modernidades de nombres... Lo ha llamado "La mesa camilla" y consiste en que la que sabe ganchillo le enseña a la que sabe manualidades, que le enseña a la que sabe tejer, que le enseña... vamos, ya me entendéis. Ponen en común sus conocimientos.

Y como proyecto de fin de curso han hecho esta canastilla para la Pitufa. Algunas cosas no pertenecen al curso, hay unos patucos que me ha regalado una amiga y dos jerseys que han hecho amigas de mi madre. Pero os lo pongo todo, porque es todo todito hecho a mano...

Todas las imágenes de este collage son mías y sólo mías.
Ya perdonaréis, pero no se me da muy bien lo de la edición de imágenes...


¿A que es una monada?

¡Nos leemos!

lunes, 8 de julio de 2013

Gente amable

¡Buenos días!

Ya sabéis que me gusta buscar las cara amable de la vida, las pequeñas cosas que nos hacen sonreír en el día a día. Y lo que hoy os voy a contar parece una tontería, pero creo que es muy de agradecer.

En uno de los días de fiesta que tuve últimamente, al llegar a casa pasé por el buzón, y me encontré con el cartero. Me preguntó así, a bocajarro, si tenía ya mi teléfono y si se lo quería dar.

¡Anda! ¡He ligado! Pensé con esa subida de moral que te dan estas cosas. Que no... que no lo pensé en realidad, pero ¿a que pegaba haber pensado eso? Pues como la vida nos hace desconfiados lo que pensé fue un ¿Y este tío para qué quiere ahora mi teléfono, será posible?

El buen hombre, acostumbrado imagino a que la gente no reaccione muy bien a la petición, me lo explicó...

En la urbanización somos todos gente joven. Gracias a Dios la mayoría con trabajo. Lo que se traduce en que no estamos por la mañana en casa. Antes él venía a media mañana (cuando le tocaba por ruta) a entregar las cartas certificadas. Y claro, se encontraba con que en el 90% de los casos no había nadie en casa. Tiene que pasar al menos dos veces (de ahí lo de "el cartero siempre llama dos veces", ¿no?), así que al día siguiente volvía a pasar con idéntico resultado.

¿Qué hizo? Cambiar la ruta. Ahora pasa por nuestra urbanización a primera hora, entre las 8.15 y las 8.30 está por allí. Pero ¿y si tiene más de una carta certificada? Nos llama por teléfono para saber si vamos a estar un pelín más tarde (lo que tarde en entregar las otras) o queda ya con nosotros para el día siguiente. Así nos ahorra a nosotros el viaje a Correos.

¿Que por qué me parece un detallazo? Porque su trabajo no le obliga a ello. Ni a cambiar la ruta, ni a quedar con nosotros para ahorrarnos el viaje. Él tendría su trabajo hecho con pasar a la hora que le diera la gana, y dejarnos el aviso en el buzón.

Estas son las pequeñas cosas que me hacen sonreír. Y saber que gracias a un señor que no sólo trabaja, sino que se preocupa por hacer pequeñas cosas por los desconocidos, puedo tener mis paquetitos en 24 horas. O en menos, porque el jueves pasado La Niña Sin Nombre entregó mi lámina en Correos, y el viernes a las 8.20 ya la tenía en mi poder.

Pues eso. Gente amable. Que no cunde mucho, pero a los que hay que homenajear de alguna manera. ¿Vosotros tenéis alguien así cerca?

viernes, 5 de julio de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLII)

¡Buenos días!

¿Me acompañáis otro viernes de sonrisas?

VIERNES:
Tuvimos la graduación del Pitufo, nos llevaron a un teatro, hicieron un baile, les dieron un diploma. Es un día de sonrisas agridulces, triste y alegre a la vez... ¡Pero ver a los micos de menos de tres año haciendo el "movimiento sexy" (agacharse con la mano en la cabeza y la otra en la cintura) fue mortal! Más que de sonrisa, de risa.

SÁBADO: Aparcamos en el parking del supermercado. Montamos al Pitufo en el carro, y de repente dice ¡Ojo, ojo, ojo!. Miramos donde señala y vemos un coche que está aparcando al lado del nuestro, pasando muy cerca (no tanto como para darle, pero a él le pareció que sí.

DOMINGO: Sesión de fotos con mi hermana, pensábamos que el Pitufo no querría, pero trajo unas bengalas, unos banderines, pinturas de cara para embadurnar mi tripa... ¡y lo pasó genial!

LUNES: Primer día de piscina. Aparte de las risas con el tuit de las chanclas, me hizo gracia ver este año al Pitufo tan lanzado. ¡Mamá, quiero tirarme y nadar! El año pasado hasta que no llevábamos un par de semanas yendo no le gustaba mucho ir.

MARTES: Tuvimos por la mañana una muy divertida conversación tuitera a cuenta de un post de La Madre Tigre. ¡Gracias a La Madre Ninja, Peineta, Sara, Desmadreando, Paparracho y La Madre Tigre por las risas.

MIÉRCOLES: Llevé al trabajo las labores en marcha para que las vieran las compis... ¡Siempre me dan un subidón de autoestima!

JUEVES: Propuestas inverosímiles para enviarme para el concurso de cumpleblog. Y ver cómo os gustaron los premios. ¡Gracias!

¿Y a vosotros? ¿Qué os ha hecho sonreír estos días?

¡Nos leemos!




¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

jueves, 4 de julio de 2013

Hoy es el día: ¡feliz cumpleblog!

¡Buenos días!

Y llegó el esperado día... ¡hoy es cuatro de julio! ¡El día del cumpleblog! Hoy hace un año me presentaba y tenía la desfachatez de presentarme como runnermami. Os dije que en junio de este año correría mi primera carrera popular... y en este año lo que menos he hecho es correr. Que sí, que la excusa del embarazo es buena. Pero también es cierto que yo contaba de alguna manera con ello, porque ya estábamos buscando que se produjera... Así que ahora, aquí, públicamente, un año después, lo reconozco: fue la excusa para abrir el blog. Intentaré retomar, lo prometo. Porque además lo echo de menos. Pero fue una excusa como cualquier otra. Aún no había empezado a tejer, si lo hubiera hecho probablemente la excusa habría sido esa.

Bueno, sin más dilación voy al lío, a lo que todos queréis leer hoy. Tras las expectativas generadas el lunes es el momento de deciros qué he preparado para celebrar esta fecha tan señalada.

¡Parece mentira que no me conozcáis! Deberíais saber que llego siempre tarde a todo, que no se me da bien estar a la moda y que la que tiene un don para hacer las entregas de regalos es mi madre. Y aún y con esas, vais y os generáis expectativas por un simple post... ¡Chicos! ¡Que acabo de estar hace poco en un congreso de blogueros! ¡Que nos han enseñado que hay que enganchar al lector! ¡Ay! Si es que se os engaña con cualquier cosa (¡ups! resulta que la principal enseñanza en el congreso resultó ser no engañar al lector, ¡vaya!).

Bueno, venga, que no se diga. En realidad, allá por mayo, pensé en preparar algo. Todo lo que puse en el post del lunes era rigurosamente cierto... entonces, que es cuando lo escribí. Porque es muy, pero que muy cierto, que pensé el regalo. No uno, sino dos. Y lo hago con estas manitas que Dios me ha dado. Pero claro, los que me seguís fielmente desde el principio ya sabréis lo que ha pasado. ¡Si tardé en tejer dos mantitas un año y tres meses, por Dios! Así que tengo uno de los regalos... y el otro a medias. Tengo que pasar al plan B. Y que conste que casi me gusta más que el A, porque el ganador va a poder elegir.

El primer regalo, el que está terminado, es un bolso tejido a mano. Seré sincera, es mi primer bolso, así que elegí un modelo facilito, pero me gusta cómo me ha quedado.

Y el segundo es una chaqueta de niño/a. Aquí me encontré con dos problemas principales. ¿De niño o de niña? Pues unisex, y arreglado. ¿Y de qué talla? Tengo lectores con hijos desde el año recién cumplido hasta los que van a hacer cuatro (y alguna con niños bastante mayores que eso). Me decidí por la talla 3 años. Que venían a ser la mayoría de los seguidores, y los que tienen los hijos menores pueden guardarla hasta que les valga.

Mira tú por dónde, mi falta de tiempo me ha dado una ventaja... ¡Cambio de táctica! Voy a regalar una chaqueta, sí... pero la ganadora podrá elegir modelo (de entre los tres que os enseño) y talla (hasta 5 años, no nos pasemos), ¿qué os parece? No, no voy a tardar meses en tejerla (aunque en realidad son chaquetas de invierno, así que tampoco pasaría nada, ¿no?, ¿no?, ¿NO?). Tened en cuenta que cojo la baja enseguida, así que tendré más tiempo disponible. Y además, si me comprometo a tenerla en una fecha, la tengo. Si no lo creéis preguntadle a La Madre Novata, que tuvo su jersey para Reyes, como acordamos.

Primera columna: el bolso terminado y cómo será la chaqueta que está empezada (aunque me gusta más mi color).
Segunda columna: detalle del bolso
Tercera columna: detalles de la chaqueta empezada (para que veáis que es verdad) y la otra que podéis elegir (es un poncho preciosísimo.
NOTA: las fotos de las dos chaquetas terminadas son de www.garnstudio.com

El método de adjudicación es sencillo. Son cosas hechas a mano, ¿no? Pues aquí van las bases:

- Dejar un comentario en esta entrada diciendo si queréis el bolso, la chaqueta, o jugar por los dos (sí, soy así de imparcial). Edito: esto quiere decir que las combinaciones posibles son: capa + bolso, chaqueta + bolso, o cualquiera de los tres por separado. NO hago la combinación capa + chaqueta como premio.

- Mandarme vuestras creaciones manuales al email runnermami@gmail.com. Esto no significa que se vayan a publicar todas. Igual hago album en FB, igual no. Depende del tiempo disponible. El jurado, compuesto por mis padres, los dos hermanos que viven aquí, el Santo Esposo y yo misma, elegiremos la mejor manualidad y la peor. EDITO: cualquier cosa hecha a mano, no se trata de que cosáis algo. Vale cualquier manualidad. ¡Que sé que sois muy trendys!

- Aquí viene la segunda sorpresa: como puede ser que ambos ganadores quieran lo mismo, o los dos quieran los dos... me comprometo aquí y ahora a tejer en tiempo record todo lo que haga falta para que ambos tengan el regalo que quieren. Sea uno, el otro, o los dos. Es decir, me comprometo a tejer otro bolso y dos chaquetas si es necesario.

- Tenéis una semana para participar, hasta el 11 de julio a las 24:00 (he pensado en todo, no me digáis que no, el 12 cojo la baja ya... )

- IMPORTANTE: Sólo hago envíos a territorio nacional (no, no excluyo Canarias). Entendedme las que no tenéis dirección de envío nacional, pero todos los gastos, todos, corren de mi cuenta...

No me diréis que no he subsanado bastante bien el problema. Y tened en cuenta que la chaqueta que tengo empezada me gusta tanto que voy a hacer otra también para el Pitufo, para que veáis que no regalo cualquier cosa. Y sí, sé que lo que mola es recibir el regalito a los pocos días de ganarlo. Y siento mucho si esto resta participaciones, pero estoy pasando una época en la que no puedo ni con la vida, he tenido muchísimo curro...

Espero de corazón que sea de vuestro agrado (Esther, la práctica ha hecho que la calidad de mi tejido haya aumentado, así que puedes participar sin miedo). Y si no lo es, sólo os pido una cosa: ¡participad por algo aunque no os guste! Aunque lo tiréis luego a la basura o lo donéis a la caridad... que me hará ilusión ver las participaciones... por fi...

NOTA: me voy a pasar de ambiciosa, y lanzo un órdago: si alguien quiere un jersey, chaqueta o bolso tejido a mano y no resulta ganador, o lo que aquí se regala no le cuaja, que se ponga en contacto conmigo. Todo en esta vida es negociable. Con dinericos o con trueques variados, todo es negociable. He dicho.

Y tras este post largo como un día sin pan, más propio de mis inicios que de la línea actual os dejo, esperando vuestras participaciones. ¡Nos leemos!

martes, 2 de julio de 2013

Sello de calidad: Hero Nanos

¡Buenos días! Hoy os voy a hablar de la prueba que hemos hecho de los cereales Hero Nanos.

El paquete
El producto: Como os decía, los nuevos cereales Hero Nanos. Hero Nanos es una nueva línea de Hero especialmente dirigida a niños a partir de un año. En concreto los cereales son chocolateados y con miel. Que dicho así parece que van a ser un saco de azúcar, pero no. Son los que contienen menos azúcar del mercado entre los chocolateados con miel (eso reza la etiqueta, no he ido paquete por paquete del lineal a comprobarlo). Además, les han dado forma de número, no sé si para que resulten más atractivos, que no lo veo mucho porque se supone que va dirigido a niños de 1-3 años y a esta edad en teoría no conocen los números o para que que el niño ¿aprenda mientras desayuna?.

El motivo de probarlo: Sinceramente, lo de que sea un producto dirigido a niños a partir de un año me un poco igual, porque si a partir del año el pediatra te dice que puede comer como un adulto, no entiendo muy bien los productos llamados "de crecimiento", suelen ser como los de adulto pero más caros. Pero claro... ¡son cereales! ¡y con forma de número! Dos razones más que suficientes, porque al Pitufo le chiflan ambas cosas.

Comiendo cereales "a puñaos"
La prueba: el Pitufo no es amigo de los cereales en la leche, es más de comerlos "a puñaos". Y sus padres también. Así que así los hemos comido (el Pitufo y yo, el S.E. los probó y ya), aunque sí es cierto que un día los comí como Dios manda,
con leche, y para mi gusto se ponen blandos demasiado pronto. Pero claro, hay que tener en cuenta que son para niños, así que quizá eso sea lo adecuado. El día que recogimos el paquete en Correos el Pitufo casi se come medio del tirón. "Mira mamá, qué morado me estoy poniendo con los cereales". Le gustaron mucho, e iba cantando cada número cuando lo sacaba del paquete. Vale, está bien, pueden aprender mientras desayunan...

La valoración (del 1 al 5 siendo el 5 la máxima puntuación).
Comodidad de uso/formato: Fácil de usar, obviamente, son cereales. Y el paquete es lo suficientemente grande como para que cunda y lo suficientemente pequeño como para que no se ponga malo (no olvidemos que se trata de un producto infantil, y se supone que comen menos cantidad que nosotros). Le pongo un 5.
Sabor: a mí me han gustado bastante (de hecho hasta me llevé un día de almuerzo al trabajo). Al padre de la criatura ni fú ni fá. Al Pitufo le han gustado mucho. Creo que se quedan un pelín insípidos, no estaría mal que los de chocolate supieran un poco más a chocolate. Para eso no hace falta añadir más azúcar, que es lo que no quieren, ¿no?. Lo dejamos en un 4.
Aroma: aroma, lo que se dice aroma... no es que tenga mucho. Vamos, que abres el paquete y no te dan unas ganas locas de comerlos. No sé. Creo que un 2.

Relación calidad/precio:Reconozco no ser objetiva en este punto, por la misma razón que he explicado antes: no entiendo muy bien (más bien no entiendo nada) el sentido de los productos para niños que se supone ya comen de todo. Así que 3,15 € por un paquete de 180 gr. (17,50 €/kilo) me parece excesivo. Teniendo además en cuenta que los cereales tradicionales cuestan aproximadamente entre 3 y 8 euros por kilo (desde los de marca blanca hasta los súper guays de doble chocolate y rellenos de chocolate), creo que me daréis la razón... Para mí esto es un 0

Y con esto y un bizcocho, os dejo hasta el próximo día. Que será pronto, esta semana va a ser completita de posts. Algún día aprenderé a organizarme para no tener 5 una semana y 1 o ninguno la siguente...

¡Nos leemos!

NOTA: Sello de calidad

lunes, 1 de julio de 2013

Cumpleblog

Se acerca el cumpleblog... Hace ya casi un año que decidí contaros mis experiencias como runner, y más de medio que dejé de hacerlo. Espero retomar en breve, a ver cómo me va el puerperio.

Bueno, a lo que iba. Que se acerca el cumpleblog, una fecha señalada. Haciendo balance de este año 2.0, puedo decir que ha sido estupendo. Aunque el blog no ha ido exactamente por donde yo había planeado, no ha ido mal del todo. Tengo unos cuantos fieles seguidores. En Twitter he conocido a gente con la que mantengo una bonita relación de amistad virtual, y he desvirtualizado a algunas de ellas con éxito (entiéndase "con éxito" como "nos hemos caído bien", o al menos ellas a mí).

Para esta fecha hay blogs que organizan saraos variados, y la verdad es que me apetecía a mí también hacer algo especial. Así que me puse a darle vueltas a la cabeza.

Ante todo el regalo:

¡Ya lo tengo! Runnermami... ¡a la ganadora del sorteo le dedico mi entrada en la primera carrera popular que complete!. De primeras sonaba bien, pero luego pensé que con ese premio no participaría ni mi familia... ¡jajaja!

Habrá que pensar otra cosa... ¿alguna marca me ofrece algo? Joé, como no soy una de las grandes tampoco se da el caso. Que lo entiendo, ¿eh? Que las marcas se tienen que centrar en quienes le dan una difusión muy grande, como Hija no hay más, la madre novata, desmadreando o Peineta... pinchad, pinchad y veréis los regalazos que pudieron ofrecer... El caso es que el número de visitas de este humilde blog tampoco es para tirar cohetes (aunque, eso sí, recibo a lo mejor de la red. No en vano estás tú leyendo esto ahora ;))... Aún así pensé tirar un globo sonda en Twitter, pero al final me dio vergüenza. Tanto hablar del mal acercamiento de las marcas a los blogueros hizo que me planteara si un ¡Marcas! Se acerca mi cumpleblog, ¿alguien me regala algo para sortear? era adecuado...

¡Ah! ¡Claro! ¡Esta sí es buena idea! (que diría el Pitufo). No, no os la cuento. El día del cumpleblog lo veréis.

Después, la forma de adjudicarlo:

Se han visto cosas muy curradas para adjudicaciones de regalos en diferentes blogs. Empezamos con los antisorteos de la mamá del Gremlin para el #15J (por cierto ¡gané uno!). El concurso de desmadreando que ganaba la mejor anécdota que se contara con nuestros churumbeles (¡también gané!). Otro de dibujo de la madre novata (ya le vale. Este no lo gané. Bueno, ni participé. Dios no me llamó por el camino de la pintura). Una subasta, también de desmadreando (me di cuenta de que no había participado después de que acabara, pero la habría ganado, sé que no habría podido resistirse a mi puja). Tuvimos también la tómbola Peinetera, organizada en una época de trabajo muy mala para mí, y en la que no me dio tiempo a participar, con harto dolor de mi corazón...

¡Pero qué imaginación! A mí me apetece hacer un concurso, no un sorteo. Principalmente porque como yo nunca tengo suerte en los sorteos, prefiero algo en lo que haya que currarse un poco el premio. Pero claro, en esta época de tanto agobio de curro, que no tengo tiempo ni de pasar por aquí, y con estos precedentes... ¿qué hago yo? ¿Y si paso de tinglados y simplemente hago un sorteo?

Bueno, el caso es que a día de hoy ya tengo resueltas todas mis dudas. ¿Quieres saber lo que voy a hacer? En unos días en tu pantalla. Espero que te guste.

¡Nos leemos!

viernes, 28 de junio de 2013

7 días, 7 sonrisas (XLI)

¡Buenos días!

Una semana más comenzamos el viernes sonriendo... ¡Es una magnífica manera de acabar la semana!

VIERNES:
Vuelta del S.E. de otro viaje, esta vez estuvo en Madrid. Y pasó por un outlet. Y nos trajo regalitos para los dos... Que sí, que es una sonrisa muy superficial, pero ¡y lo que me gustan a mí unos zapatos!

SÁBADO: Vinieron a merendar unos amigos a los que hace tiempo que no veíamos. Esto siempre asegura no una, sino unas cuantas sonrisas, ¿no creéis? Además, ver al Pitufo como una moto (y con una moto) intentando llamar la atención para que le hagamos caso me hace mucha gracia...

DOMINGO: Tuve que trabajar un rato en casa. Bueno, quien dice un rato, dice casi toda la tarde. Evidentemente, eso no me hizo sonreír, pero oír a Papá Pitufo con el Pitufo en el jardín corriendo, jugando a la pelota, jugando a "los toros"... ¡Me encanta oírles jugar juntos!

LUNES: El Pitufo sale de la guardería con unas plantas... ¡Mira mamá! ¡Hoy hemos plantado estas plantas! ¡Yo solito! ¡Si es que me lo como!

MARTES: Encargué un regalo especial para la seño del Pitufo. Hacemos uno conjunto con el resto de la clase, pero le tengo mucho cariño a esta seño (y con suerte le toca el año que viene a la Pitufa) y cuando vi las láminas de fin de curso de La Niña sin Nombre no me pude resistir...

MIÉRCOLES: Empezamos a notar los celetes. Unos amigos de mis padres nos habían hecho un regalo para la Pitufa, y nos encontramos que en la bolsa había otro para el Pitufo. Se lo damos, le decimos que es un regalo que le mandan unos amigos de los abuelos y dice ¿Un regalo sólo para mí? ¡¡Qué bien!! Me dio la risa antes de darme cuenta de que es eso, que empieza a tener celos... ¡qué miedito!

JUEVES: Mi hermana recoge al niño en la guardería y van a mi casa. Llego después de trabajar, y me los encuentro escondidos debajo de todos los cojines del sofá para darme un susto...

¿Y vosotros? ¿Se os ha dado bien esta semana?



¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog

viernes, 21 de junio de 2013

7 días, 7 sonrisas (XL)

¡Buenos días!

No podía ser de otra manera, y la entrada 100 del Blog va para las sonrisas. ¡Aquí están las de esta semana! Esta semana son más adultas, el Pitufo ha estado menos sembrado... o me voy acostumbrando y no me río tanto, una de dos.

VIERNES:
Tragicómicas sonrisas con las aventuras y desventuras de mi S.E. y su jefe a la vuelta de su viaje de trabajo. ¡Lo que no les pasara a ellos esa noche!

SÁBADO: Cumpleaños de mi primo... ¡y ración doble de tarta de tres chocolates! Además, el pitufo lo pasó genial en casa de mis tíos, mis primos tienen muchísimos juguetes de cuando eran pequeños...

DOMINGO: Primera sesión de fiestas con el Pitufo, fuimos a ver las vaquillas, que le encantan, y disfrutó la charanga como un enano (que es).

LUNES: Yo tenía fiesta, y en la guardería organizaron un taller de cocina para los peques... hicimos unas tostadas con forma de carita, ¡lo pasaron genial!

MARTES: Saliendo de la guardería, llueve. Me dice el Pitufo:¡Jo! ¡Vaya faena! No podemos ir al parque porque hace muy mal día

MIÉRCOLES: Un rato de tranquilidad en casa, sola, tejiendo.

JUEVES: Después de la entrada del miércoles se puso en contacto conmigo la "madre" de Pilarín para agradecérmela y hacerme un regalito. Que no es lo que yo buscaba, pero se agradece un montón, y me arrancó una sonrisa. Además es una chica majísima con la que compartí un refresco y un agradable rato de charla. ¡Y Pilarín se llama así por el mismo motivo que yo puse en el post! ¿No os parece una magnífica coincidencia?

¿Y vosotros? ¿Qué tal vuestra semana? ¿Me contáis qué os ha hecho sonreír?


jueves, 20 de junio de 2013

Peluche Pilarín

¡Buenas noches! Hoy tengo un post express, rapidito e improvisado.

Hoy he tenido varios nuevos seguidores (por cierto, gracias a todos). El caso es que cuando he mirado los perfiles ha habido uno que me ha llamado especialmente la atención. Por la idea y por lo bonito que es. Me ha encantado, la verdad.

Siempre le he tenido mucha manía a esa costumbre de llamar "La Pilarica" a la Virgen del Pilar, porque es algo que se ha acabado diciendo en Zaragoza porque fuera de Zaragoza se decía que la llamábamos así. Y no lo hacíamos... aquí es, simplemente La Virgen. El caso es que le tengo mucha manía a un nombre que se supone es entrañable. Y hoy descubro a Pilarín. Pilarín sí se usa mucho en Aragón para llamar a las Pilares. Y me ha encantado que le pongan ese nombre a este peluche.

Porque de esto es de lo que os voy a hablar. De un peluche. El peluche Pilarín. Ideal para recién nacidos, tienen tres modelos: peluche, doudou y colgante (para el carro, para la cuna...) Además también venden la "familia Pilarín", es decir, los tres en pack. Y cada modelo disponible en tres colores, rosa, azul y beige. ¡Y son una monada!

Con la foto de la familia Pilarín (extraída de su web) os dejo. ¡No me digáis que nos son remonísimos!

DouDou, Colgante y familia Pilarín
Todas las imágenes están extraídas de www.pilarin.es y pertenecen a dicha web

AVISO: Este post lo he hecho por amor al arte. Porque los he conocido hoy y me han gustado. No he recibido remuneración alguna por él.