Sigue a runnermami

miércoles, 14 de agosto de 2013

Amistad

¡Buenos días!

Hay veces que me pongo profunda, y la amistad es uno de los temas recurrentes cuando hago introspección. Si quieres conocerme un poco más, sigue leyendo.


Una de las frases que siempre se oyen acerca de la amistad es que hay que cultivarla día a día. Es como una flor, que si no se riega se marchita. Quizá de eso peco yo, no soy de llamar a diario a nadie. Twitter me lo ha puesto más fácil, me resulta menos invasivo que una llamada. Te pones en contacto con alguien, y te contesta cuando puede.

No he sido muy afortunada en cuanto a las amistades se refiere, no voy a mentir. A lo largo de mi vida he sufrido varias decepciones grandes, empezando por el día que cumplí 13 años, cuando una de mis amigas, del grupo del cole, de las inseparables que íbamos a todos sitios juntas, me espetó todo lo (malo) que pensaba de mí, rematando con un Y que sepas que no lo pienso sólo yo, lo pensamos todas. En aquél momento me hice la fuerte, pero imaginaréis que aquello me marcó. Tanto que ahora, mientras lo escribo, recuerdo el momento perfectamente. Y el dolor que sentí. Desde entonces, y hasta cambiar de colegio (tampoco tuve que esperar mucho, un par de años) fui una especie de isla en el cole. Sí, me relacionaba con todas, pero no tenía un grupo de amigas. A esas edades las amistades están muy definidas, así que al salir de un grupito ya no pude entrar en otro.

Más adelante, en el colegio donde hice BUP y COU (sí, soy así de viejuna), hice otro grupo de amigas. Con todas ellas fui perdiendo el contacto de manera natural. Excepto con una. Nos veíamos poco, pero cada vez que quedábamos era con si nos hubiéramos visto el día anterior. Fue la destinataria de mi ramo de novia. Hasta que un día, poco después de su boda, decidió no contestar mis llamadas, mensajes, emails... Han pasado 5 años y no sé aún qué paso.

Pensaréis que ahora soy muy desconfiada, pero nada más lejos. Lo doy todo cuando hago amistad con alguien. Porque prefiero llevarme una decepción a no confiar en la gente que me rodea, confío en la amistad, confío en el amor (ojo, que no hablo ahora de un amor romántico, que yo a mi S.E. no lo cambio por nadie).

Ahora tengo amigas a las que he visto dos veces en la vida. Nos ponemos en contacto a menudo, quizá eso es en lo que fallaba antes. Pero son tan amigas (o más) como las pocas que tengo en la "vida real", entendedme la expresión. Entenderéis que con mi experiencia previa hay ciertas cosas que me llegan muy hondo.

Vosotras sabéis quiénes sois. Y sabéis que os quiero. Gracias por estar ahí. Gracias por lo que hacéis..

¡Nos leemos!

18 comentarios:

  1. una vez leí q mientras q para amar te basta solo darlo todo, unilateralmente, la amistad requiere reprocidad y eso la hace muy complicada pues requiere una sintonía constante.

    es mi drama cotidiano desde que decidí mudarme a 10.000 km de casa! después de los 30 es dificilísimo hacer amigos y encontrarlos es un lujo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, es verdad. Las expatriadas lo tenéis aún más difícil que las demás. Yo creo que esta sociedad tan cerrada en la que vivimos hace que el 2.0 sea tan importante para nosotras.

      Eliminar
  2. Me identifico contigo en varias cosas, en esos momentos escolares q te duelen como si fuera ayer, y con esas amistades que se forjan sin darse cuenta y q valen más q otras. Disfruta de la buena compañía, q tengas buen día!!
    Lydia padresenpañales.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lydia. Los momentos en el cole fueron duros. Pero los repetiría mil veces si a cambio fuera a encontrar lo que he encontrado. :)

      Eliminar
  3. Igual que en el amor, en la amistad hay que tener la suerte de encontrar a las personas correctas. Las que se apartan del camino, seguramente no lo fueran. Sigue escribiendo, por favor, para los cuatro monicacos que no tenemos la suerte de estar de vacaciones ;)
    Un beso. Muy bonita entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no te hago caso y sigo publicando... Diré en mi descargo que después de esta he publicado otra que también salió con la fecha que le dio la gana. Y la semana pasada estuve de vacaciones...

      Eliminar
  4. Ufff . Qué sensaciones me has hecho recordar. Yo siento profunda envidia de esa gente que sigue manteniendo las amistades del colegio. No es mi caso pero no renunció a seguir buscando buenas gentes con las que compartir parte de mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si siento envidia, la verdad. Porque como decía La Madre de la Artista, si no están ya en mi vida es porque no tenían que estarlo. De hecho, posteriormente encontré a una de ellas en el 2.0, y tras unos meses dejé de seguirla en Twitter. No tenemos nada en común. Ya ves.

      Eliminar
  5. La frase esa es rompedora, que horror. No me extraña que te haya marcado, en esas edades todo lo agrandamos, pero marcan.
    Aunque a pesar de eso, como dices, y por lo que te conozco, está claro que eres más buena que el pan, y que sigues confiando en la gente. Ahora duele menos, aunque lo sigue haciendo, cuando nos damos un trastazo con alguien que pensábamos que era de una manera, y no lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, duele menos por la experiencia que nos ha dado la vida. En aquel momento fue muy duro, pero también me sirvió para abrir horizontes. Aunque no llegué a formar parte de ningún grupo en concreto separarme de ellas sirvió para acercarme más a otras compañeras con las que no tenía relación. Las típicas del "grupo rival"

      Eliminar
  6. Uff te entiendo, yo la verdad que aunque he tenid amistades siempre he sido de pocas aunque si corespondidas, pero he tenido mis mas y mis menos en la adolescencia y esas cosas duelen.
    Y ahora nos hacemos mayores y las nuevas tecnologias te facilitan mucho estas nuevas amistades que no son tal y como las concebimos de antes, pero igualmente válidas y buenas.
    Y si es verdad que a las amistades hay que cultivarlas pero las verdaderas siempre estan ahí pase lo que pase.
    Me alegra que a día de hoy cuentes con tus amistades, sean las que sean, lo importante es que os hagais felices

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ali. Ahora se vive todo de manera mucho más serena, aunque confieso que hay veces que pienso (con todas absolutamente mis amistades) que yo las creo más amigas que ellas a mí. Supongo que será el poso que me dejó aquella experiencia.

      Pero soy feliz. Y mucho.

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho esta entrada. Te entiendo bien. Un abrazo desde la distancia :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosa. Mil abrazos para ti también.

      Eliminar
  8. Solo puedo decirte q ahora entiendo muchas cosas, entre ellas....Como te volcaste conmigo hace ocho años,y solo puedo decirte:
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  9. Solo puedo decirte q ahora entiendo muchas cosas, entre ellas....Como te volcaste conmigo hace ocho años,y solo puedo decirte:
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  10. Para mi eres una persona de primera por lo poco que te conocí en el 8j y por lo que conozco a través de tus post y tus tweets, sigue siendo así y escribiendo así de bien!!!un beso grande

    ResponderEliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+