Sigue a runnermami

martes, 5 de noviembre de 2013

Colecho

Sí, ya sé que llevo tres semanas sin publicar las sonrisas... pero prometo que este viernes vuelvo, esta semana me estoy acordando de apuntarlas, así que no tengo excusa. Mientras tanto, hoy he venido a hablar del colecho.

En su acepción más pura (si se puede hablar así de una palabra que no aparece en el diccionario de la RAE) el colecho implica dos o más personas durmiendo en la misma habitación; con lo que es colecho tener la minicuna al lado de la cama de matrimonio, o dos hermanos que duermen juntos (al menos eso leí en un post hace tiempo, siento no citar la fuente pero no se me ocurrió tener que usarlo nunca, y ahora no lo encuentro). Pero el caso es que en realidad lo usamos para decir que un bebé o niño duerme en la cama con sus padres.

Personalmente es algo que no me ha gustado nunca, y con el Pitufo lo hice en contadas ocasiones. Es más, al poco de que el Santo Esposo volviera a trabajar tras el permiso paternal (que cogió en medias jornadas) lo trasladé a su cuarto, con los consiguientes paseos (míos) nocturnos para la teta. Si recordáis mi post sobre la lactancia deduciréis que dormir no era lo principal que hacía yo esas noches.

Cuando me aficioné a los blogs maternales, empecé a leer lo cómodo que resultaba el colecho para la lactancia nocturna. No seré yo quien niegue que la calidad de mi sueño con este segundo bebé es exponencialmente mayor, pero hay que tener en cuenta, aparte del medio-colecho (ahora lo explico), que la Pitufa se despierta una única vez por la noche, y la siguiente vez que abre el ojo ya es cuando toca que suene el despertador.

Sin embargo tengo que poner algunos "peros" a la experiencia.

No se deben tener mantas o edredones en la cama, para evitar el peligro de asfixia del bebé. Pues oiga, en Zaragoza sin mantas no pasas el invierno... MI SOLUCIÓN: duermo con manta, que mantengo más abajo de la cabeza de la Pitufa (sí, yo acabo con la parte superior del cuerpo destapada muchas noches, pero ya lo hacía antes) y para minimizar el peligro practico el medio-colecho. Es decir, la niña se duerme en su cuna. Y cuando se remueve por la noche, la paso a mi cama, le doy la teta tumbadas y ya allí se queda cuando nos dormimos las dos en el proceso. Si yo no me he dormido cuando acaba o me despierto un poco más tarde, la devuelvo a su cuna.

Si duermes con el niño, él sólo busca el pecho por la noche, por lo que tú muchas veces casi ni te enteras. Para empezar, entiendo que esto se refiere a niños más mayorcicos. Porque no veo yo a la Pitufa, con sus tres mesecitos, moviéndose para buscar la teta... Además, y siguiendo con esta afirmación... Esto será en verano, ¿no? Porque si sumamos el punto anterior a que tienes que tener la teta fuera toda la noche para que el niño se enganche solito... no te digo yo en climas cálidos, pero aquí... MI SOLUCIÓN: cuando noto que la niña se mueve de madrugada, en la segunda tetadilla, saco el pechose lo meto meto en la boca. Vamos, que ella sola no teta, se lo tengo que dar yo.

Hay que ofrecerle cada vez un pecho, para que vacíe bien los dos. A mí me perdonarán, pero ¿esto no es imposible si lo que pretendemos es no despertarnos mucho? Porque digo yo que hay que cambiar al bebé de lado. Y eso dormida... como que es difícil. MI SOLUCIÓN: Como ya per se esta niña sólo suele querer la izquierda, ésa le doy por la noche. Y luego cuando nos levantamos le doy la derecha, que acepta a regañadientes. A veces le doy las dos por la noche, inclinándome yo un poco más sobre ella para que llegue bien. Pero la posición cómoda no es, que tienes que intentar no chafarla...

El niño debe estar en el centro de la cama, para evitar caídas, y el otro adulto avisado de que el niño está allí para que tenga cuidado. La teoría es muy bonita... pero claro, justo la teta que la niña toma es la del otro lado... y además como no pasa la noche entera en mi cama, ¿qué hago? ¿despertar al padre a las cuatro de la mañana para decirle "oye, que pongo a la niña aquí"? MI SOLUCIÓN: duerme en el lado de fuera. De momento me vale, porque no se mueve mucho. Y lo que hago yo es ponerme muy pegadita para notar cualquier movimiento y así estar atenta al peligro. Esto se traduce, claro, en que como pase muchas noches sin pasarla a la cuna tras la toma, acabo con dolor de espalda y tortícolis. Pero... ¡habré dormido bien! Veremos cómo lo hago cuando se mueva más, aunque visto que no es muy comedora nocturna mantengo la esperanza de que en breve desaparezca esta toma de las cuatro.

Hasta aquí mi experiencia colechadora. ¿Tú lo has hecho? ¿Te ha resultado útil para la lactancia? ¿Tienes algún consejo que compartir conmigo?

¡Nos leemos!

22 comentarios:

  1. Jajajaja, tienes razón, cuando son muy pequeños parece más sencillo sobre el papel que en la realidad, pero todo es encontrar tu propio método, el que os resulte cómodo a los tres.

    Cuando la gordita era muy bebé la metía enmedio, con antivuelco incluido por miedo a aplastarla (chocabas con el foam antes que con ella) y la mayor parte de la noche me pasaba destapada, acercándome a oir si respiraba y tocándome el pecho para recordar de cuál le tocaba mamar :)

    Ahora duerme en su cuna pegada a nuestra cama, y se pasa a mi lado a buscarme cuando quiere teta. Unas noches se queda y otras se va de vuelta a su cuna y casi ni me entero. No sé qué sería de mí si tuviera que levantarme varias veces en la noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad no sé si vamos a encontrar algo que nos resulte cómodo a los tres, el santoesposo se mueve mucho, y a mí me da miedito...

      Serías como yo. Un zombi viviente. ¡Anda que no pasé sueño ni nada! Esta duerme mejor que el Pitufo, así que con suerte en breve deja de mamar por la noche y problema resuelto.

      ¡Gracias por comentar, bienvenida!

      Eliminar
  2. Yo la tengo a ella con un saco de dormir y yo con un edredón de cama de 90, el padre con una sábana se apaña. Así estamos todos tapaditos, que yo soy de las de dejar fuera solo los ojos, sin riesgo a echarle a la niña por encima una manta o lo que sea. También aprendí a darle los dos pechos mirando para el mismo lado, pero suelo hacer como tú, reservarme la derecha, que me resulta más cómoda la postura.
    Dulces sueños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del tapado en mi cama es que es más complicado de lo que parece... Que el padre de las criaturas es muy rarito en cuanto a edredones y forma de colocarlos se refiere. No me la he encontrado nunca debajo del edredón, así que eso es señal de que de momento no me va mal así... A ver...

      ¡Gracias!

      Eliminar
  3. uf pues con Diego el mayor, dormía en su cuco a lado de la cama nuestra, y al mes a su cuna en su habitación.. Y tan felices todos... A mi siempre me ha dado mucho miedo echarlo en mi cama... no para darle el pecho claro, sino para pasar toda la noche. Y además se despertaba muy poquito por la noche, a los 3 meses, dormía toda la noche... Chloé, más o menos igual, a los 2 meses dormía toda la noche también, asi que mi esperencia del colecho es casi nula. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero que duerma toda la noche en breve (no sé si porque soy una ilusa). El Pitufo igual, en el cuco al lado de la cama y a los dos meses (no uno) a su cuarto. A esta la mantengo porque no despierta al padre llorando, y así no tengo que ir yo pasillo arriba, pasillo abajo.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Qué buen repaso al colecho! Yo lo hago sólo a medias, un poco como tú. Nunca sé cuando amaneceré con un mini pie en la cara! Yo tengo el añadido de que si se despierta el peque y llora, despierta a su hermana, y si el padre está de viaje no me puedo dividir en dos, así que tengo que ser rápida para enchufarmelo jeje..
    Lo único que si duerme con nosotros me da muchas patadas y manotazos en la cara incluso dormido, el otro día casi me salta un ojo, de modo que si es posible le llevo a la cuna, sólo se queda cuando no hay opción, que no quiero ser una madre tuerta ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es pequeña aún para manotazos, pero cuando hemos dormido con el Pitufo nos ha dado unas palizas de muerte.

      La Pitufa de momento no llora, que no es moco de pavo porque el otro cuando tenía hambre no avisaba. Estaba dormido y de pronto estaba llorando como si no hubiera un mañana. Y además está en nuestro cuarto aún, y el Pitufo en el suyo, no hay peligro de que lo despierte.

      Veremos cuando compartan habitación.

      Eliminar
  5. Qué bien explicado! Sin dramatizar!! Yo si te soy sincera, no soy nada partidaria...le he tenido un mes conmigo en mi dormitorio y luego les he mandado a su cuarto, y los dos duermen solos toda la noche seguida...(desde el mes me hacían 6-7 horitas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo que me he quedado a medias. Respetó mucho la técnica, pero luego o ver como convences al niño q se vaya a dormir sólo. No veo las ventajas de q un niño de 1 año o más duerma con sus padres. Por no hablar de las consecu

      Eliminar
  6. Consecuencias para la intimidad del matrimonio...yo creo q un niño q duerme sólo es un tesoro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni soy partidaria ni dejo de serlo, la verdad. También pienso que un niño que duerme solo es un tesoro, pero... ¿y cuando no duerme solo? Con el Pitufo eran 4 y 5 viajes a su cuarto cada noche...

      De momento la cosa va bien. Y la intimidad la buscamos en otro sitio ;)

      Eliminar
  7. Te debo un comentario y aquí vengo...

    Escuché por primera vez la palabreja en clases de preparación al parto, de una tiparraca que me pareció una friki redomada... Pensé ¡¡¡horror!!! Yo no hago eso ni loca!
    Pero amigaaaaa, a veces la necesidad manda y lo de dar la teta en la cama y quedarse dormida es un lujo, un LUJAZO, para que negarlo...

    Después de unos meses en su nueva habitación, la niña no conseguía dormir en su cuna y yo necesitaba dormir, para llegar fresca al trabajo, así que estuvimos colechando una temporada hasta que se acostumbró a estar solita de nuevo.

    Y ahora que entra el frio por fin, Vega se destapa y lleva pijamas de algodón, soy una "malamadre" a la que le da pereza ir de compras, así que llevamos una semana colechando...

    Lo dicho, soy una friki!!
    Besoooo
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A cada momento, una solución. Está bien. Yo también pensaba que no lo haría jamás de los jamases y mira ahora...

      Eliminar
  8. Yo no tengo experiencia, solo lo hice los primeros dos dias en el hospital. A la peque no le gustaba mucho y a mi tampoco me servia para descansar mejor. Lo que si tenia es una mini cuna pegada a mi cama, que me permitia que al oir un simple gemido mi instinto me despertara, la cogiera y le diera el pecho sin apenas despertarme (tengo un sueño muy profundo, y mas en esa epoca en la que estaba agotada). Pero a parte de la mini cuna o moises pegado a la cama, no tengo mas sugerencias me temo. Un besazo y buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tengo la minicuna pegada a la cama, también. Al Pitufo no le gustaba mucho tampoco (o yo estaba menos por la labor y él notaba que yo estaba más incómoda).
      ¿Qué tal el enano?

      Eliminar
  9. Yo hago también medio colecho. Me dijeron que lo que yo hago se llama "cohabitar". Tengo una cuna normal sin un lateral pegada a la cama (pegada no, atada con cuerdas de tender... handmade). Y cuando le tengo que dar teta me siento, la cojo, y la devuelvo a la cuna sin tener que levantarme, agacharme a cogerla... Probé un par de noches a darle tumbada, y le daba de ambas, inclinándome más como tu dices, pero como dices, en verano bien, pero no me convenció mucho. La beba duerme ahora mismo con sábana, mantita de bebé y con un dodo pegado a la cara, que es como duerme mejor... así que riesgo de asfixia tengo a tope, pero es como ella se pone para dormir... besos!!
    Lydia
    www.Padresenpañales.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Soluciones para todos los gustos! Si yo le hubiera podido quitar un lateral a la minicuna habría hecho eso mismo, me quitaría la psicosis de que se puede caer...

      ¡Besos!

      Eliminar
  10. Pues pensaba que te había comentado, pero es lo que pasa cuando os leo en el móvil, que lo dejo para luego, y se me olvida.
    Yo también soy del grupo que "colecha" pero por necesidad. Es decir, para dormir si Peque tiene muchos depertares, o para vigilar que no se desarrope o no se tire de la cama, o porque tengo ganas de dormir "acurrucadita".
    Cuando el colecho ha sido en mi cama, ponía a Peque por fuera, porque su pater tiene mucho peligro e igual le daba un codazo en uno de sus espasmos nocturnos. Cuando tenía la cuna puesta en la habitación la colocaba entre la mesita de noche y la cama y a Peque entre ésta y yo. Ahora que hemos quitado la cuna prefiero colechar en su cama, que tiene la vaya puesta y está adosada a la pared.
    Consejos, ninguno, ¡¡si todavía estoy aprendiendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nunca dejamos de aprender, Irene! Yo también tengo la cuna pegada a la cama, lo que pasa es que mi cama tiene "bañera" (así lo llamó el de la tienda de muebles, es de las que tienen un marco alrededor), así que por pegada que esté siempre queda ese hueco, claro. Tengo que mirar de poner un almohadón sobre la bañera a ver...

      Eliminar
  11. Gracias por las recomendaciones. Yo lo práctico con mis hijos y nunca he tenido ningún problema, eso sí, ya con edad crecidita. En mis colchones viscoelásticos estábamos de lo más agusto.

    ResponderEliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+