Sigue a runnermami

miércoles, 19 de noviembre de 2014

I Carrera Runnermami - I Carrera de Empresas ESIC Zaragoza

¡Buenos días!

Tengo miedo. Mucho miedo. Me he apuntado a mi primera carrera.


Y lo malo no es haberme apuntado, ése se supone que es el objetivo que me marqué hace dos años y pico, cuando abrí este blog porque había empezado a correr. Lo malo es que lo he hecho así, a pelo. Sin estar en forma, sin haberme puesto a entrenar. Sin nada.

Me han liado. Hace unos días nos enviaron la información sobre la I Carrera de Empresas ESIC Zaragoza. Es una carrera de 8 kilómetros por equipos, con la peculiaridad de que el equipo debe comenzar y terminar la carrera juntos (¡pobres de mis compañeros!).

Y me han liado. Me han liado, y yo me he dejado. Así que el día 14 de diciembre estaré dándolo todo para que al menos mis compañeros no hagan el ridículo más absoluto.

Así que ya tengo hecho mi plan de entramientos. Ya sabéis que utilizo la aplicación de Adidas miCoach, que en la web me permite hacer el plan a medida. Le pongo la fecha de la carrera, le pongo la distancia (venga, vale, le he tenido que decir 10k en vez de 8k) y me dice qué tengo que hacer para acabarla. He sido valiente y he partido de la premisa de que puedo correr 20 min. seguidos ahora mismo. No sé si me he pasado.

Así que este es el plan:


¿Creéis que lo conseguiré? ¿Podré seguir el plan sin morir en el intento?

¡Nos leemos!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La fiesta "sorpresa"

¡Buenos días!

Os voy a contar hoy la fiesta sorpresa que le preparó el Pitufo a su padre por su cumpleaños.


Todo empezó, cómo no, con un capítulo de Peppa Pig.. En este capítulo, es el cumpleaños de Mamá Pig y le preparan una fiesta sorpresa. Así que el Pitufo, cuando mi cumpleaños estaba cercano, me preguntó que cómo íbamos a organizarme una fiesta sorpresa si yo lo hacía con él, que entonces no era sorpresa... (angelico). Decidimos que lo que haríamos sería preparar una fiesta sorpresa para papá.

Durante estos meses (yo cumplo en mayo y el #santoesposo en noviembre) me lo ha ido recordando de vez en cuando. Y cuando le dije que se acercaba el día del cumpleaños le dijo a su padre que no pensara que iba a tener una fiesta, que sólo sería su cumpleaños y nada más, sin fiesta ni nada. Por si esto no era bastante para que comenzaran las sospechas, tuve que comentárselo yo por problemas logístico-organizativos.

Unos días antes compramos el regalo, que el Pitufo se encargó de guardar en su cuarto hasta el día D. Y se encargó de que el #santoesposo no lo encontrara, porque no podía acercarte al sillón de mi cuarto, porque tengo debajo una bolsa con... con... ¡¡cosas mías de plastilina!! Y claro, no quiero que se rompan. ¡Menuda sopresa se llevó papá cuando al final las "cosas de plastilina" resultaron ser un regalo!

El día anterior al cumpleaños hicimos la tarta. Esta receta la descubrí cuando tuve que hacer la tarta para el colegio el día del cumpleaños del Pitufo. Hay una niña alérgica a la leche y al huevo, así que nos tocó probar receta nueva. Ahora es mi tarta de referencia. Es facilísima de hacer, no tienes ni que pesar los ingredientes ni que usar la batidora, así que los niños pueden ayudar (la de la fiesta sorpresa la hizo el Pitufo solito, yo sólo la metí en el horno y la saqué). Y, aunque yo uso un molde desmontable y la desmoldo, se puede hacer sin desmoldar. Y está de morirse de buena. Pero de morirse. Eso sí, yo sustituyo la vainilla en crema por esencia de vainilla líquida. A ojímetro, le encasqueto un botecito entero y aqui Paz y después Gloria.

Que me disperso. El caso es que compramos todo, hicimos la tarta, y todo quedó escondido. La fiesta era el mismo día del cumpleaños (porque si no, no mola, mamá), cuando papá llegara de trabajar. Esto nos daba poco margen de maniobra: nosotros llegamos a las 17, y el padre los viernes llega a las 17.30... así que convocamos a los invitados a las 17.15. Así, el padre llegó a casa a la vez que algunos invitados, se adelantó un poco, pero eso no mermó la ilusión del niño, que se quedó entreteniendo a papá mientras suben y terminas de llevar las patatas, mamá. Una vez los invitados en el salón, subió él y dijo que el plan era gritar muy fuerte ¡¡SORPRESA!! cuando papá entre en el salón. Entonces le dijo a su padre que podía subir, y así lo hicimos. Papá ¡¡SE LLEVÓ EL SORPRESÓN DEL SIGLO!!

¡¡UN ÉXITO DE FIESTA SORPRESA!!

¿Y vosotros? ¿Habéis organizado una fiesta sorpresa con niños? ¿No os parece encantadora su ilusión inquebrantable?

¡Nos leemos!

miércoles, 5 de noviembre de 2014

El trabajo y la maternidad, ¿hay una edad adecuada?

¡Buenos días!

Hoy quiero hacer una reflexión sobre la maternidad y el trabajo, no hablaré de conciliación porque es un tema ya muy trillado y todos sabemos que no existe, quiero hablar de cuál es el mejor momento para ser madre, si es que se puede decir así.


Toda esta reflexión surge de mi experiencia, de mi situación actual y, por supuesto, es mi punto de vista, que puede no coincidir con el vuestro.

Mientras escribo esto estoy inmersa en un proceso de selección para promoción interna en la empresa. Dicho puesto es completamente diferente al que desarrollo actualmente, en otro departamento, con otras funciones, y algo más de responsabilidad. Estoy preparada para ello y podría aportar muchísimo valor a ese puesto, por mi conocimiento de la empresa, por mi trayectoria dentro de ella, y por mi forma de ser.

¿Cuál es el problema? ¡Ay, amigos! La reducción de jornada. Es un puesto que en principio es incompatible con una reducción de jornada (si paso a la siguiente fase del proceso de selección voy a intentar negociarla). Esto quiere decir que si me seleccionan voy a tener que tomar una decisión trascendental para mi vida, y la de mis hijios. ¿Vuelvo a jornada completa?

Para mí sería difícil. Los niños son aún muy pequeños y ya no es sólo que crea que me necesiten, es que yo quiero estar con ellos. No me gustaría llegar a casa todos los días a las 19 para baños, cenas, acostar, y mañana al cole. No me gustaría disfrutar de ellos sólo los fines de semana.

¿Y entonces? ¿Por qué me presenté? Porque en un proceso de selección nunca se sabe, y si ellos consideran, como yo, que soy la candidata idónea, quizá se pueda negociar algo (como trabajar dos tardes a la semana, por ejemplo).

¿Y si espero a que los niños sean un poco mayores? ¿A que vayan los dos al cole? ¿A que, aunque me sigan necesitando, sea de distinta manera? ¿A que lo puedan entender? Este es el quid de la cuestión. La razón que me ha llevado a escribir este post.

Dentro de 2, 3 años, cuando quizá me costaría menos "separarme" de ellos, estaré cerca de la cuarentena. Con el panorama económico actual, y siendo esta una empresa con una plantilla joven... ¿conseguiría una persona de 40 años promocionar? Sí, es cierto, es una edad en la que aún quedan 27 años más de carrera laboral, pero todos sabemos que las empresas no miran mucho eso, lo que miran es tu edad y la del resto de los candidatos. Y no estamos hablando de un puesto directivo, sino de un puesto algo más que de base, sin siquiera ser un mando intermedio.

Así que ahora mismo lo que pienso es que nos han timado con eso de retrasar la maternidad para desarrollar la carrera laboral. Los casos de gente que con 35-40 años están ya en la cúspide no son lo común. Ese es el momento en el que la mayoría podríamos empezar a avanzar en la carrera de fondo. El momento en el que tienes un bagaje y una experiencia a tus espaldas que te hacen idónea para un puesto. Y nos encontramos con niños pequeños, muy pequeños, a los que no queremos dejar solos. ¿Y si la maternidad se adelantara? ¿Y si yo hubiera tenido mis hijos con 25 años? Ahora tendrían 10 y 8. Yo a los 25 ya trabajaba, y mi vida laboral se habría desarrollado exactamente como hasta ahora. Pero ahora no estaría en esta tesitura, los niños ya serían "mayores", ya no sería lo mismo la separación. De hecho, estaría terminando el periodo legal de reducción de jornada por hijo a cargo, así que sería sólo adelantarlo un poco.

Es decir, coincidiría el período de avanzar de verdad laboralmente con el período en el que mis hijos empezarían a necesitar menos.

Ya sé que el panorama actual hace que no sea fácil encontrar trabajo a esas edades, pero estoy hablando principalmente del caso de las madres trabajadoras de mi edad, que al acabar la carrera lo tuvimos fácil para encontrar trabajo, la situación lo propiciaba.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Creéis que sería más fácil desarrollar una carrera laboral a largo plazo si se adelantara la maternidad?

¡Nos leemos!

martes, 21 de octubre de 2014

Concurso "un viaje para enmarcar"

Post remunerado


Durante el mes de septiembre mucho se ha hablado de las vacaciones y la vuelta al cole. Situaciones ambas que ponen nuestra salud a prueba. Porque  ¿quién no ha leído el post de la Boticaria García acerca de la diarrea del viajero? ¿Y quién no teme la vuelta al cole y a las diarreas, las bronquitis, los catarros, los mocos, las fiebres…? Que sí, que ya nos dijo la Mamá Pediatra que el niño que tiene tendencia la tiene y punto. Y que sólo se pueden poner medidas preventivas…


Pues de eso quería hablaros, de las medidas preventivas. Concretamente de la nueva gama de probióticos de Faes Farma, ProFaes4, que acaba de empezar a comercializarse. Tienen un producto específico para prevenir la diarrea del viajero, y otro para aumentar las defensas naturales de los niños en edad escolar ¿no es perfecto? Desde luego que yo cuando la Pitufa sea un poquito mayor se los enchufo, que ya os conté que esta niña lo pilla todo. Con el Pitufo, gracias a Dios, no me hace falta, también os conté que él no pilla nada

FaesFarma además ha abierto un nuevo blog, A Nuestra Salud, en el que nos dan consejos de belleza, salud, maternidad y recomendaciones de viajes. ¿No mola mil este post sobre una ruta de shopping por Roma?

Pues esto no es todo. Para celebrar el lanzamiento del producto y del nuevo blog, Faes Farma ha organizado un concurso a través de la página de Facebook de A Nuestra Salud. ¡Puedes ganar nada más y nada menos que un Plan B! Escapada termal para dos personas!

¿Que cómo lo puedes hacer? ¡Muy sencillo! Elige una foto de tus mejores vacaciones, de tu viaje para enmarcar, y cuéntales por qué fueron tan especiales. Sólo tienes que pinchar en este enlace y darle a "participar".

Después habrá una fase de votación en la que tendrás que compartir tu foto con tus contactos para intentar entrar entre las 10 fotos más votadas. Estas 10 fotos más votadas se llevarán un envase de ProFaes4 Viajeros, y luego el jurado del concurso escogerá entre ellas a las 3 participaciones ganadoras. Fácil, ¿no?

¿Me cuentas cuáles fueron tus vacaciones para enmarcar? ¿Utilizas probióticos en situaciones de estrés de salud?

¡Nos leemos!

martes, 14 de octubre de 2014

50 cosas sobre mí

¡Buenos días!

Últimamente en muchos blogs amigos como Star en Rojo, 39 semanas, Aidixy y sus cosas y Desmadreando entre otras, están siguiendo esta iniciativa para que sus lectores les conozcan más. Al principio pensé que no sería capaz, pero aquí están mis 50 cosas. Post apto para cotillas.













¿Os ha sorprendido alguna?

¡Nos leemos!

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Los niños de cuatro años

¡Buenos días!

Ya os adelantaba la semana pasada que hoy os contaría lo que nos dijo la tutora del Pitufo acerca de los niños de cuatro años y las estrategias que nos dio para tratarlos.


En general, a los cuatro años, los niños empiezan a socializar. Hasta ahora jugaban entre ellos pero de una manera un poco individual, cada uno hacía su juego y podía interactúar con los demás. A los cuatro años empiezan a jugar juntos de verdad, en grupo. A hacer juegos en los que cada uno tiene su rol.

Como consecuencia de esto, aparecen los primeros grupos de amigos. ¡Ojo! No es que vayan a hacer ahora los amigos de su vida (o sí). Pero empezarán a juntarse más con unos que con otros. Quizá en unos meses cambien los grupos, pero para ellos ya son más importantes unos niños que otros.

Así, aparecerán los primeros conflictos. Conflictos que resuelven de diferente manera los niños que las niñas (ojo, esto son generalidades, habrá niñas que resuelvan como niños y niños que se comporten como suelen hacer las niñas. Y ya nos dijo que seguramente nos iba a parecer sexista lo que decía, pero que es el comportamiento que ha observado e todos sus años de experiencia). Los niños discuten, explotan, puede que se peguen, y ya. Para las niñas un problema no se suele resolver tan fácilmente, buscan otras vías para alargarlo (como contarlo en casa y buscar la complicidad de los padres en contra de Menganita que "mira lo que me ha dicho y hecho").

Los grupos que forman los niños de esta edad empiezan a estar separados por sexos. De forma natural, los niños se van con los niños y las niñas con las niñas. Empiezan a demostrar interés por diferentes cosas. En los niños normalmente empieza el "juego a lo bruto", jugar a pelearse, empujones...

Así, una de las primeras pautas que nos dio fue hacer conscientes a los niños de su propia fuerza. Enseñarle que no se puede usar la fuerza con la misma intensidad con unas cosas que con otras (cito textualmente: "dejarles claro que no es lo mismo jugar a peleas con papá, que sé que la mayoría lo hacen, que hacerlo con sus amigos"). Se me ocurre (y esto ya es cosecha propia) que se le pueden presentar objetos de distintos materiales para que vea lo que ocurre cuando los presionan o les dan un golpe. Y dejarles claro que los niños son más frágiles que los adultos. Obviamente, no hay que fomentar el comportamiento agresivo, pero estamos hablando de niños que juegan con su fuerza, no de niños peleones.

Nunca, jamás, debemos "ponernos a su altura". No podemos entrar en el "yo tampoco te quiero" o en el "¿no me digas que te ha dicho eso Menganita, fíjate qué mala es". Si un niño nos dice "no te quiero" (doy fe de que ahora es la edad en la que empiezan a hacerlo) hay que contestarles la verdad: "yo siempre te quiero, aunque estés enfadado y ahora no quieras estar conmigo. Y cuando estoy enfadada también te quiero". Si una niña (repetimos, hablamos de niña por ser lo general) nos cuenta lo que le ha hecho Menganita debemos hacerle pensar en el origen del conflicto, decirle que probablemente se lo ha dicho porque en ese momento está enfadada y no pensaba bien lo que decía. No darle más vueltas ni más importancia, no hacer la pelota más grande.

Para ayudarles a desarrollar sus emociones, y que aprendan a canalizarlas correctamente, nos dijo que es muy importante cuidar los detalles. Que nunca falte el beso de buenos días o el de buenas noches, por cansados o enfadados que podamos estar. Que aunque nos enfademos nunca los miremos con cara de mucha rabia, porque ellos lo perciben de una manera muy intensa (hay que ponerse serios, pero no mirarles con rabia, esto les puede hacer pensar que los rechazamos). Siempre hablarles con cariño. Felicitarles por los logros, sin caer en la complacencia ni la permisividad.

Y sobre todo, que se sientan escuchados. Mejor no preguntarles qué han hecho en el cole. Crear un ambiente propicio para que estén tranquilos (a la hora del cuento, por ejemplo, o durante la cena) y contarles algo de nuestro día, que les pueda dar pie a contar ellos algo.

Respecto a las medidas de corrección que se deben aplicar sólo dio tres pautas. Que el mensaje sea conciso, no nos perdamos en explicaciones que no van a escuchar. Que sean en el momento de la falta (no vale un "cuando termine de hacer xxx voy a ir y te vas a enterar"). Que te miren a los ojos cuando les estés diciendo lo que está mal. Y luego añadió que es mejor no gritarles. Que nos vean serios, y firmes, pero mejor no gritar porque dejarán de escuchar en el minuto uno.

Y para terminar, nos dijo lo más importante. Abrazadles. Besadles. Cogedles en brazos. Jugad con ellos. Reíd con ellos. Volverles a abrazar. Besadles más veces. Aprovechad el momento, antes de que os deis cuenta no querrán tanto contacto físico con vosotros.

Imagino que nada de esto os resulta desconocido. ¿Tenéis algo que añadir? ¿Creéis que los niños de 4 años tienen, en general, alguna cosa que ella no nos comentara? ¿Conocéis alguna otra estrategia para tratarlos?

¡Nos leemos!

martes, 9 de septiembre de 2014

El Brain Gym y el Rincón de las Emociones

¡Buenos días!

Ayer tuve la reunión de principio de curso con el cole, y quería compartir con vosotros algunas cosas que me parecieron interesantes.


El método de trabajo del cole del Pitufo se basa en las inteligencias múltiples. Si ya antes de saberlo era el colegio que prefería por otras múltiples razones, esto hizo que nos decidiéramos del todo.

En este contexto, este año me han gustado especialmente dos cosas que van a hacer:

El rincón de las emociones.

En una esquinita de la clase, la profe va a poner varias caritas (sonriente, enfadado, triste...) y los niños cada mañana cogerán su foto y la pondrán junto a la carita que defina cómo se sienten ese día. Luego, hablarán todos de por qué se sienten así. ¿No os parece muy interesante? He pensado incluso copiarlo para casa, creo que puede ser una forma de canalizar las emociones.

Brain Gym

Yo no había oído hablar nunca del Brain Gym o kinestesia corporal. Parece ser que consiste en hacer una serie de ejercicios (ritmos, los llamó la profesora) que ayudan a mejorar las conexiones cerebrales y a que el aprendizaje sea más fácil. Por lo visto, el realizar de manera premeditada movimientos que conecten los dos lados del cuerpo y nos hagan conscientes de esta lateralidad y del centro corporal hacen que el cerebro cree conexiones nuevas. En principio se creó como terapia para ayudar a niños autistas o con dificultades de aprendizaje, y luego se ha visto que no sólo sirve como tratamiento para niños con problemas, sino también como entrenamiento para facilitar el aprendizaje ¡incluso en adultos! Los expertos en este tipo de ejercicios dicen que sirve también para adultos que quieren desarrollar nuevas facultades. A priori parece interesante, aunque es cierto que no voy a poder saber qué influencia real tiene luego en el aprendizaje del Pitufo, por lo que no podré evaluar los resultados para contároslo.

¿Y vosotros? ¿Qué tal se está dando la vuelta al cole? ¿Hay alguna cosa que os guste o disguste especialmente del método de enseñanza del cole de vuestros hijos? ¿Conocíais el Brain Gym?

La semana que viene os cuento qué nos ha dicho de cómo son los niños de cuatro años, y estrategias para ayudarles a crecer. Y más adelante os contaré la metodología de inteligencias múltiples y multilingüismo que aplica el colegio. ¿Os apetece?.


¡Nos leemos!

martes, 2 de septiembre de 2014

... Un verano inolvidable

¡Buenos días! ¿Qué pensábais? ¿Que todo lo que había pasado este verano era malo? ¡No, hombre no! También ha sido un verano inolvidable...

A nosotros nos pasa que dejamos planes "para cuando venga el buen tiempo". El caso es que luego nunca los hacíamos, así que decidimos que este verano tenía que ser especial, y ya que teníamos sólo dos semanas de vacaciones, aprovecharíamos también los fines de semana.

Fuimos al Castillo de Loarre. El Pitufo quedó entusiasmado por ver un castillo de verdad, donde vivían caballeros de verdad, y un rey, y una reina. Pero salió de allí con una gran inquietud. Habíamos visto la cocina, la Torre de la Reina, las caballerizas, el salón del trono, el patio de armas, la enfermería pero... ¿Los caballeros dónde hacían pis y caca, mamá?

Un fin de semana fue la fiesta de aniversario de la piscina donde vamos, así que allí estuvimos, con los hinchables y el resto de las actividades que habían preparado para los niños.

Coincidió ese fin de semana con las primeras fiestas de Utebo, donde vivimos. Así que pudo disfrutar también de las vaquillas, que le encantan, y de los cabezudos... Vimos también un teatro de títeres, una representación divertidísima de Los Tres Cerditos hecha por la compañía Teatro Arbolé. Totalmente recomendable. Quedé hechizada por la canción del lobo.



Ya os conté que el principio de nuestras vacaciones fue en Valencia, estuvimos visitando a mi hermana. Y aprovechamos para llevarle al Oceanogràfic. ¡¡Lo pasó genial!!

De ahí fuimos a la playa, una semanita. En el hotel al que vamos hacen muchísmas actividades, animación para niños, espectáculos musicales, ¡¡hasta un encierro con carretones para celebrar sus propias fiestas. Paseos por la playa, niños rebozados, carreras con su padre, partidos de fútbol en la arena, subida al Castillo de Peñíscola... Me declaro #madreplayera hasta la muerte.

El año pasado estuvimos en una casa rural encantadora en el Pirineo, muy cerquita de Biescas. El pueblo, Yosa de Sobremonte, es muy pequeño, y la carretera acaba allí. Así que no hay ningún peligro para los niños, que pueden disfrutar de una libertad inusitada. Obviamente, os cuento esto porque volvimos unos días este año. Caminatas, excursiones, buena comida, siestas en hamaca (bueeeenooo, vaaale, confieeeesoooo... esto no lo tuve, pero casi)... ¡Ay! ¡Quiero volver ya!

El último día de estancia en el pueblo era el cumpleaños de la Pitufa, y nos encargamos de celebrarlo ese domingo con los abuelos y los tíos. Además, el Pitufo decidió que el mismo día del cumpleaños "Aunque no hagamos fiesta tenemos que ponerle colacao en el biberón del desayuno, así le hacemos un desayuno especial de cumpleaños". Muero de amor.

Empezamos rutina de trabajo, pero ¡seguimos teniendo los fines de semana libres, claro! Así que tras un parón para poder comprar lo que se necesitaba para la boda del día 16, el siguiente finde ¡vuelta a Yosa! Estaban unos amigos a los que conocimos allí mismo el año pasado, y quedamos en ir para pasar juntos esos dos días. El domingo fuimos a ver San Juan de la Peña. No dejéis de ir si tenéis ocasión.

¡Y llegó el día de la boda! Se casaba una prima del santoesposo. Para contaros cómo lo pasamos, os digo sólo la frase con la que se despidió el Pitufo de la novia: "Adios, J. Ha sido el mejor día de mi vida". Ella contestó con un "¿Sabes qué? El mío también."

¿Nos vamos a quedar parados justo a mitad de agosto? ¡No, hombre, no! El sábado siguiente cumplimos un sueño del Pitufo, que últimamente anda obsesionado con los dinosaurios y ¡fuimos a Dinopolis! Lo disfrutó como un enano, en el espectáculo del T-Rex me preguntó varias veces con temor si estaba segura de que era de mentira, el museo le volvió loco con el tamaño real de los dinosaurios (creo que no voy a olvidar nunca ese ¡mira, un elasmosaurio! delante de un esqueleto. Y era un elasmosaurio...) Sólo una cosa: si tenéis intención de ir, tened en cuenta que está pensado para niños, no vayáis sólo adultos. Y si podéis buscad algún cupón de descuento o algo. El precio normal de la entrada es excesivo para lo que ofrece (siempre según mi opinión, claro).

El último fin de semana de agosto, bautizo el sábado. Y el domingo... ¡a la playa con los yayos! El Pitufo, sus primeras vacaciones sólo con los yayos, una semana sin mamá y papá... ¡lo va a pasar geniall!

Mientras tanto, los otros tres miembros de la familia disfrutamos cuatro días en Sevilla, el santoesposo ha tenido que ir por trabajo y la Pitufa y yo hemos aprovechado la ocasión.

Aún quedan unos días de verano, que hasta el 21 de septiembre no acaba. ¡Podemos hacer muchas cosas más aunque los Pitufos también entren en rutina de cole! Si las hacemos, prometo contároslas...

¿Veis? Las cosas pueden ser como tú quieres que sean. De todas las cosas que han hecho de este un verano para olvidar ya ni me acuerdo.

¿Y vosotros? ¿Qué habéis hecho vosotros este verano? ¿Ha sido especial?


¡Nos leemos!

Recuerda que si te ha gustado este post puedes compartirlo en las redes sociales, ¡es tan fácil como darle a un botón!

martes, 26 de agosto de 2014

Un verano para olvidar...

¡Buenos días! ¿Queréis saber qué tal nos ha ido el verano? Hemos tenido unas cuantas de esas "cosas que pasan".

Un buen día, de repente, mientras cenábamos tranquilamente... ¡zas! se fue la luz. Buscando el origen, el #santoesposo se acercó a la caldera y ¡bingo! chorreaba agua. Sin parar, como una catarata. Cortamos el agua, llamamos al servicio técnico y... ¡vaya! Entre que piden la pieza, les llega, etc... una semana sin caldera. Y como el que hizo la instalación en mi casa era un lumbreras, también sin agua, porque no hizo llave de paso exclusiva para la caldera, como me han comentado que sería lo normal. Bueno, cosas que pasan.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Mis 7 pecados capitales (maternales)

¡Buenos días!
Hoy vengo a contaros mis pecados capitales, aplicados a la maternidad. ¿Queréis saber en qué situaciones peco? Seguid leyendo, entonces...


AVARICIA

Soy muy avariciosa con el tiempo. Para mí, la mayor riqueza ahora mismo es MI tiempo. Ése en el que estoy sola, sin tener que encargarme de ellos. No hablo de irme de juerga, o de ir de compras, ni nada de eso...

martes, 29 de julio de 2014

Rutinas nocturnas

Post patrocinado: Licor del Polo me ha enviado los productos para que los pruebe

¡Buenos días!

Hoy os confieso uno de mis pecadillos... la rutina nocturna.


Veréis. Antes de casarme yo tenía una rutina nocturna inamovible. Antes de irme a dormir siempre, fuera la hora que fuera, me desmaquillaba, me lavaba los dientes y me cepillaba el pelo. Todo muy normal, muy adecuado y muy sano.

¿Qué pasó? Pues no lo sé, la verdad. Que por H o B, un día por otro... al final ni rutina ni nada. No me desmaquillo casi ninguna noche y, lo que es más grave, rara vez me lavo los dientes antes de ir a dormir... Y como en todo, si yo no soy capaz de llevar la rutina... ¿cómo inculcársela a mis hijos? Ellos aprenden por imitación...

jueves, 3 de julio de 2014

Jerseis mellizas

¡Buenos días!

Hoy una entrada poco habitual. Con fotos (no muy buenas, todo sea dicho) y cortita. Sólo quería enseñaros la última labor que he acabado, dos jerseis para unas mellizas.


Los elegí porque el punto me pareció muy original, hace como unas bolitas en medio del jersey. Y siempre intento aprender una técnica nueva en cada cosa que empiezo.

miércoles, 18 de junio de 2014

Entrenamiento semanal

¡Buenos días!

Continuo saliendo a correr, ¡ya tengo casi completado el plan marcado por miCoach, en breve me toca elegir otro! Es la primera vez que lo completo, así que la cosa va bien.


Os pongo el comentario del entrenador aquí porque me ha dicho lo mismo todos los días: Los trabajos de calidad (como éste) son fundamentales para conseguir tus objetivos.

Si os fijáis voy más regular en cada zona... :)

Miércoles 11/06/2014: En teoría el plan dice que salgo los martes, pero con la excusa del "va a llover no salí". El miércoles me dio vergüenza poner la misma excusa y me tocó salir... y llovió, claro.
Puntuación 85 %. Tiempo 20:07m, distancia 2,40km. Ritmo promedio 08:22 min/km

Jueves 12/06/2014: no me sentí cómoda del todo porque se me iba cayendo el tirante del sujetador. Los picos que podéis ver en la gráfica son dos parones que hice para hacer pantallazo de la aplicación para cuando haga el post sobre ella.
Puntuación 84 %. Tiempo 20:24m, distancia 2,43km. Ritmo promedio 08:25 min/km

Sábado 14/06/2014: por primera vez las zonas verdes no se me hicieron largas, esto ya es un logro en sí mismo.
Puntuación 83 %. Tiempo 20m, distancia 2,43km. Ritmo promedio 08:27 min/km

El ritmo no es el mejor del mundo así en promedio, pero hay que tener en cuenta que los 5 primeros y los 5 últimos minutos son siempre en zona azul (andando) por lo que eso baja el ritmo. En la zona verdes estoy en un ritmo de enre 07:20 y 6:50 min/km.

¿Vosotros qué tal? ¿Lleváis una vida sedentaria o movéis el esqueleto? ¿Qué hacéis para no estar todo el día de sillonball?


¡Nos leemos!

lunes, 16 de junio de 2014

7 días, 7 sonrisas

¡Buenos días!

¿Empezamos el lunes sonriendo? Yo os traigo 7 cosas que me hicieron un poquito más feliz la semana pasada.


Lunes: cuando llegué a casa del trabajo, me hizo sonreír la cara de la Pitufa al verme, ¡daba hasta saltos de alegría!

Martes: abrir la caja Guapabox de la #Party24M. A ver si esta semana os puedo poner una foto en Instagram para enseñárosla.

Miércoles: el Pitufo se quería quedar a dormir en casa de los abuelos. Siempre que se quiere quedar entre semana, cuando me pide permiso le digo que le tiene que preguntar al abuelo si le puede llevar al cole al día siguiente. Así que lo que dijo fue: Mamá me qu... Abuelo, ¿me puedes llevar mañana al cole? - respuesta positiva - Mamá, me quedo a dormir, ¿puedo?

Jueves: café matutino con el #santoesposo. Cuando el Pitufo se queda en casa de los abuelos, lógicamente tenemos más tiempo por la mañana. Y el jueves nos fuimos a tomar un café relajadamente antes del trabajo.

Viernes: el Pitufo ha vivido un Mundial, sí, pero era muy pequeño... así que el del viernes era su primer partido de España en un Mundial. En el cole les han explicado lo que es el mundial, y estaba emocionado. Organizamos "cena de pizza" para ver el partido. Al principio estaba un poco petardo, porque estaba cansado, pero luego fue muy divertido verlo preguntando todo, sorprenderse porque España no iba de rojo... y ver su cara de decepción cuando perdió España.

Sábado: Por la mañana estuvimos con amigos a los que hacñia tiempo que no veíamos, se quedaron sorprendidos y encantado con los pitufos. Por la tarde estuvimos de paseo por el mercado medieval, vimos ¡caballeros! ¡nada menos!

Domingo: Estuvimos con otros amigos por la mañana, jugando al escondite con los niños (tienen un año y medio)... y por fin conocí a las mellizas de mi amiga (aún no he terminado los jerseys que les estoy haciendo ¡madre mía!

¿Qué os ha hecho felices esta semana? ¿Buscáis el lado positivo de las cosas

¡Nos leemos!

viernes, 13 de junio de 2014

Actividades extraescolares: la gran decisión

¡Buenos días!

Hoy os hablaré de (otro) quebradero de cabeza de la maternidad.


Como no tenemos suficiente con elegir colegio, pasarlo mal hasta el día del sorteo por si no entra, y demás... El segundo año... ¡más difícil todavía! ¡Hay que elegir las extraescolares! Y hay que hacerlo antes de que acabe este curso, y dejarlo apuntado ya para el que viene...

"Pues menudo problema", diréis. Pues sí. Veréis.

El colegio nos ofrece Inglés, Taller de Teatro, Taller de creatividad y plástica, Jota, Gimnasia Rítmica, Multideporte, Babybasket, Judo y Arts and crafts (creatividad en inglés). Además, la AMPA ofrece Ajedrez, Yoga y Natación.

Aquí es donde entra mi duda. El Pitufo este año ha hecho natación. Él ha ido encantado y a nosotros nos ha gustado también que lo hiciera. Así que el año que viene me gustaría repetir.

Él ha dicho que quiere baloncesto, pero puestos a hacer deporte yo preferíria que hiciera multideporte, que les inician un poco en todo y más adelante podría elegir.

Yo quiero reforzar el inglés curricular, me parece fundamental para su futuro que hable bien el inglés. Y cuanto antes empiece mejor, porque lo interiorizará más si empieza pronto y jugando, que es como lo hacen en la extraescolar.

Además, me llaman la atención los talleres de creatividad, porque también creo que le vendría bien para desarrollar la psicomotricidad fina, que es su punto débil.

Por otra parte, no me gustaría que fuera un niño cargado de actividades extraescolares, creo que los niños tienen que tener tiempo libre, sin actividad programada. Oigo (perdón, leo por el whatsapp) a muchas de las otras madres hablando de tres y cuatro extraescolares y se me pone el pelo de punta.

Así que dudo. No quiero cargarlo, pero tampoco quiero renunciar al inglés. Me gustaría la creatividad (en inglés o español), pero quiero que haga actividad físcia. Quiero que haga natación, pero no sé si no le doy un disgusto si no lo apunto a baloncesto.

Y en esas estamos. Antes del día 18 tenemos que entregar la inscripción. A ver qué hacemos finalmente.

¿Qué opináis? ¿Creéis que debería elegir yo las actividades, o que debería darle más libertad? ¿Es muy pequeño para elegir "lo que más le conviene" o ese es un pensamiento muy egoísta? ¿Sois de los que reforzarían el inglés desde muy temprano o de los que les darían margen hasta que sea un poco mayor?

¡Nos leemos!

miércoles, 11 de junio de 2014

Entrenamiento semanal

¡Buenos días!

Igual que con las sonrisas, con los entrenamientos voy cogiendo ritmo. Poco a poco, porque tengo programados tres a la semana pero esta semana os traigo sólo dos....


Un ritmo un poco irregular, pero no va mal la cosa.

- Viernes 06/06/2014: 1,99 km. en 16m25s. Ritmo de 08:14 min/km. ¡Mi primer entrenamiento con zona amarilla! confieso que durante los seis meses que corrí antes de quedar embarazada no me atreví a hacer ninguno que alcanzara la zona amarilla. Lamentablemente, cuando quedaban 4 minutos para acabar se acabó la batería del móvil, lo que hace que la puntuación que me da el programa sea menor. ¡Pero estoy muy orgullosa!

COMENTARIOS DEL ENTRENADOR | PUNTUACIÓN 65%
Has hecho un excelente entrenamiento y demostrado una gran voluntad. Has permanecido en la zona objetivo durante el 65% del entrenamiento. ¡Ahora no puedes dejarlo!


- Domingo, 08/06/2014: 3,08 km en 38m35s. Ritmo de 12:32 min/km. Este entrenamiento en realidad eran 20 minutos en la zona azul (caminata ligera) y, como os conté en Facebook, me fui con la Pitufa. No había excusa por estar sola esa mañana, al fin y al cabo era andar...

COMENTARIOS DEL ENTRENADOR | PUNTUACIÓN 76%
Buen trabajo. Estos entrenamientos de la Zona azul también son fundamentales. Sigue así.


El año que viene para estas fechas os contaré qué tal me ha ido la 10k de Zaragoza, que correré con runnerpapi. Ese es el motivo por el que estaba sola el domingo, él estaba participando en esta carrera tan popular en Zaragoza

Tengo pendiente un post en el que contaros en qué consiste cada zona de esfuerzo, y hablaros un poco de la aplicación miCoach, que particularmente es la que más me gusta para estas cosas.


¿Qué os gustaría que os cuente de mis entrenamientos? ¿Os parece interesante que os hable de ellos?

¡Nos leemos!

lunes, 9 de junio de 2014

10 días, 10 sonrisas

¡Buenos días!

Ya pensabais que después de la vuelta al ritmo de sonrisas iba a parar otra vez, ¿eh? En todo el fin de semana no me ha dado tiempo a publicarlas, así que aquí os las traigo hoy, ampliadas a 10 días que son los que han pasado. Para empezar bien el lunes.


VIERNES: El viernes recuperé el espíritu de esta serie. Porque conseguí sonreír pese a que el día no empezó bien: apenas dormí por la varicela de la Pitufa, por la mañana casi no me dio tiempo a llevar al Pitufo al cole, era uno de los 15 días al año que trabajo por la tarde, me olvidé la comida en casa... ¡y algo tan tonto como un biberón me puso una sonrisa en la cara! Suavinex me mandó este biberón, con la tetina que le gusta a la Pitufa, después de hablar una semana antes de que en la web no lo podía comprar suelto con esa tetina. Si esto no es como para sonreír...

SÁBADO: Se agradece que el #santoesposo se quedara con los niños para que yo pudiera dedicar la mañana a... en realidad a nada especial. A poder salir a correr, a ducharme tranquilamente, depilarme, irme a hacer la compra a mi bola... Pues eso.

DOMINGO: El Pitufo tenía la fiesta de fin de curso de la natación. Lamentablemente, como la Pitufa estaba en pleno brote de varicela decidimos que lo llevaba el #santoesposo solo y yo me quedé en casa. Además, así aprovechó e hicieron una "mañana de chicos". Compraron una hamburguesa que se comieron mientras veían el partido del Cai "¡En el pabellón de verdad, mamá, no en la tele!" y después fueron a la fiesta. ¡La cara que tenía a la vuelta haría sonreír a cualquiera!

LUNES: Que yo sé que igual no es buen motivo para sonreír, pero yo sonreí igual... porque mi amiga Nuria me dijo que teníamos que sonreír aunque sólo fuera para fastidiar a la gente que empieza el lunes amargada.

MARTES: Me cambié de look. Me he dejado flequillo recto, y cuando me vio el Pitufo, al cabo de un rato, me dice Mamá, al principio no te había reconocido, porque te has escondido detrás del pelo.

MIÉRCOLES. Piropos y más piropos. Del #santoesposo, de las compañeras de trabajo, de las amigas, de las amigas 2.0... ¡A todos nos hacen sonreír los piropos!

JUEVES: Que sí, que estoy cansina con el tema... pero en un blog que se llama runnermami lo de salir a correr se presupone. Y como no era el caso... Estoy orgullosa del entrenamiento del jueves, por primera vez me atreví con uno que tenía un poco de zona amarilla.

VIERNES: La cara del Pitufo cuando llegué a casa y me contó lo bien que lo pasó en la excursión. Además, ese día comí en casa de mis padres, y habían venido unos amigos suyos a los que tengo mucho cariño y que veo sólo una vez al año.

SÁBADO: Hice un taller y un cuentacuentos para Pekefriendly, en torno al libro que editan "¿A dónde van los besos?". El libro es una monería, y me gustó la experiencia, así que ¡repetiremos!. Os contaré todo con más detalle en otro post. Además, por la tarde nos fuimos el #santoesposo y yo de paseo, comimos un helado... ¡día redondo!

DOMINGO: El domingo tuvimos comida familiar con mis tíos, primos... Esos días siempre son de sonrisas, ¿no creéis?

¿Qué tal vuestra semana? ¿Y esta que viene? ¿Tenéis preparados planes que os hagan sonreír?

¡Acordaos de sonreír, aunque sea lunes!


¡Nos leemos!

lunes, 2 de junio de 2014

Entrenamiento semanal

¡Buenos días!

Ya tocaba volver a correr. Ya tocaba volver a hacer los posts de entrenamiento semanal (me gusta más que recorrido semanal, así que les he cambiado el nombre).


En fin. Voy a poneros todo lo del mes, porque ha sido poco. Muy poco. Pero lo justo para ir volviendo a la rutina. Pasito a paso recuperaré la forma, y las ganas de salir. Además, entre mis objetivos de este año está correr al menos una 5k, y entrenar dos veces por semana, así que o me pongo o no va a haber manera...

En todo el mes he salido 4 días:


- Jueves 08/05/2014: 2,37 km en 15m03s. Ritmo de 6:21 min/km. Aunque es cierto que me encontré súper bbien, la verdad es que me sorprende, yo creo que la toma de datos del programa fue errónea. Ya sabéis que habitualmente utilizo Adidas MiCoach, y la verdad es que estoy contenta con él. Sin embargo, me ha dado por probar otro, Endomondo Sport Tracker. No sé si es que no me hago a él, pero creo que me gusta menos... Los voy a utilizar simultáneamente una temporada a ver.

- Sábado, 17/05/2014: 2,05 km en 15m36s. Ritmo de 7:37 min/km. Casi que me lo creo un poco más, qué queréis que os diga. Me costó la vida, no voy a mentir... Pero como veis en la gráfica mantuve un ritmo constante todo el tiempo, así que estoy contenta.

- Jueves 29/05/2014: 2,29 km en 18m47s. Ritmo de 08:12 min/km. No me apetecía nada salir, eran las 21.30... El caso es que ya el miércoles había utilizado esta excusa y dije "a partir de mañana sin excusas". Y eso hice, no poner excusas y salir. Los datos son lo de menos, para mi el triunfo fue salir.

- Sábado 31/05/2014: 2,28 km en 18m25s. Ritmo de 08:06 min/km. Los datos de este entramiento no cuentan mucho, y no es una justificación. Hice el "entrenamiento de evaluación" de MiCoach, que consiste en correr 12 minutos incrementando el ritmo constantemente según las indicaciones que te dan hasta llegar a casi el límite de tus fuerzas. Como veis en la gráfica hubo un momento a lo largo de la sesión en la que no pude correr más y anduve, cuando se suponía que debía correr. No calibré bien, el programa te dice "corre a esfuerzo de 6 sobre 10" y no supe controlarlo correctamente.

Este entrenamiento sirve para delimitar tus zonas de esfuerzo y que luego los entrenamientos sean más personalizados. Se actualizaron con éxito, bajando en 15 segundos el límite de mi zona amarilla (esfuerzo duro) aunque también es cierto que la zona verde (esfuerzo moderado) la he aumentado. Pero claro, tampoco estoy segura de que los datos sean muy fiables, porque como no lo hice bien... A lo largo de los distintos entrenamientos lo iremos comprobando.


¿Y vosotros? ¿Creéis que este será mi regreso definitivo?

¡Nos leemos!

viernes, 30 de mayo de 2014

7 días, 7 sonrisas

¡Buenos días!

El otro día estaba echando un vistazo al blog de Marta (está lleno de preciosidades, no dejéis de verlo) y vi que desde hace un tiempo tiene un post semanal, "8 cosas que me han hecho feliz" (lo publica los lunes). Y pensé que ya era hora de recuperar el #7días7sonrisas, ¿no?. ¡Pues vamos a ello!


VIERNES: El viernes viajé a Madrid sola a pasar el fin de semana entre amigas. La llegada, ese café rápido con mi hermana porque enseguida me llamaron para tomar otro café con ellas, esas risas en la cena posterior...

SÁBADO: El sábado se celebraba #LAPARTY, la excusa que utilizamos todas para el desplazamiento que nos reunió. Me reí mucho. Pero también sonreí en el paseo que di con mi hermana y mi cuñado. Visitamos tiendas bonitas, nos acercamos al DosdeMarket...

DOMINGO: Me lo pasé estupendamente el fin de semana, es innegable. Pero el recibimiento del santoesposo y el de los Pitufos... Esa es la mejor sonrisa de la semana sin duda.

LUNES: El lunes era mi aniversario de boda. Y el santoesposo decidió que por una vez haríamos algo especial para celebrarlo (no solemos hacer nada, la verdad) y compró cena especial para los dos. Además, había algo más que celebrar, algo que también me hizo sonreír: ¡aprobó el curso de la Escuela de Idiomas! Otro pasito más, y sólo queda uno...

MARTES: El martes a media mañana llevé a la niña al médico. Así que me dejé el maxi-cosi ya en el coche (habitualmente se queda en la guardería hasta que la recojo por la tarde, porque la lleva el santoesposo). Cuando fui con el Pitufo a recogerla por la tarde vio que pasaba de largo del pasillo donde suele estar y me dijo en tono condescendiente "Mamá, el maxi-cosi..."

MIÉRCOLES: El miércoles salieron la crónica y las fotos oficiales de #LAPARTY. El caso es que no me vi en ninguna foto... y después descubrí que salgo en el vídeo. Tontería de sonrisa, sí. Pero me hizo ilu. Tanta, que aquí os lo dejo (que sé que no habéis ido a ver la crónica, así que no lo habéis visto)



JUEVES: Ayer vencí la pereza. Me he propuesto retomar el salir a correr, y el miércoles ya busqué excusa para después decir "mañana sin falta". El jueves no me apetecía nada de nada, y a punto estuve de decir que se me había hecho tarde pero... ¡No lo hice! ¡Me calcé las zapatillas y a correr!

¿Y vosotros? ¿Habéis sonreído esta semana?

¡Nos leemos!

miércoles, 7 de mayo de 2014

Para ti. Para tu miedo.

Este post es respuesta a Peineta, tal como escribía el comentario he pensado que era mejor que todos lo supiérais. Si queréis leerlo en su contexto leedla a ella primero, aunque lo entenderéis igual sin hacerlo.

La valentía no es no tener miedo, es saber enfrentarte a tu miedo.

Seré la nota discordante, lo sé. Pero algunos de tus miedos también los tenía yo, y te confirmo. No se quiere a los dos igual (se les quiere lo mismo, pero no igual, no sé si me explico), comparas (claro que comparas), y tienes preferencia por uno (o por el otro, según el día que tengas tú, el día que tengan ellos y el momento en el que lo pienses, porque serán distintos y unas cosas te gustarán más del uno y otras del otro).

Desde la experiencia que me dan 9 cochinos meses (vamos, que no estoy mucho mejor que tú) te digo que es complicado gestionar el tiempo para dos (cuernos, es complicado gestionar el tiempo para uno, cómo no va a ser para dos), que muchas veces piensas que estás fallando al uno o al otro, que no atiendes a los dos lo mismo. Que hay veces que piensas que el mayor te va a odiar, porque, sin querer, lo haces aún mayor de lo que es. Que hay veces que piensas que la pequeña se te va a traumatizar porque no has tenido con ella los cuidados que tuviste con el primero, porque la dejas llorar más de lo que hiciste con él.

Pero desde esa misma experiencia te digo que todo ese miedo, todo ese sentimiento de culpa (maldita culpa), COMPENSA. Compensa cuando los ves reírse juntos. Compensa cuando ves cómo el mayor no quiere dejar de abrazar a la pequeña. Compensa cuando ves cómo la pequeña busca al mayor con la mirada. Compensa cuando ves cómo se buscan para jugar juntos, pese a la diferencia de edad. Compensa cuando te dice "Mamá, yo hoy me baño con la Pitufa". Compensa cuando agarradita a la mesa y al sofá intenta dar dos pasos para acercarse a su hermano mientras él juega. Compensa cuando te pones en el dintel de la puerta, y los ves a los dos, y también quieres que se detenga el tiempo, exactamente igual que haces ahora sólo con uno.

Y además, desde la experiencia que me da tener 4 hermanos (ahí sí que voy más sobradita que tú) te digo que el vínculo con un hermano es indestructible. Que los quieres con locura. Que los odias con fervor. Que estás deseando verlos. Que estás deseando que se vayan. Que son tus hermanos. Y a tus hermanos no los toca nadie. Sólo tú.

No puedo disipar tu miedo, es imposible. El miedo es irracional. Pero también es irracional el amor. Y eso es lo que lo hace tan bonito.

Serás una madre de dos igual que eres madre de uno. Genial. Única.

¡Nos leemos!

miércoles, 16 de abril de 2014

Comparaciones entre hermanos

Todos sabemos que las comparaciones son odiosas, pero también que una madre de dos siempre va a comparar. No me las voy a dar ahora de buena madre que no compara a sus hijos porque sí lo hago. Aunque no con ánimo de que uno gane y otro no, conste. Es que me tienen fascinada cómo pueden ser tan diferentes dos hermanos desde edades tan tempranas...

CARÁCTER

El Pitufo es un niño muy movido, pero a la vez muy “bueno”. Nunca ha tocado lo que se le ha dicho no debía tocar, nunca ha trepado por los sofás o se ha subido a una silla para llegar a algo que quisiera de un mueble alto. Hasta que no supo subir y bajar las escaleras solo jamás lo ha intentado, nos llamaba si quería ir arriba o abajo…

La Pitufa es más tranquila, más dormilona… pero tiene las manos más largas del planeta. No te la sientes encima si tienes cerca una mesa con cosas. Antes de que te des cuenta te ha tirado el café y está dando golpes a la taza con la cucharilla.

SOCIALIZACIÓN

Cuando al Pitufo le presentamos a alguien se queda mirándolo fijamente. Tras un largo rato de observación decide si le gusta o no, y por tanto si se va con él o no. Cuando bebé, si decidía irse con alguien podía estar todo el día con él, pero siempre teniendo a su madre controlada. Si yo desaparecía de su campo de visión se transformaba en Mr. Hyde durante horas. Luego se calmaba, y cuando yo volvía me demostraba su enfado no despegandose de mi y llorando mucho

La Pitufa cuando conoce a alguien sonríe, le mira, le hace gracias, le compromete para que le diga cosas… Pero es raro, muy raro, que decida irse con él. Si su mamá está en su campo de visión está con su mamá. Y punto. Si no estoy… le da igual. Se va con todo el mundo y es más feliz que una perdiz. Y cuando vuelvo me recibe con una sonrisa y una fiesta, pero ya no quiere estar con nadie más.

(**Nota: a la fecha de revisar, terminar y publicar este post, algo está empezando a cambiar en la Pitufa... y es capaz de estar ratitos pequeños viéndome y sin estar en mis brazos. ¡Y el sábado incluso estuvo toda la tarde fuera de mis brazos en la misma habitación que yo!

SALUD

El Pitufo es un crack. Mediático. Ha tenido mocos, como todos los niños del mundo mundial. Y los ha sacado tosiendo, como todos los niños del mundo mundial. Aparte de eso, la varicela y una conjuntivitis leve en 3 años y medio de vida. Ah. Y dos medias gastroenteritis. Pero solo a medias, lo justo para ver que algo no funcionaba bien por su estómago, vaya.

La Pitufa es una crack. Mediática. No pasa una semana entera sana. Bueno, vale, ahora lleva dos, pero alucinaíca me tiene. En casi 9 meses ha pasado dos bronquitis y media, una laringitis, dos gastroenteritis (menos mal que no se ha enterado de que hay mas -itis, porque las pilla también seguro). Y el moco y la tos son permanentes.

SUEÑO

Como os conté en el post de la lactancia, el Pitufo hasta los 17 meses se despertaba 4 y 5 veces por noche. No ha empezado a dormir del tirón de verdad hasta los casi 3 años. Y aún así hoy, por poner un ejemplo, me he levantado 3 veces porque me ha llamado desde su cama. Aún ahora lo tengo que llevar a la cama, quedarme un ratito con él y prometerle que “luego vengo y me quedo contigo toda la noche” porque si no, no se duerme (cuando estoy yo, ¿eh? Que se le puede dejar en casa de los abuelos tranquilamente, no quiero decir que sólo se duerma conmigo). Hasta los dos años aproximadamente no me tenía que quedar un ratito, sino hasta que se dormía.

Vale, ya he dicho que la Pitufa no está nunca sana. Y un niño malito duerme fatal. Pero cuando está sana se despierta una única vez en toda la noche. Y además la dejo en la cuna y me voy, y ella solita se duerme.

LIMPIEZA

Ahora, con sus tres años y medio, es cuando el Pitufo empieza a ensuciarse (básicamente porque se pasa el día revolcándose por el suelo, vaya). Pero de bebé yo le daba de comer sin babero y no se manchaba ni un poquito. Ni la barbilla. Muy rara vez he tenido que llevar muda para cambiarle en la calle (y claro, esas veces me pillaba desprevenida y no la llevaba….

La Pitufa es una marrana. Punto. Babea mucho, pero mucho, mucho. Así que los vestidos están siempre sucios. No se le puede dar de comer sin mancharla. Y si se nota la boca sucia se limpia con la manga (en serio). Aún así, si la tengo que cambiar en la calle… también me pilla desprevenida y sin muda. Qué le vamos a hacer.

COMIDA

Venga, aquí no hay diferencias. Los dos son como limas. Comen de todo y todo les gusta. Suerte que tiene una.


¿También son tan distintos vuestros hijos entre sí? ¿Hacéis comparaciones entre ellos? ¡Confesad!

¡Hasta el próximo post! ¡Nos leemos!

martes, 18 de marzo de 2014

Ajustando las velas

Hace un tiempo, en el trabajo, me preguntaron un día si me pasaba algo. No, contesté, ¿por?

- Porque te he visto seria es muy raro no verte sonreír.

Ahora, cuando el Pitufo me dibuja, me suele decir

- Mira mami, estás enfadada.

El cambio es notorio, ¿no? Pues le he estado dando vueltas a una frase que leí hace tiempo, y que tengo en mi puesto de trabajo para tenerla siempre presente:

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.
William George Ward


No voy a quejarme más de que me dibuje enfadada, ni voy a decir más que es sólo una mala racha, ya se me pasará.

A partir de ahora ajusto mis velas.

¡Feliz martes! ¡Nos leemos!

viernes, 14 de marzo de 2014

Despistes

Siempre he sido despistada, no lo voy a negar. Pero últimamente estoy llegando a límites insospechados... Y esta semana ha sido de traca:

- Lunes:
- Nota en la agenda de la Pitufa, el martes hay que llevar pañales.
- La pediatra prescribe para la conjuntivitis del niño una gota en desayuno-comida-cena durante una semana.

Parece fácil, ¿verdad? Veamos...

- Martes: Tareas pendientes:
- Poner las gotas al niño, ok.
- Llevar pañales a la guardería: llevamos el Pitufo y yo a la niña a la guardería, y en la puerta... ¡miércoles! (no digo mierda delante del niño) ¡me he dejado los pañales! - No te preocupes, mami, yo te lo recuerdo mañana. (sic)
Nueva tarea:
- Además de los pañales, hay que llevar bote de cereales. No leo la agenda hasta las 22.00, así que obviamente ya sé que el miércoles no los voy a llevar...

- Miércoles: Tareas pendientes:
- Poner las gotas al niño: al acostarlo me dice mamá, que no me has puesto la gota del ojo.
- Llevar pañales a la guardería: ok, se los doy al el santoesposo, que lleva él a la niña.
- Llevar cereales a la guardería: le anoto en la agenda a la profe que sé que no he puesto el cereal porque leí la nota tarde. Mañana sin falta lo pongo.
Nueva tarea:
- Comprar la flor para que el Piufo lleve a la profe, que se casa, y preparar el corazón para que el niño ponga su nombre. Me lo recuerdo a lo largo de toodo el día, hemos quedado en llevarla todos el jueves y a ver si el mío va a ser el único que no la lleve.

- Jueves: Tareas pendientes:
- Poner las gotas al niño: ok (aunque la de la comida, que la hacemos al salir del cole se me retrasa porque me despisto de hora).
- Llevar la flor al cole: ok
- Llevar cereales a la guardería: ¡Porras, los cereales! Bueno, ya no los he traído por la mañana, pero como me queda un rato entre recoger al Pitufo y a la Pitufa por la tarde, los compro en ese rato y ya se los dejo para no olvidarme (otra vez) mañana. Salimos del cole, compramos, y cuando pasamos el desvío de la guardería me dice el Pitufo mamá, ¿por qué vamos hacia casa sin recoger a la Pitufa?

Notas al margen, demostración de que el Pitufo me va conociendo y confía muy poco en mi mala cabeza:

- El lunes el Pitufo se quedó en casa con su tía. Lo dejé al salir de la pediatra, y la tía dormía. Le digo que "luego llamaré a la tía, que te tiene que poner la gota a la una". Cuando la tía se levanta el niño le dice todo serio que mamá ha dejado la medicina en el cuarto de baño, me tienes que poner una gota a la una.
- Como el miércoles él no ha ido a la guardería, el jueves cumple su promesa y me recuerda mamá acuérdate de los pañales.

A todo esto le podemos sumar despistes varios en el trabajo. Todavía me queda todo el viernes por delante. Rezad por mí.

¿Y vosotros? ¿Tenéis también épocas de despistes? ¿Me contáis vuestros despistes estrella?

¡Nos leemos!

lunes, 3 de marzo de 2014

La vuelta al trabajo tras la maternidad

Ha sido dura. La vuelta al trabajo, digo. Ha sido dura. Más que con el Pitufo.

No sé si no es la experiencia, que ahora ya he visto lo rápido que crecen. No sé si no es la maternidad múltiple que, no nos engañemos, desgasta más. No sé si no es el cambio de horario, que no ha sido a mejor. No sé si no es el cambio de puesto, que no me gusta demasiado. El caso es que viví la segunda vuelta al trabajo muy mal. Demasiado mal.

Con el Pitufo tenía sentimientos encontrados. Por una parte me daba penita dejarlo en la guardería después de esos meses junto a él. Por otra, era la emoción de verlo crecer, de verlo hacer cosas por primera vez. Con la Pitufa todo ha sido pena, pena por dejarla. Pena por separarme de ella. Pena por verla crecer. Además, y pese a que el niño no llevaba bien la separación, la niña menos aún. Quizá porque yo también lo llevaba peor, y ella lo nota...

Además, si os dije en su momento que en la empresa donde trabajo no nos ponen excesivos problemas de conciliación, me encontré con uno de ellos. Resulta que la jornada de 9 a 15 no les parece bien. La hora de 14 a 15 es la pausa de la comida, y por lo visto se detectó que había gente con jornada 9-15 que esa hora no trabajaba, aprovechando que no estaban los jefes. Así que han decidido suprimir ese horario. Y me tengo que quedar hasta las 16 parando una hora para comer.

Al menos me han dado la flexibilidad de salir a las 15.45 (a las 16 sale el Pitufo del cole). Eso sí, recuperando esos cuartos de hora trabajando dos tardes al mes. Así, tengo el mismo porcentaje de jornada pero salgo tres cuartos de hora más tarde todos los días (no veas lo que cunden, para cuando me siento y me acuerdo de lo que estaba haciendo antes de comer ya tengo que apagar el ordenador) y además palmo dos tardes al mes. Un chollo.

A esto le sumamos que me han cambiado de puesto en el departamento y me gusta menos el actual. Y lo combinamos con que la Pitufa no tiene la salud de hierro de su hermano y desde que ha empezado la guardería lleva tres catarros gordos, una laringitis y un principio de laringitis, un principio de bronquitis y una bronquitis propiamente dicha y no suelta la tos ni a la de tres. Un no parar, vaya. Bueno, y que Dios me ha castigado por alardear de una niña que dormía bien desde el hospital y... no os lo cuento, que no la quiero poner verde a la pobre.

No os preocupéis. Pasé unos días un poco depre pero ya estoy mejor. Hasta estoy pensando en volver a buscar la sonrisa diaria y recuperar el 7 días 7 sonrisas. Pero con este panorama no es de extrañar que haya llevado fatal la vuelta al curro, ¿no?

¿Y vosotros? ¿Qué tal lo llevásteis?

¡Nos leemos!

jueves, 13 de febrero de 2014

Parte de guerra

Dejar a la niña con tu padre una mañana y recibir el siguiente Whatsapp informando de la situación:

1er y 2° Parte de guerra.

1. Siendo las 8:45 partimos hacia el refugio Camón (léase, su casa), trayecto tranquilo y con bromas y risas. Llegados allí zafarrancho con sosiego.

2. A las 9:2? lloriqueo y quejas de la tropa, conocido el parte de la mañana (léase, la niña no había desayunado), se procede al desayuno con ayuda de la subalterna mientras se calma un poco en brazos. Comienza la distribución y cómo por arte de magia desaparecen las viandas en boca de la tropa, así que dado que durante el proceso anterior se ha producido una filtración fétida, se procede al aseo de la tropa con el siguiente resultado:
- La filtración ha sobrepasado el limite de contención por el lado sur.
- De todas las herramientas (léase, toallitas) sólo queda una.
- Se actúa cómo se enseñaba en los manuales en vigor de los años 50 y queda contenida la filtración.

En el momento de escribir éste parte la tropa descansa.

Obviamente, no pude dejar de reír en toda la mañana. Gracias, papá.

¡Nos leemos!

viernes, 31 de enero de 2014

Ocurrencias

¡Buenas tardes!

Hay estudios estudiosos que dicen que el peor día para publicar en blogs es el viernes por la tarde. Como yo voy por libre, os traigo hoy una selección de "mejores momentos" del Pitufo. ¡Tiene unas ocurrencias!


Vinieron en navidades los padres de mi cuñado el francés. Mi hermana le dice al Pitufo que si quiere aprender francés para saludarlos, y él contesta que sí.
- Mira, "hola" se dice "bonjour". Dilo tú, a ver si te sale.
- Bonjour, comment ça va? - Nos reímos todos porque no sabemos de dónde lo ha sacado, pone cara de sorpresa y dice
- ¡Anda! ¡Si sé hablar francés!

Dejamos a la Pitufa en la guardería. Habitualmente la lleva el santoesposo, pero los martes se tiene que quedar en la hora de madrugadores y la llevamos nosotros antes de ir al cole. Me pregunta quién la ha cogido, y le contesto que "la monitora de madrugadores, la morena que también te cogía a ti los martes. ¿Cómo se llamaba, que yo no lo sé?" "No me acuerdo mamá. Míralo en internet". Boquiabierta me dejó.

Abre el regalo de Papá Nöel, ve una tortuga ninja y dice emocionado "¡Una tortuga ninja! ¡Lo que yo quería! ¡No me lo esperaba!"

Jugando con las dichosas tortugas, me pregunta cómo se llaman los puñales de Raphael. Le digo que no lo sé y me contesta "pues mándale un guasa al tío Juan, que es un experto en tortugas ninja". A esto le contesté que no se preocupara, que lo miraba yo en internet...

Hablando de sus "primas mayores" (las amigas imaginarias que tiene, que unos días son amigas, otros primas, otros hermanas... Eso sí, siempre mayores) me dice que tienen una tienda de astronautas. "¿Ah, sí? ¿Y qué venden en la tienda de astronautas?" - "Pues cosas de astronautas, mamá, qué va a ser" (frase literal. Léase con cara de ¡menuda pregunta!)

Y con esto y un bizcocho... os dejo hasta la semana que viene (espero)

¡Nos leemos!

martes, 21 de enero de 2014

La hoja en blanco

Basta ponerte un propósito para sentir la presión. Y con ella el bloqueo.

Que no será por cosas: el bautizo, las Navidades, las anécdotas del Pitufo, los regalos, la vuelta al trabajo, el principio de la guardería, las enfermedades que nos acechan desde hace más de una semana...

Pero nada. Me pongo delante de la hoja y no sé desarrollar ninguna de ellas. Ni ésas ni ninguna otra de las que he ido pensando.

Así que me planteo. ¿Por qué tengo un blog? Quizá lo abrí por las razones equivocadas. Quizá como la razón principal (contar mis avances, mis entrenamientos) ahora mismo está desaparecida ya no tengo nada que contar.

¡Será que no soy habladora!

Tengo que hablar, así me lo propuse. Una vez a la semana. Hablar pero ¿de qué? ¿cómo lo hacen esas blogueras que en cada situación dicen "aquí hay un post"? Las leo a veces, y yo he vivido lo mismo, y pienso... ¿cómo no lo vi? Pero la siguiente vez me encuentro en la misma situación...

Será que no estoy hecha para esto.

¡Nos leemos! (o no)

martes, 7 de enero de 2014

#Today4114

¡Buenos días!

A mí, como a la madre novata, me da más sensación de nuevo año septiembre que enero. Y, por supuesto, dentro de enero hoy, después de Reyes es el inicio del año. ¡Hasta que no acaban las naavidades no es año nuevo, y punto!

El primer post del año viene dedicado a lo que suele pasar cada comienzo, los propósitos de año nuevo. Me uno al Today de Scarlata y el Sr. don Gato, y os cuento cuáles son mis 14 propósitos para 2014 (aunque esta entrada debería haberla publicado el día 04...). El día 10 de diciembre todos los blogs participantes os contaremos si lo hemos conseguido. (si quieres ver los propósitos de los demás participantes pincha en el enlace al blog de Scarlata.

Así, mi lista de propósitos es:

Explicaciones de arriba a abajo y de izquierda a derecha


Salir a entrenar al menos dos días a la semana Al principio iba a poner a menos tres, pero hay que fijarse objetivos realistas, y no creo que entre semana pueda salir mucho. Así que me guardo la baza de sábado y domingo.

Participar en una carrera popular Si consigo llegar a una 10k perfecto. Pero participar en al menos una 5k...

Ir a Inglaterra con los Pitufos A ver al padrino de la nena. Es un viaje que tenemos pendiente hace un tiempecillo ya.

Salir a cenar con el santoesposo dos veces Conscientemente. No "aprovechar que alguien se ha quedado a los niños". Dejarlos un par de noches (igual a la nena sólo unas horas, vale) e irnos a cenar. Solos. Hablar de nuestras cosas. Venga, vale, me sirve comida (es que me da pena dejar a la nena tan pequeña).

Leer al menos un libro al trimestre Adoro leer. De casi todo. Tengo poco criterio, me gusta leer y punto, no un tipo de lectura determinado. Pero últimamente no leo casi nada. Leo tan poco que cuando estaba en el hospital me enganché y leí 3 libros durante la estancia de 5 días.

Ir al cine. Me vale con una vez. En todo el año. No creáis que es moco de pavo, creo que llevo unos siete años sin ir.

Perder los 6 kilos que me sobran Este es un clásico, pero de este año no pasa.

Hacer fotos de los niños una vez al mes No valen las del móvil. Hablo de coger la cámara y sacarles un par o tres fotos. Más bonitas o más feas, pero fotos. Que luego si no, no tengo para hacerles un álbum en condiciones.

Publicar una vez a la semana.

Desmaquillarme todas las noches Cuando vivía con mis padres lo hacía, me acostara a la hora que me acostara. Al independizarme perdí esta buena costumbre. Hay que recuperarla (informo de que voy por buen camino).

No retrasar el despertador Soy de esas que se levanta a la segunda (o tercera) vez que suena el despertador (conste que lo suelo poner con tiempo para ello). Se acabó. Hay que levantarse con más energía

Ir a una casa rural con nuestros amigos los de los mellizos Antes de tener hijos, íbamos de vez en cuando a pasar un fin de semana a una casa rural. Tenemos pendiente la primera salida con niños. De este año no pasa.

Hacer al menos uno de los álbumes pendientes. El del viaje de novios, por ejemplo (me casé en 2007)

Mimarme un poco Ir a un spa, o un tratamiento facial, o una manicura, o algo...

¡En diciembre os cuento!

¡Nos leemos!