Sigue a runnermami

martes, 29 de octubre de 2013

15 cosas sobre mí

¡Buenas tardes!

Hoy os enseño el resultado del reto que propusieron La fábrica de Secretos y Marie Lived in London, consistente en mostrar en Instagram, durante 15 días consecutivos, una foto que revelara algo sobre mí.





¿Os gusta?

¡Nos leemos!

lunes, 28 de octubre de 2013

Mal servicio

¡Buenos días!

Como la semana pasada, este es un post que tema al que le llevo dando vueltas bastantes días ya... no es tan polémico como el otro, no os preocupéis. Voy a exponer de manera objetiva los motivos que me llevan a estar descontenta con una empresa, y por qué considero que me ha dado un mal servicio.


Por todos mis lectores es sabido que mi andadura bloguera comenzó en julio de 2012. Por entonces, y apenas unos días después de abrirlo (si no fue el mismo) me di de alta en un servicio.

Esta empresa prometía agrupar en un mismo sitio todos los blogs de padres y madres, ser un punto de encuentro para las marcas y los blogueros y animaba el cotarro haciendo un ranking semanal de los blogs. Que si bien es cierto que nunca me lo he tomado demasiado en serio, también lo es que cuando subía varias posiciones una semana me alegraba el día, qué queréis que os diga.

Además, nos facilitaba a los inscritos una zona de usuario donde poder mantener nuestros datos actualizados y estar al tanto de las promociones que podían interesarnos.

Unos meses después de darme yo de alta en la página hubo un cambio de equipo. Muy cacareado una vez cerrado y en marcha, y que no tuvo consecuencia alguna para los usuarios. Un día era un equipo, y al día siguiente otro. El ranking no dejó de funcionar durante este período, aunque se introdujeron modificaciones sustanciales en el mismo que hicieron que durante unas semanas las posiciones fueran muy volubles. Genial.

Un año después de mi alta, recibo un comunicado de la empresa diciendo que "no ha muerto" y que se van de vacaciones. Que a la vuelta en septiembre tendremos nuevos servicios y novedades. ¿No ha muerto? ¿Habrá pasado algo de lo que no me he enterado? Bueno, ellos verán. A ver en septiembre. En el ínterin de la espera, recibo otro comunicado en el que me dicen que "en todas las empresas los equipos cambian". Pues vale. ¿Y?. A todo esto, la web queda cerrada. Y con ella el acceso a la zona de usuario y cualquier servicio que en ella se prestaba, claro.

Llega septiembre. Sin noticias. Pasan un par de semanas y alguien pregunta públicamente. Se monta un pollo porque, según se argumentó (no por parte de la empresa, que no dijo ni esta boca es mía) "las razones personales no se deben preguntar". Ya. Pero es que queremos saber qué pasa con el servicio. ¡Que hasta un mega-sorteo se ha dejado a medias, sin comunicar los ganadores de las decenas de premios!

Finalizando septiembre se anuncia a bombo y platillo que la web está operativa, sin todas las funcionalidades, pero que poco a poco se irá recuperando la normalidad. Ya. ¿Sin todas las funcionalidades? ¡Pero si sólo está activo el blog! Que sí, que sí, que muy bonico el nuevo diseño y todo lo que quieras... ¿pero y los servicios?

Y así hasta hoy. Lo de poco a poco parece que iba en serio. Pero muy en serio. Y para más inri, los que estábamos suscritos al blog ya no lo estamos, "no funciona el servicio de suscripción". Y no hay forma de saber las promociones y eventos activos, ya que los mandan por email sólo a los que viven en la zona donde se van a realizar. Oye, ¿y si me interesa mucho y quiero viajar? ¿Y si justamente ese fin de semana voy a estar por otro motivo en el lugar donde se celebra y me apetece ir?

Una cosa sí que concedo. Tres minutos tan sólo han tardado en contestarme a la petición de darme de baja, que he cursado hoy mismo. Estaba esperando. Estaba dando una oportunidad. Pero son dos meses ya sin prestar el servicio al que se comprometieron cuando me di de alta, y que aún a día de hoy está publicado en el apartado "about" de su web. Así no.

¿Y vosotros? ¿Alguna vez estábais ilusionados con algún proyecto del que empezásteis a formar parte y luego habéis sufrido una decepción? ¿Me contáis alguna empresa que os haya dado un mal servicio, hasta tal punto que nunca vais a volver a hacer uso de ella?

¡Nos leemos!

martes, 22 de octubre de 2013

El aborto

¡Buenos días!

Entiendo que quizá estéis esperando el retrasado post de las sonrisas de la semana pasada, pero hoy me meto en un tema más espinoso.


Veréis, la semana pasada una amiga que está esperando su segundo hijo fue a la primera ecografía. Y ¡cuál fue su sorpresa cuando le dijeron que eran dos! En un primer momento fue un trauma para ella, no se lo esperaba y además su primer hijo ha tenido unos primeros años difíciles, con bronquitis crónica, alergias variadas... vamos, que de cada día que iba a la guardería faltaba otros 20. Y claro, una cosa es ir a por el segundo y asumir que te puede ir igual y otra que te puedan venir dos así de golpe.

El caso es que pasó dos días malillos hasta que se hizo a la idea. Ahora está encantada de la vida, pero esos dos primeros días además tuvo que escuchar cosas como ¡Qué putada, ¿no?! o Si me pasa a mí me muero. Todo ideal para prestar apoyo.

Pero no es eso lo que me ha llevado a escribir este post (aunque bien pensado podría hacer uno de "frases inconvenientes en malos momentos" y seguro que sale largo como un día sin pan). La frase que me llegó al alma es la que le dijo su propia cuñada. Que, por si os lo preguntáis después de leerla, es madre. De dos niños, y siempre ha querido un tercero. La perla es la siguiente:

¿Dos? ¿Y qué vas a hacer? ¿No vas a abortar? Chica, aborta, y ya te quedarás otra vez

Me da mucha, mucha, pena que hayamos llegado a una sociedad en la que se hable con semejante frivolidad del aborto. No entiendo como nadie puede pensar de esa manera en deshacerse de dos niños, aunque aún no hayan nacido. Soy de las que les costó hacerse a la idea de que iba a ser madre. No porque me disgustara, estaba encantada, pero no tenía un sentimiento muy profundo hacia el bebé. Sí, estaba ahí, creciendo, y mi barriga era cada vez mayor, pero hasta el último momento no tuve verdadera conciencia de que era un bebé, que dependería de mí por completo y que iba a darme la alegría mayor de mi vida. Y aún así no lo entiendo.

Podría llegar a entender a quien aborta tras una violación, o por problemas graves en el bebé, o por problemas graves de la madre. Aún pensando (no se puede decir de este agua no beberé, así que no hago una afirmación rotunda) que yo no lo haría. Pero no comprenderé nunca el aborto "porque no me viene bien". ¡A ver! ¡Que algo habrás hecho para quedarte embarazada! ¡Que conoces los riesgos!

Esta es mi opinión, que supongo no coincidirá con la de algunos de mis lectores. ¿Tú qué piensas sobre este asunto? ¿Te parece tan bestia como a mí la frasecita que le soltaron a mi amiga?

¡Nos leemos!

lunes, 14 de octubre de 2013

7 días, 7 sonrisas

¡Buenos días! Con unos días de retraso, pero aquí están las sonrisas de la semana pasada. ¡Que no se os olvide sonreír cada día!

VIERNES: Mientras comía estaba viendo el capítulo de "Vive cantando" del miércoles anterior, con la Pitufa en brazos (sí, todo a la vez). Total, que cantan esta canción y la Pitufa empieza a reírse a carcajadas... ¡fue genial! Porque Yo Tengo Una Banda De Rock And Roll by Nuevo intérprete (538) on Grooveshark

SÁBADO: No sé si os he contado alguna vez que el S.E. entrena a un equipo juvenil de balonmano. El sábado le acompañamos al partido, y había una niña de unos 7 años que se sentó a hablar con el Pitufo y explicarle lo que pasaba. En una de ésas le dice que van a hacer una jugada. El Pitufo pregunta qué es una jugada, y la niña le explica que una jugada son unos pases especiales que tu papá les ha explicado para que el otro equipo no sepa lo que van a hacer. Y dice el Pitufo, todo serio (literal, la expresión primera es lo que me hizo gracia) O sea, ¿me quieres decir que el otro equipo no va a saber ahora quién tiene el balón?

DOMINGO: El sabado habían empezado las fiestas, y el domingo después de comer fuimos a dar un paseo. Nos paramos en un espectáculo callejero (yo me quedé atrás con la Pitufa y no veía nada), y cuando nos vamos, a la vez que el S.E. me dice que vaya mago más malo, el Pitufo me cuenta que ¿sabes mamá? ¡Era un magazo! ¡Súper bueno! ¡Ha hecho desaparecer el pañuelo!. Creo que todos deberíamos mirar con ojos de niño...

LUNES: Fuimos a correr con la comparsa de Gigantes y Cabezudos, que le encantan al Pitufo. Y después a tomar una cocacola con la #tribumaña, allí nos juntamos varias blogueras. ¡Un placer ver de nuevo a Walewska (Mamis y bebés), Leticia (Una Mamá para dos) y Mónica (Con peques en Zaragoza) y conocer a Stephànie (Se me antoja una fiesta)!

MARTES: 92 cumpleaños de mi abuela, fuimos a comer todos con ella. Cuando me fui a recoger al Pitufo al cole dejé a la Pitufa con la familia, y cuando nos bajamos del coche y vamos hacia donde están todos, de repente cae en la cuenta y me dice Mami, ¿dónde TE has dejado a la Pitufa?. Vamos, que tiene claro que la Pitufa es ente indisoluble conmigo, y pensaba que me la había olvidado por ahí...

MIÉRCOLES: Os cuento esto pese a que voy a parecer una marrana... En mi descargo diré que, cuando no lo hago todos los días, sí que lo hago cada dos, por lo que la frasecita se las trae... Pitufo jugando, se empieza a revolcar por el suelo de la cocina. Le digo por enésima vez que no se tire en el suelo de la cocina ¿Por qué, mami? - Porque está muy sucio - ¡Jo, mamá! ¡Siempre me dices que está muy sucio! ¿Es que no lo limpias nunca, o qué? ¡Ay, qué ganas me dieron de plantarle la fregona en la mano!

JUEVES: Nos subimos en el coche para volver de casa de mis padres a la mía. Cuando nos estamos acercando a un semáforo que se acababa de poner verde y aún quedaba algún coche sin arrancar grita desde su asiento ¡Venga, maño, muévete ya! Mamá, le he dicho maño porque no arrancaba. De lo que saco dos conclusiones: modero adecuadamente mi vocabulario en presencia del Pitufo, y ha captado perfectamente el sentido que le doy a la palabra maño cuando increpo a alguien, por eso me justifica su uso como si fuera un insulto.

¿Qué tal habéis pasado la semana vosotros? ¿Vuestros hijos han tenido alguna frase de estas que te dejan con la boca abierta?

¡Nos leemos!

miércoles, 9 de octubre de 2013

Seguridad vial

¡Buenos días!


El post de hoy es otro desahogo... parece que últimamente todo me siena mal. ¿Será la falta de sueño de la maternidad reciente?


Cuando nuestros niños son pequeños, esos bebés que ya empiezan a enterarse de las cosas nos preocupamos muchísimo de acerca de la seguridad vial. Les educamos para que sean responsables con los peligros que entraña la calle: No cruces en rojo, no cruces si no hay paso de cebra, dame la mano para cruzar...

Pero ¡ay, amigos! ¿Qué pasa cuando son un poco más mayorcitos? Nos relajamos, no nos viene bien tener tanto cuidado... cruzamos una vez en rojo porque total, ni se ha fijado. Alcorzamos cruzando por un lugar prohibido porque llevamos mucha prisa (*) y ya... el colmo de los colmos.

Veréis. El colegio del Pitufo está en una carretera. De doble sentido, estrecha y sin arcenes. Cuando el colegio abrió el 90% de los niños iban en autobús, recuerdo que cuando yo iba sólo una niña de mi clase no lo hacía, y porque vivía a 10 minutos andando y su padre, trabajador del colegio, la llevaba en bicicleta. Con el aumento de niños que van en coche, y a falta de un lugar dentro del colegio donde aparcar, el Ayuntamiento ha cedido un campo de fútbol (un descampado, más bien) anexo al colegio para que haga las veces de aparcamiento.

El campo de fútbol linda con el colegio, pero no hay acceso directo del uno al otro. Hay que andar escasos 200 metros de uno al otro. Por una acera que, si bien es estrecha, es suficiente para ir tres personas juntas. Con un niño de 3 años me cuesta unos 3 minutos desde que me bajo del coche hasta que entro en el cole. Vamos, que la solución es buena. ¿Que sería mejor que hubiera un aparcamiento en el cole o que hubiera acceso desde el campo de fútbol hacia el colegio? Hombre, claro. Pero esto es lo que hay.

Y ¿qué pasa? Parece ser que hay papás (utilizo el masculino genérico, quede claro) que tienen mucha prisa. Tanta, tanta, que simplemente paran en la misma puerta del colegio y los niños se bajan (suben). Hay dos tipos: los que paran en medio de la carretera, impidiendo la circulación a los que lo estamos haciendo bien (y por tanto haciéndonos perder el tiempo a nosotros) y los que lo hacen subiéndose a la acera por la que están andando niños para entrar (salir) del colegio. No sé cuál de los dos tipos es peor.

En ambos casos los hay que los dejan en el lado del cole pero también que los dejan en el lado contrario, con lo que los niños tienen que cruzar una carretera por la que están circulando coches y autobuses continuamente.

Y digo yo, ¿estos padres no se dan cuenta del peligro que están haciendo correr a sus hijos? ¿de que si hay un accidente además harán sentirse culpable al que está haciendo las cosas bien y atropella a los niños? ¿de que además es una total falta de respeto hacia los demás interrumpir la circulación de una carretera? ¿Se dan cuenta y pasan del tema, y prefieren asumir el riesgo por no perder 5 minutos más de su tiempo?

Es demencial. No quiero pensar lo que puede ocurrir cualquier día. Por no hablar de los cabreos que me cojo cada vez que tengo que parar detrás de un comodón que deja a los niños tirados en la carretera...

¡Nos leemos!

(*)Por si alguien no ha deducido por el contexto lo que significa, alcorzar es atajar. Pero vamos, Javier Coronas os lo explica mucho mejor en este divertido vídeo:


viernes, 4 de octubre de 2013

7 días, 7 sonrisas


¡Buenos días!

Confieso: una vez más no tengo anotada ninguna sonrisa de la semana pasada. E iba a dejar pasar el día, a ver si me ponía a pensar o se quedaba otra vez desierta la entrada de viernes... ¡Pero es que me he enterado de que hoy es el Día Mundial de la Sonrisa! ¿Cómo no iba a hacer entrada de sonrisas un día como hoy?



VIERNES:
Termino de desayunar y le digo a S.E. que voy a levantar al Pitufo. Subo tres escalones mirando hacia otro lado (juro que no estaba con el móvil, malpensados, iba mirando hacia el salón pensando si estaba toda la ropa preparada) y recibo el susto de mi vida en forma de Good morning! gritado desde tres escalones más arriba... ¡Y va el tío y cuando ve que me ha asustado se ríe!


SÁBADO:
Mientras en mi casa estaban abuelo y tíos preparando cosas de la fiesta fuimos a última hora el S.E. y yo a comprar unas cosillas. Entre otras, los gorros de pirata para nosotros, que no los teníamos... ¡vaya risas en el chino probándonos todos los modelos, la mayoría de ellos de niño!


DOMINGO:
Supnngo que no esperaréis que diga otra cosa que la fiesta pirata del Pitufo, ¿no? ¡Lo pasamos genial, fue todo un éxito! (y sí, os debo un post sobre ella)


LUNES:
¿No es bonito ver a un niño jugar con juguetes nuevos? ¡Pues el lunes teníamos un montón! Han triunfado Mike el Caballero, con el que se monta unas aventuras que no veas, y un juego de mesa de piratas, que consiste, cómo no, en conseguir monedas para tu tesoro. A ver si hago un post de los regalos de cumpleaños siguiendo la estela de Laura, del blog
Base Echo
. Venga, vale, reconozco que esta sonrisa es como muy genérica y por tanto algo flojilla... pero ya os he dicho que no había anotado, y no me acuerdo de nada. Y además es verdad que lo pasamos bomba con los regalos. Así que no me fustiguéis, que ya lo hago yo.


MARTES:
Se sube en el coche y empieza a cantar Is yur japi an yu nou it pin yur fel (clap, clap) Con una entonación perfecta e inventándose la letra en inglés porque ya no se acordaba. ¡Me muero! Me acordé del guiropáaaaaa del anuncio aquél del disco "Ñ", ¿os acordáis?


MIÉRCOLES:
A la vuelta del cole me dice, Mami, ¿encendemos la tele a ver qué ponen? La enciende, ve que está "El Secreto de Puente Viejo" (que lo vemos cuando estamos en casa de mis padres) y me suelta ¡Mira qué suerte has tenido! ¡La película que te gusta! Voy a jugar un poquito mientras la ves, ¿vale?


JUEVES:
Papi se ha ido de viaje, así que el Pitufo y yo decidimos darnos un homenaje, y llamamos a Telepizza. ¡Para él fue la primera vez que un señor le traía pizza a casa!

Así de bien nos lo pasamos todas las semanas. Vosotros, ¿habéis sonreído?

miércoles, 2 de octubre de 2013

Lo que mal empieza...

Estoy indignada. Así, tal cual. Indignada. No esperaba yo que la primera actividad extraescolar a la que quiero apuntar al Pitufo me fuera a dar tantos quebraderos de cabeza...

El AMPA del colegio del Pitufo tiene cuatro canales de comunicación, a saber: las circulares que reparten los tutores, una web, un blog y una cuenta de Twitter. Como me vais conociendo, supondréis acertadamente que desde el mismo instante en el que fue admitido en el cole estoy suscrita al blog y sigo la cuenta de twitter. ¡Anda que me voy a perder yo algo! Pues parece que sí...

Hace unos días se publica en el blog (los comentarios al blog me los ahorro, al menos de momento) una fotocopia de una circular que no nos habían entregado. Anuncian en twitter (también me ahorro, al menos de momento, mi opinión acerca del uso que le dan a twitter) que hay nuevo post en el blog. Accedo, leo la circular, y me encuentro con que ofertan natación como extraescolar. Bien. Me parece interesante, pero falta información así que a través de un comentario en el blog y un tweet decido demandarla. Aún estoy esperando, y hablamos del 16 de septiembre... ahí es nada.

Un par de días después recibimos la circular en la mochila del Pitufo, junto con la ficha de inscripción. Le insisto al S.E., a quien parece que no le entusiasma especialmente la idea (con toda la razón, al Pitufo este verano lo de la piscina grande como que no). Entre que nos decidimos y no, pasan varios días, y entregamos la ficha el día 21 de septiembre. La fecha tope para entregar es el 23.

Anteayer recibimos un mail. El niño no ha sido admitido porque las plazas eran limitadas, y se han asignado por riguroso orden de inscripción. ¿¿Cómooooo?? Vamos a ver, ¡que no decíais nada de esto en la circular!

Se inicia un "movimiento popular". Aprovechando el incumplimiento de la LPD (nos han puesto a todos los no admitidos en copia no oculta del mail, olé por el AMPA) un padre decide contestar solicitando sorteo para la adjudicación de las plazas a falta de información previa sobre el proceso. Nos sumamos varios más (pena que no fueran todos).

Y la respuesta es... ¡que estaba puesto en la web! ¡Vamos hombre! ¡De las cuatro vías que tienes para comunicarte conmigo y la única en la que la información está completa (y no tanto, pone que las plazas son limitadas pero no cómo se van a adjudicar) es la que no avisa de actualizaciones! ¡Y en ninguna de las otras me remites a ella para ampliar información! ¡Y si te la pido en plazo no me contestas!

Les he contestado. Con esto mismo que os digo, además de preguntarles quién decide el orden de inscripción si había 4 sitios donde poder entregar la solicitud. Veremos...