Sigue a runnermami

viernes, 31 de mayo de 2013

7 días, 7 sonrisas (XXXVIII)

¡Buenos días!

¿Os apetece sonreír un rato? ¡Vamos allá!

VIERNES:
Por la tarde, jugando en casa... - Mamá, hay un lobo en mi cama...
- Bueno, no pasa nada. Llama al cazador y que le de una patada en el culo para que se vaya, como en el cuento de Caperucita
- Pero es que no tengo teléfono
- Bueno, te dejo uno. Toma. Últimamente juega a que su mano es un teléfono, marca el número en la palma y se lo lleva a la oreja, así que hago como que le doy algo. Marca el número, habla con el cazador, que le dice que va ya.
- ¡Me voy, que viene ya el cazador! Y sale corriendo en dirección a la cama. De pronto se para con una exclamación, da la vuelta, vuelve donde estoy yo...
- Toma, tu teléfono, que no te lo daba. Y me devuelve la nada que yo le había dado
SÁBADO: Segunda celebración del cumpleaños de mi padre, con mis hermanos los que viven fuera, más familia... y tarta de chocolate. La tarta de chocolate hace sonreír siempre.

DOMINGO: El Pitufo jugando al fútbol con su padre, y haciéndole trampas... que sí, que el enseñamos que no hay que hacer trampas, pero ¡es tan gracioso cuando le quita de la portería y luego tira a gol!

LUNES: Hacía un día bastante decente (cosa rara) así que al llegar yo de trabajar le saqué al Pitufo la portería hinchable y comí yo en el jardín. Aproveché que estaba tan entretenido y hasta pude trabajar un ratito al sol... ¡Que llegue el calor, por favor! ¡Eso es vida!

MARTES: Estás muy guapa hoy. Bueno, hoy y últimamente.. Gracias, S.E.

MIÉRCOLES: Os va a parecer una tontería, sobre todo si no tenéis hijos. Pero bañar, dar la cena y acostar al niño sin ni una protesta por su parte, sin una voz más alta que otra, de buen rollo, jugando y riendo... ¡eso es media vida!

JUEVES: Tenía que ir con el niño a casa de mis padres por la tarde. Habitualmente, cuando esto ocurre, es mi padre quien lo recoge en la guardería, pero el jueves no podía. Así que lo recogí yo, y le dije que íbamos primero a casa a por el abrigo, y luego a casa de los abuelos. Y su respuesta fue ¿Es que no quieres comer, mamá?

¿Qué tal os ha ido la semana a vosotros? ¿Habéis sonreído? ¿Me lo contáis?



¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

miércoles, 29 de mayo de 2013

I Encuentro de Madres Blogueras

Que sí, que yo os conté el lunes que estoy muy cansada... Pero una cosa no quita la otra, y a mí el día 08 de junio si me tenéis que buscar en algún sitio que sea en La Casa del Lector, en Matadero Madrid.

¿Que qué pasa el ocho de junio en La Casa del Lector? Nada más y nada menos que lo que da título a este post, el primer encuentro de madres blogueras, organizado por Madresfera y Yo Dona. Un evento para el que las organizadoras se han currado charlas y mesas redondas muy interesantes, algunas de cuyas ponentes son además viejas conocidas (al menos virtualmente) para todo el que se mueva por este círculo de madres blogueras... pertenezcan a él o no (que los hay, en serio). Waleska, la madre de La Niña Sin Nombre, Una mamá española en Alemania, Desmadreando, Sara Blanco, y Molinos son algunos de los ejemplos. Me parecen especialmente interesantes la mesa redonda sobre la relación entre las marcas y las blogueras (aunque a mí mucho no me afecte, ya me entendéis) y la de seguridad en internet.

Además de esto, Madresfera nos organiza una fiestuqui al acabar el evento, con cenita incluida. Que no todo va a ser trabajar, oigan. ¡Si es que estas chicas piensan en todo! Y como a la fiesta también iré, desde el domingo luzco orgullosa mi insignia diseñada por la madre novata en la barra lateral. ¿A que salgo guapa?

Sólo queda una semana y media. Los nervios de ver a las conocidas, los nervios de ver a las que no conozco, los nervios del qué me pongo (que sí, que la #personalshoppeor se lo curra y nos da ideas hasta a las preñis, pero yo no acabo de verme con el look de la de la de la foto, qué queréis que os diga), los nervios del qué me llevo (ojo, que no es tontería, mirad aquí y aquí, que se llevan hasta tarjetas de visita, ¡qué presión!) y los nervios del cómo estarán mis chicos cuando yo no esté (que sí, que van a estar bien; que sí, que me voy porque quiero; que sí, que está bien echarles de menos unas horas) ya están ahí, haciendo un nudo.

¡Nos leemos!

lunes, 27 de mayo de 2013

Diferencias

No hay dos embarazos iguales, te dicen cuando te quedas embarazada por segunda vez. ¡Y qué razón tenían quienes me lo dijeron!

El embarazo del Pitufo fue perfecto. Durante los 10 meses (que sí, que son 10; lo de los nueve meses es una de las dos grandes mentiras sobre el embarazo) yo no me explicaba por qué las embarazadas protestaban tanto... Pensaba que eran unas exageradas, que no era para tanto... Pero entendedme.

No tuve ni una naúsea, ni un dolor, ni una mala gana. Excepto el sueño del primer trimestre, además, estuve todo el embarazo llena de energía.

Adelgacé durante el embarazo. No de peso, claro. Pesaba más. Pero sólo engordó la tripa. Las piernas, las caderas, los brazos, la cara, el culo... todo adelgazó.

Estaba guapísima. Y no lo digo sólo yo. Tenía la piel mucho más suave, el pelo más voluminoso (y eso que de normal no me puedo quejar del pelo, lo tengo abundante y liso, que no lacio) y el haber adelgazado contribuyó también a la belleza.

Con todo esto... ¿cómo no decir que fue un embarazo perfecto? ¡El estado ideal! Así que, además de tener ganas de tener un segundo hijo, yo de lo que tenía ganas era de estar otra vez embarazada... Error.

Que no es que no me vaya bien en este, que va todo bien. Tampoco he tenido naúseas ni malas ganas, ni ningún problema serio. Pero las diferencias ya se notaron al principio...

Empecé engordando más de lo recomendable (y de lo deseable). A esto se sumó que me salieron muchísimos granos, y que no me veo guapa. Me veo más bien feota (y eso que ahora que he dejado de engordar tanto me he reconciliado un poco con mi imagen).

Estoy cansada todo el día, no logro encontrar las fuerzas para todo... y cuando las encuentro luego me siento morir de cansancio cuando me siento. Esto, sumado al dolor de la sacroileitis que me vino al principio del embarazo hace que no haga nada de ejercicio, en el otro me pegaba unas caminatas de una hora que me sentaban de fábula.

Además no tengo tiempo para pensar en que estoy embarazada y de lo que eso implica. Y así me va. A dos meses del parto y sin nada preparado. Y cuando digo nada, me refiero a nada. Y mi madre nerviosita perdida ya de pensarlo. Y con los fines de semana hasta mitad de junio ocupados.

A este paso cuando salga la Polvorilla la tengo que meter en una caja de cartón y taparla con un trapillo... ¡Qué vida más perra!

¡Nos leemos!

miércoles, 22 de mayo de 2013

Mi padre

Hoy es su día.

El 90% de las comuniones y bodas de la gran familia que somos le han restado protagonismo muchos años, parece que no tenemos otro día para las celebraciones típicas de la primavera que el 22 de mayo, pero hoy es su día. Y no podía despedir el día sin dedicarle unas palabrillas... algo corto, improvisado e imprevisto. En el rato que me ha dejado el Pitufo quedándose en su casa a dormir después de la meriendita de cumpleaños.

Así que, mientras conducía, he pensado ¿qué cosas puedo decir de mi padre? Y se me han ocurrido mil anécdotas, mil palabras inconexas y mil parecidos que tenemos.

Mi padre y yo nos parecemos. Más de lo que cualquiera de los dos estaría dispuesto a reconocer, porque los dos vemos los defectos del otro y no los queremos reconocer como propios. Y además nos parecemos físicamente, siempre me he parecido más a su familia que a la de mi madre.

Mi padre es divertido. Mucho. Pero es de esos señores que a simple vista no lo parecen. A mis amigas les infundía mucho respeto, porque parecía estar siempre serio y el bigote les imponía mucho. Y luego cuando lo conocían de verdad me decían que no parecía ser como es.

La saltipulga de los PetitSuisse.
Ahora he descubierto que se llaman botiboing (¿¿??)
Mi padre es ese señor que una mañana de Reyes dijo "María y Ana, luego hablaré con vosotras" y nos tuvo una semana ac*** porque pensábamos que nos llevaríamos la bronca del siglo por levantarnos por la noche a ver qué habían dejado Sus Majestades (aún esperamos esa conversación). Y también es ese señor que una noche en la que estábamos de juerga y cuchicheos cuando hacía rato que nos habían mandado apagar la luz entró en el cuarto al grito de "¿PERO QUÉ CACHONDEO ES ESTE?" y cuando levantamos la mirada llevaba una saltipulga en el ojo a modo de monóculo.

Mi padre es ese señor que por una promesa hizo el Camino de Santiago desde el puerto de Somport hasta Santiago del tirón. Y también es ese señor que no adelgazó significativamente cuando lo hizo... ¿Dónde se metería a comer todos los días?

Mi es bueno. De ésos que nunca ha sabido decir que no. Eso lo veo ahora, claro (con demasiada frecuencia, ¡ay, si yo pudiera meterme donde no me llaman!). De pequeña  no me lo parecía, pero no sabe. Así que ahora sé por qué casi siempre que le preguntábamos si podíamos hacer algo decía "pregúntale a tu madre".

Mi padre es muy apasionado. Nunca he visto a nadie vivir un partido de tenis, baloncesto o la Fórmula 1 como lo hace él. Y convivo con un loco de los deportes, ojo.

Mi padre, como abuelo, no tiene precio. Por su nieto MA-TA y lo demuestra cada vez que le pido algo.

Mi padre también es terco y cuadriculado. Pero eso no se lo vamos a decir hoy, que es su día ¿no?

Te quiero, papá.

viernes, 17 de mayo de 2013

7 días, 7 sonrisas (XXXVII)

¡Buenos días!

¿Os apetece sonreír un rato? ¡Vamos allá!

VIERNES:
¡Me encantó la sorpresa que le dio Desmadreando a Peineta pirateando su propio blog! Una entrada divertida para el fin de fiesta de cumpleblog.

SÁBADO: ¡Genial! El pitufo haciendo un espantapájaros con su padre en el campo.

DOMINGO: S.E. corrió la media maratón. Acabó en el tiempo que se había marcado como objetivo, y más entero de lo que él mismo pensaba que iba a terminar. ¡Estamos muy orgullosos de él!

LUNES: Ecografía de la Jotera. Todo está bien... ¡suficiente motivo para sonreír!

MARTES: Día de cumpleaños y fecilitaciones. Muchas felicitaciones. ¡¡Gracias a todos!! Siempre disfruto los cumpleaños como una niña... ¿Destaco una anécdota? Pues entonces tiene que ser la del Pitufo, cuando vamos a bajar a la bodega para celebrar el cumpleaños con la familia, me dice ¡Espera un momento! ¡Primero tengo que bajar con la abuela para poner los globos de tu fiesta!

MIÉRCOLES: Por la mañana, vistiendo al Pitufo, no para de darme besos. Alternando mejillas. Hasta 10 o 12 seguidos. Le doy besos en el cuello para hacerle cosquillas y me da él otros 6 en las mejillas. Me pone su mejilla... ¡Ah, ya veo lo que quieres... besos de cosquillas! y me contesta todo serio No, mamá, quiero besos de gente que viene de visita Así que dos besos de cortesía y a correr.

JUEVES: Despertar al Pitufo con besos de cosquillas. Cosquillas a secas. Una canción. Se hace el dormido y me dice que se despertará con una canción de piratas, así que cantamos La vida pirata es la vida mejor... Después me la pide una y otra vez, ¡lo pasamos bomba, eso es empezar bien el día!

¿Qué tal os ha ido la semana a vosotros? ¿Habéis sonreído? ¿Me lo contáis?


¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

viernes, 10 de mayo de 2013

7 días, 7 sonrisas (XXXVI)

¡Buenos días!

¿Sonreimos un rato juntos?

VIERNES:
Os lo voy a contar a los que no lo sepáis... y os podéis ahorrar lo de que "lo he hecho a propósito porque llevaba mucho tiempo queriendo móvil nuevo", que me lo he oído muchas veces ya... ¡Hasta me han hecho juicio sumarísimo en Twitter!. El caso es que sSe me cayó el teléfono por el hueco del ascensor! Y sí, sonreí. ¡Y hasta me reí! Risa floja por no llorar, pero risa al fin y al cabo...

SÁBADO: Un día de relax... Mañana tranquila con mi S.E. en casa, comida en casa de sus padres, relax después de la comida... de esos días en los que estás tan relajado que ni notas cada vez que sonríes...

DOMINGO: Por si no fuera suficiente motivo para sonreír que venga tu hermana a pasar el día (es que vive en Madrid, oigan) fue súper divertido cuando se puso a jugar con el Pitufo, que se tapaba la cara y la "asustaba" con un grito. Y luego se partía de risa él sólo.

LUNES: Me voy a poner escatológica, pero es que el Pitufo es de traca. Cuando no tiene orinal y tiene que hacer fuerza sentado en el WC le digo que me de las manos para sujetarle y así hacer más fuerza (por no tener que sujetarse a la taza). El caso es que el lunes estaba yo en lo mío con la intimidad que caracteriza a una madre reciente cuando él consideró que estaba tardando demasiado y me dijo Mamá, ¡tengo una idea! Estás tardando mucho porque está muy dura, dame la mano para hacer más fuerza ¡Si es que es más mono!

MARTES: Al punto de la mañana llamó a su yaya para felicitarla. Y luego se enfadó porque dijo que no tenía que ir al cole, que tenía que ir a casa de su yaya porque era su cumpleaños. Y lo primero que le dijo a la seño fue que era el cumpleaños de su yaya... Vamos, que hubo cumpleaños para rato. A ver si con el mío se prodiga tanto...

MIÉRCOLES: Pitufo, venga, que nos vamos a comprar - Vamos andando, ¿verdad? - No, vamos en coche que no tenemos mucho tiempo - Pero mamá, si vamos al Mercadona, tenemos que ir andando, que siempre vamos andando al Mercadona. Alucino.

JUEVES: La abuela nos cuenta la anécdota, toda orgullosa (aquí falta la gallina de "orgullo de madre" de la madre novata. Se lleva al niño al mercado, y en la pescadería...
Yaya al pescatero, que conoce al niño desde antes de nacer y lo tiene en un altar: Mira Paco, el niño sabe los números. ¿Cuál es ese número, Pitufo?
Pitufo: El ocho
Abuelete de la fila incrédulo, pensando en que sólo se sabe el ocho y en lo listilla que es la abuela: ¿Y ese otro?
Señala el nueve, uno de los dos con los que suele tener problemas, así que la abuela piensa Qué casualidad, no había otro, será posible
Pitufo, con seguridad pasmosa para tratarse del nueve: El nueve
Así que la yaya piensa en un ¡¡to-to-to-toooomaaaaa!! mientras el abuelete pregunta cuántos años tiene el niño (pregunta a la que responde el susodicho muy digno remarcando con los dedos) y piensa que al final el listillo ha sido él mismo, y no la abuela de la criatura.

¿Y vosotros? ¿Habéis sonreído? ¿Os ha pasado alguna vez eso de salir airosos cuando pensabas que íbais a quedar de listillos?


¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!

viernes, 3 de mayo de 2013

7 días, 7 sonrisas (XXXV)

¡Buenos días!

Ale, otra vez con retraso... ¡Aquí van las sonrisas de esta semana!

VIERNES:
Me encantó la cara del S.E. al ver al Pitufo cuando le recogimos en la estación... con el sombrero, la espada, el catalejo, ¡y el parche pirata!

SÁBADO: Encontrarme el sábado por la tarde inesperadamente con dos horas sin S.E. ni el Pitufo, fuera de casa... ¡y no saber qué hacer! Estuve vagando sin rumbo fijo, y me reí de mí misma y mis escasos recursos...

DOMINGO: Recoger al Pitufo (que se había quedado más que voluntariamente a dormir en casa de mis suegros) y que me reciba con un "mami, te he echado mucho de menos"... ¡Éste va para actor, vaya!

LUNES: Risas con la seño al recoger al Pitufo de la guardería... ¡les cuenta cada película de romanos!

MARTES: Tarde de jugar con el Pitufo. A todo. Todo, todo. Fútbol, peluches, dominó, parejas, coches, caballo... ¡lo pasamos muy bien! (eso sí, espero que no se repita mucho, que acabé agotaíta)

MIÉRCOLES: Me reí mucho cuando le conté a mi madre que la madre novata y la gremlin habían hecho cachondeíto con la foto del tapete de su mesa... Sabed, chicas, que me dijo que "tuiteo con gente sin clase, que no sabe distinguir un buen paño bordado de un tapete". Y que si llega a saber lo del "si me llega antes de mañana me lo pongo tocado para la boda" ante la amenaza de que os hacía uno de ganchillo para cada una, ya se asegura ella de que te llegue uno, Esther. ¡Entre las risas del viernes y las del miércoles mira que ha dado juego el tapete!

JUEVES: Con S.E. sacándole punta a cada cosa que nos había pasado en el día... ¡si es que es verdad que a las mujeres nos enamora que nos hagan reír!

¿Y vosotros? Esta semana con festivo en medio se ha prestado a sonrerír, ¿no?


¡Copia la cadena de sonrisas en tu blog!