Sigue a runnermami

martes, 26 de agosto de 2014

Un verano para olvidar...

¡Buenos días! ¿Queréis saber qué tal nos ha ido el verano? Hemos tenido unas cuantas de esas "cosas que pasan".

Un buen día, de repente, mientras cenábamos tranquilamente... ¡zas! se fue la luz. Buscando el origen, el #santoesposo se acercó a la caldera y ¡bingo! chorreaba agua. Sin parar, como una catarata. Cortamos el agua, llamamos al servicio técnico y... ¡vaya! Entre que piden la pieza, les llega, etc... una semana sin caldera. Y como el que hizo la instalación en mi casa era un lumbreras, también sin agua, porque no hizo llave de paso exclusiva para la caldera, como me han comentado que sería lo normal. Bueno, cosas que pasan.



Y así, sin agua y pasando calor... venga, vamos a encender el aire acondicionado. Oye, ¿no es un poco raro que no funcione? ¡Si lo cargaron el año pasado! ¿Cómo puede ser? Llamamos al servicio técnico y... ¡vaya! Parece que tiene una fuga. Pues nada, se arregla y se vuelve a cargar. Bueno, cosas que pasan.

En estas estamos cuando al día siguiente... ¿y las llaves? ¿Dónde se han quedado las llaves "de correr"? (Son unas que tenemos sin llavero, sólo el aro, para poder llevarlas mejor cuando salimos a correr). ¡Madre mía, pues las hemos perdido! Menos mal que el cambio de cerradura lo cubre el seguro. Pues nada, se cambia la cerradura y ya está. En fin, cosas que pasan.

En estas a mi móvil deja de funcionarle la parte baja de la pantalla táctil. Llamamos al servicio post-venta, me dicen que me mandan otro y tengo que mandar el mío cuando reciba el de sustitución. Bueno, cosas que pasan.

Que sí, que sí, cosas que pasan pero... ¿tienen que pasar todas juntas? Bueno, ahora el verano sólo puede mejorar, ¿no? Además, ahora nos vamos de vacaciones.

Primera parada, casa de mi hermana en Valencia. Durante parte del trayecto vamos Wasapeando con ella. De repente deja de contestar. La llamamos, no contesta. La volvemos a llamar, no contesta. Llegamos a su calle (¡ojo! El piso no lo sabíamos porque ella iba a esperarnos en la calle) y no la vemos. Pasan 5, 10 minutos... Pasa media hora (niños después de un viaje Zaragoza-Valencia, os podéis imaginar cómo estaban a esas horas ya, amén de la emoción del Pitufo por ver otra vez a su Tía). De pronto... "Santoesposo, en aquél balcón hay una chica, se parece a mi hermana..." ¡Bingo! Era ella, se había quedado encerrada en el balcón mientras limpiaba los cristales. Unas chicas habían llamado ya a la policía, que no pudo abrir la puerta y tuvo que llamar a los bomberos, que no pudieron abrir la puerta y tuvieron que llamar al camión-escala. Pero mientras llegaba el camión ya abrieron. Bueno, cosas que pasan.

En fin, pues nada. Ya está, ya ha pasado todo lo que tiene que pasar... ¡Ah, no! Dos días después, ya en la playa... ¡Oh! Mi nuevo móvil dice que no tiene cámara trasera. ¿Cómo que no? ¡Si la estoy viendo, hombre! Llamamos al servicio post-venta, me dicen que me mandan otro y tengo que mandar el mío cuando reciba el de sustitución (deja-vu al canto). Entre que lo mandan y vamos a casa y no, de repente se apaga. Una semana sin móvil. Bueno, pues eso, cosas que pasan.

Volvemos a casa, ¡ya casi está acabando julio, no puede pasar nada más! Ponemos la tele y... ¡anda! ¿qué le pasa a la tele? ¡no se enciende! Vaya... el botón salta... pues a grandes males, grandes remedios. Ponemos una tarjeta de crédito vieja encajada en la ranura y a correr, no pienso llamar a (otro) servicio técnico por esto, ya está bien. Bueno, ¿cosas que pasan?

En fin... ya en casa, ya en rutina de trabajo... ¡qué bien, viene mi amiga Laura a Zaragoza! Me organizo con ella para poder quedar, comemos juntas, les digo a su madre y a ella que las llevo a la estación y.... ¡el coche no arranca! Les toca correr para buscar un taxi, espero media hora a la grúa... no pasa nada, es sólo la batería. ¡Mierda! ¡Que este fin de semana nos vamos otra vez! Nada, al taller... total, sólo son cosas que pasan, ¿no?

El lunes, al salir del trabajo llamada del santoesposo. "Oye, que estoy en el taller, que no arrancaba el coche. No te preocupes, no le pasa nada, es sólo la batería". ¡Ostras! Pero ¡ya valdrá de cosas que pasan!

Aún quedaba la última... la más escatológica... la del retrete atascado. Gracias a San Google por encontrar la solución, en menos de cinco minutos (desde que nos pusimos, hasta esto habían pasado unas 24h. porque primero probamos con un desatascador, y como ya estamos currando cuando vimos por la mañana que el destascador no había funcionado no podíamos hacer nada hasta la tarde) lo pudimos resolver. ¡Ay! Cosas que pasan, sí...

Hasta aquí la retransmisión. Agosto no ha terminado, y al verano aún le queda hasta el 21 de septiembre. Pero ya nos han pasado todas las "cosas que pasan", no nos falta detalle.

También os digo que toda cruz tiene su cara, próximamente en sus pantallas. ¿Alguna vez se os han acumulado las "desgracias"? ¿Os pasa que cuando algo se rompe va todo en cadena?

¡Nos leemos!

Recuerda que si te ha gustado este post puedes compartirlo en las redes sociales, ¡es tan fácil como darle a un botón!

19 comentarios:

  1. Creo que deberías comprar lotería. Después de una mala racha siempre viene una buena :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues no se me había ocurrido... pero esperaré un poco, porque no tengo la seguridad de que haya acabado la mala racha...

      Tengo la placa vitrocerámica temblando...

      Eliminar
  2. Y no te has echado a llorar aún??? A mí me caerían lagrimones como puños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No mujer! El día del retrete no te digo más que recibí al santoesposo con un lápiz en la oreja, un palillo en la boca, y la frase de "¿A ud. quién le ha hecho esto, señor?"

      Un poco de humor... Gracias a Dios todos los problemas han sido de este tipo, ninguno de salud...

      Eliminar
  3. jajajajaja pobrecita mía... niña no me tenías al día de tus males veraniegos. Bueno, mi verano "you know", también para coronarlo. En fin, yo estoy deseando que llegue ya el otoño porque este verano está siendo demasié para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te lo había contado todo? No le he dado excesivo bombo porque parecería que me estaba quejando mucho muchísimo, y no soy de esas...

      En fin... a ver si acaba este verano del infierno y llega un otoño del amor. ;)

      Eliminar
  4. Ay madre vaya tela, lo del coche al me os no fue para tanto porque la cosa pintaba mal jejeje

    un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pintaba fatal... y casi sin batería en el móvil para que me llamara la grúa, y pensando en si vosotras llegaríais o no... ¡ay, qué mal lo pasé!

      besos, guapa!!

      Eliminar
  5. Pero si os ha pasado de todo!!!!! Creo que todavia os quedan vacaciones no?? pues a disfrutarlas pero esta vez los "son cosas que pasa" que se vayan de vacaciones al lado contrario!!! y todavia mantienes el buen humor yo estaria cabreada hasta diciembre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me queda una semana, al santoesposo no. Pero se va por trabajo a Sevilla y allá que huyo con él.

      De todo, hija, nos ha pasado de todo. El buen humor es fundamental, mira lo que he puesto en el segundo comentario... :D

      Eliminar
    2. jajaja el santoesposo no te dijo que estabas loca por recibirle así? menudo humor que tienes, pasarlo muy bien en Sevilla aunque sea viaje de trabajo :P

      Eliminar
  6. madre mía, a perro flaco...
    en fin, que se detengan ya estas desgracias que, aunque son pequeñas, no dejan de ser fastidiosas.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Bego! Ayer la parte derecha de la vitro dejó de funcionar definitivamente... si es que no gano para disgutos...

      Eliminar
  7. Pues hija, me ha parecido de lo más entretenido, ahora que ya todas las cosas que pueden pasar han pasado, viene la parte buena y divertida, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaaja! Exacto! Entretenido es la palabra. Gracias a Dios nada ha pasado a mayores, siempre que pasan estas cosas digo que espero que todos los problemas que tenga en la vida sean de este tipo.

      Un besote, tinermaña. ¡Nos veremos a finales de año! ¡Yuju!

      Eliminar
  8. Jodo, es como para arruinar el ánimo de cualquiera. Menos mal que no sois cualquiera! ;D

    ResponderEliminar
  9. Al menos sabes contarlo con gracia, ¡jajajaja! Me he reído un montón. Por suerte, nada de lo que ha psado han sido problemas de salud, así que dentro de un tiempo lo recordaréis como una anécdota más que contar. Nosotros también hemos tenido un verano de averías a tutiplén: la lavadora, la nevera, el horno, el ordenador... ¡Parece que se ponen de acuerdo para irse al garete todas a la vez!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La maldita obsolescencia programada esa... Me lo he tomado con humor por lo mismo que dices, no han sido problemas de salud, y eso es muyy importante. Una amiga sí ha tenido esos problemas, y de esos no te recuperas tan fácilmente.

      ¡Gracias por pasarte por aquí y comentar!

      Eliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+