Sigue a runnermami

miércoles, 5 de noviembre de 2014

El trabajo y la maternidad, ¿hay una edad adecuada?

¡Buenos días!

Hoy quiero hacer una reflexión sobre la maternidad y el trabajo, no hablaré de conciliación porque es un tema ya muy trillado y todos sabemos que no existe, quiero hablar de cuál es el mejor momento para ser madre, si es que se puede decir así.


Toda esta reflexión surge de mi experiencia, de mi situación actual y, por supuesto, es mi punto de vista, que puede no coincidir con el vuestro.

Mientras escribo esto estoy inmersa en un proceso de selección para promoción interna en la empresa. Dicho puesto es completamente diferente al que desarrollo actualmente, en otro departamento, con otras funciones, y algo más de responsabilidad. Estoy preparada para ello y podría aportar muchísimo valor a ese puesto, por mi conocimiento de la empresa, por mi trayectoria dentro de ella, y por mi forma de ser.

¿Cuál es el problema? ¡Ay, amigos! La reducción de jornada. Es un puesto que en principio es incompatible con una reducción de jornada (si paso a la siguiente fase del proceso de selección voy a intentar negociarla). Esto quiere decir que si me seleccionan voy a tener que tomar una decisión trascendental para mi vida, y la de mis hijios. ¿Vuelvo a jornada completa?

Para mí sería difícil. Los niños son aún muy pequeños y ya no es sólo que crea que me necesiten, es que yo quiero estar con ellos. No me gustaría llegar a casa todos los días a las 19 para baños, cenas, acostar, y mañana al cole. No me gustaría disfrutar de ellos sólo los fines de semana.

¿Y entonces? ¿Por qué me presenté? Porque en un proceso de selección nunca se sabe, y si ellos consideran, como yo, que soy la candidata idónea, quizá se pueda negociar algo (como trabajar dos tardes a la semana, por ejemplo).

¿Y si espero a que los niños sean un poco mayores? ¿A que vayan los dos al cole? ¿A que, aunque me sigan necesitando, sea de distinta manera? ¿A que lo puedan entender? Este es el quid de la cuestión. La razón que me ha llevado a escribir este post.

Dentro de 2, 3 años, cuando quizá me costaría menos "separarme" de ellos, estaré cerca de la cuarentena. Con el panorama económico actual, y siendo esta una empresa con una plantilla joven... ¿conseguiría una persona de 40 años promocionar? Sí, es cierto, es una edad en la que aún quedan 27 años más de carrera laboral, pero todos sabemos que las empresas no miran mucho eso, lo que miran es tu edad y la del resto de los candidatos. Y no estamos hablando de un puesto directivo, sino de un puesto algo más que de base, sin siquiera ser un mando intermedio.

Así que ahora mismo lo que pienso es que nos han timado con eso de retrasar la maternidad para desarrollar la carrera laboral. Los casos de gente que con 35-40 años están ya en la cúspide no son lo común. Ese es el momento en el que la mayoría podríamos empezar a avanzar en la carrera de fondo. El momento en el que tienes un bagaje y una experiencia a tus espaldas que te hacen idónea para un puesto. Y nos encontramos con niños pequeños, muy pequeños, a los que no queremos dejar solos. ¿Y si la maternidad se adelantara? ¿Y si yo hubiera tenido mis hijos con 25 años? Ahora tendrían 10 y 8. Yo a los 25 ya trabajaba, y mi vida laboral se habría desarrollado exactamente como hasta ahora. Pero ahora no estaría en esta tesitura, los niños ya serían "mayores", ya no sería lo mismo la separación. De hecho, estaría terminando el periodo legal de reducción de jornada por hijo a cargo, así que sería sólo adelantarlo un poco.

Es decir, coincidiría el período de avanzar de verdad laboralmente con el período en el que mis hijos empezarían a necesitar menos.

Ya sé que el panorama actual hace que no sea fácil encontrar trabajo a esas edades, pero estoy hablando principalmente del caso de las madres trabajadoras de mi edad, que al acabar la carrera lo tuvimos fácil para encontrar trabajo, la situación lo propiciaba.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Creéis que sería más fácil desarrollar una carrera laboral a largo plazo si se adelantara la maternidad?

¡Nos leemos!

14 comentarios:

  1. Buenas Maña,

    Bueno sabes perfectamente mi opinión al respecto, pero aún así, quiero dejar constancia :P

    Pienso que todo está mal enfocado desde las empresas, quieren personas jóvenes, preparadas y dispuestas a darlo todo (cosa que veo lógica), pero por ahora, mi mejor decisión fue el ser madre joven, porque no me quería ver con 40 criando niños pequeños. Ahora que MM tiene 7 años, puedo sentirme "más libre" de desempeñar un puesto laboral de jornada completa incluso con trabajo en casa, peeeeeero, ahí tengo a mi BM que con solo 2 añitos, no puede entender el: ahora no te puedo atender cariño porque mami tiene que currar. Es decir, que yo misma, me veo imposibilitada a desarrollar un trabajo que me exija una larga jornada laboral.

    En fin, que es todo un mojón.

    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jujuju! Tu problema es que tu planteamiento inicial fue correcto... ¡pero esperaste demasiado para tener a la segunda! Si se llevaran sólo un par de añitos estaría la cosa más fácil... es decir, justo lo que yo propongo en el post.

      ¡Ay! Si es que todo es, efectivamente, un gran mojón...

      Eliminar
  2. Lo primero de todo, y ya lo he dicho en más ocasiones (en mi otro blog, el de monicat.es hice post hace poco sobre maternidad tardía), es que nunca es buen momento para nosotras. Y es injusto. Porque somos las que tenemos que elegir y cargar con esta responsabilidad y encima andar justificándonos el por qué hemos decidido una cosa u otra. Yo estoy harta. Ellos ni se lo plantean. Y cuando surgen estos debates nosotras tenemos la culpa, elijamos lo que elijamos: o egoistas por retrasarlo, o inconscientes por adelantarlo demasiado. Esto es lo que más oyes, pero las versiones son infinitas. Como decís, un mojón, pero grande, y que nos comemos sólo las mujeres.

    Ventajas e inconvenientes nos vamos a encontrar de todas formas.
    Yo puedo hablar de mi experiencia, he tenido los hijos según quién opine, tarde. Por diversas circustancias, no es una decisión en la que prime sólo una, para nada. Y también viene dada por aspectos más o menos ajenos a ti, no siempre eliges. En mi caso pude desarrollar mi carrera “antes de”. Llegué a dónde quería, directora creativa en una agencia de publi y luego directora de marketing en multinacional. Me dio tiempo. Las circustancias otra vez...

    Con los años me he dado cuenta de que no valoro tanto como creía todo eso del puestazo y los viajes y la responsabilidad. Maduras, cambias, ves cosas que te hacen plantearte todo... Mi perspectiva ante la vida ha cambiado. Dejé un buen trabajo y volví a mi ciudad con la idea de tener familia mientras estaba en un trabajo que me gustaba, con responsabilidad, pero en una empresa más pequeña y cómoda. Al final, también por circustancias estoy trabajando por mi cuenta. Con largas jornadas, pero conciliando todo lo que puedo. Ya estoy en los 40 (gracias por llamarme vieja, chata) todavía me han ofrecido cosas de trabajo y he rechazado porque ahora mismo mi planteamiento vital como autonoma me motiva mucho más. 40 no es una edad en la que ya no valgas ni sea imposible promocionar. AL contrario, la experiencia exigida en depende qué puestos es clave. Depende a los que nos dediquemos, claro, para algunos trabajos eres vieja si pasas de los 30, para otros no.
    Pero lo dicho, es un mojón. Y porque tenemos que ser las madres las que decidamos una cosa u otra (además de que nos dejen luego...).
    Al final lo que importa es plantearse cómo se es más feliz y elegir en consecuencia. Pase lo que pase y digan lo que digan. Opinar sabemos todos. Es tu decisión, tus motivos y tus circustancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy cierto, pero en mi caso ahora mismo el problema no es lo que opinen, es lo que yo quiero... y claro, quiero las dos cosas y no sé si va a ser posible.

      Ya decía en el post que creo que tu caso, llegar a un puesto de responsabilidad "antes de" claro que es posible, y esa posibilidad es lo que hace que muchas retrasen (retrasemos) la maternidad. Pero por lo que veo ahora en mi entorno, tanto en hombres como en mujeres, conste, no es lo habitual.

      No es que busque un puestazo, ni viajes ni coches, ni un sueldazo. De hecho ese es el problema; para un super puesto sí es posible que te lo den siendo más vieja (conste que tú has sido quien ha usado esa palabra) pero un puesto normalucho, aunque mejor que el mío, es más difícil, porque las empresas quieren sangre joven. Al menos eso es lo que me parece a mí.

      Gracias por pasarte, por comentar... y por descubrirme tu otro blog, ¿no lo conocía? Luego me paso.

      Besotes.

      Eliminar
  3. Buenas! lo primero que te voy a contar yo es que soy de las que opina que nunca encontraríamos el momento de tener hijos, por eso es mejor que si los quieres, los tengas cuanto antes, más los disfrutas.
    Respecto a tema laboral. Creo recordar que te cambiaron de puesto cuando volviste de la baja de la pitufa, no? Ahora el cambio sería incluso mejor que lo que tenías?
    sería una faena que te "obligaran" a quitar la reducción, siendo que sino recuerdo mal ya te la marearon haciéndote quedar a comer, no?
    Ojalá te den el puesto y te la mantengan, porque por ser madre no deberían eliminarte de los candidatos si tu lo vales, y seguro que sí.
    Yo no sé que haría, de hecho ahora me estoy planteando excedencia tras el 2º, si puedo llegado el momento. En fin, que ningún consejo te dejo, ya nos contarás!!! muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar, Lydia.

      Recuerdas bien, me cambiaron de puesto y me modificaron el horario de la reducción. Esto sería en otro departamento, en tareas completamente distintas. Y sí, me parece mejor trabajo (por más "entretenido" por así decirlo, soy de las que se aburren con trabajos repetitivos y mecánicos) que el que tenía antes de la baja de la Pitufa. O como mínimo igual, que ese que hacía me gustaba también mucho.

      No debería descartarme, lo sé. Pero... es un puesto que da soporte a los comerciales. Así que en principio hay que estar a las mismas horas que ellos.

      En fin. Os contaré.

      Eliminar
  4. Pues tienes toda la razón. Yo estoy últimamente maldiciendo mucho las condiciones de las madres que trabajamos, desde las bajas cortísimas hasta la necesidad de elegir entre carrera y familia ( algo que los hombres no hacen). Pero dejar de trabajar también me parece un timo, porque los beneficios que consigue la sociedad ( menos gente en el paro, más " cuidadoras" gratis y menos guarderías, menos gente a la que pagar la jubilación) es siempre en detrimento nuestro. Porque si eres ama de casa, que es un trabajo durísimo y no reconocido, y te divorcias o te quieres jubilar estás bien fastidiada.
    Mucha suerte y que todo te salga bien al final!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón, querida...

      Siempre en detrimento de la mujer. siempre nosotras tenemos que elegir. Pero el caso es que aunque el padre del las criaturas pudiera "suplirme" en esas horas que haría de más, me lo seguiría planteando... porque también es por mí, no es por obligación. De hecho tengo la suerte de que podríamos organizarnos si yo trabajara por las tardes. Pero YO-MADRE quiero estar con ellos. Y YO-TRABAJADORA quiero ese puesto. En fin... ya os contaré.

      Eliminar
  5. Buf, pues creo que no hay una respuesta "correcta" para tu pregunta. Imagino que depende de las circunstancias, de las personas, ...
    Lo que sí es cierto es que si miramos "factores" externos, nunca es mometno de tener hijos: de jóvenes queremos disfrutar de la libertad, cuando llega el trabajo y las promociones, nos centramos en eso, si eres opositora, como yo, nunca viene bien, porque siempre estás estudiando .....
    Dejando estas cuestiones aparte, mi opinión es que deberíamos ser madres antes, porque biológicamente es lo mejor, y puestos a no saber cómo va a afectar laboralmente en nuestro futuro, pues por lo menos que podamos disfrutar de nuestros hijos el máximo tiempo y en las mejores condiciones posibles.
    Dicho esto, y expresada mi opinión, sólo me queda decir que no la apliqué en mi caso, y fui madre por primera vez algo "viejuna".
    Besazos y suerte con la promoción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Irene. Esa parte tenía intención de ponerla también, que biológicamente es mejor, pero al final se me ha ido el santo al cielo y no he dicho nada de eso. Mi conclusión también pretendía ser esa, la de tu frase "deberíamos ser madres antes, porque biológicamente es lo mejor, y puestos a no saber cómo va a afectar laboralmente en nuestro futuro, pues por lo menos que podamos disfrutar de nuestros hijos el máximo tiempo y en las mejores condiciones posibles".

      El problema es que nos damos cuenta tarde... ;)

      Eliminar
  6. Pues chica, poca cosa tengo que aportar a tu post, y a los pocos comentarios que he leído. Yo voy al revés de todo. Me embaracé con 28, tuve a la mayor con 29, y la petite dos años después. me acomodé en mi puesto de trabajo, que no tiene nada que ver con lo que estudié. Y ahora es cuando decido lanzarme a la aventura de trabajar en lo que he trabajado antes.Eso sí, ahora tengo que estudiar para equiparar la diplomatura con el dichoso grado, y aunque sé que no me faltan tablas, hay veces que me dejo caer en la desesperanza. Pero si no lo hago ahora, con treinta y pocos, no podré hacerlo después.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta,

      Tantos días después y con comentarios sin contestar, pensé que estaban todos contestados...

      La cosa es que yo no tengo "treinta y pocos" sino "treinta y medios". Pero tampoco descarto finalizar la carrera que dejé a medias equiparándola además con el grado.

      Nunca es tarde, desde luego. Pero sabemos que el empresario no suele estar de acuerdo con eso... veremos cómo acaba en un tiempo, de momento me han dado la patada.

      Eliminar
  7. Qué buena reflexión Maria y qué necesaria.
    Pienso como las personas que han comentado antes que nunca es buen momento. Cuando empiezas a trabajar, las empresas esperant de ti que estes motivadisima, implicadísima, que no tengas ni horario, ni calendario eso es claramente incompatible con la maternidad. Por otro lado tener los hijos hacia los 35 cuando tu trabajo esta empezando a dar sus frutos, cuando estas empezando a medrar, a ser conocido por tu competencia profesional, tampoco es una solución ideal.
    En conclusión, ningún momento es bueno,ni adecuado para la carrera profesional de la mujer. Tengas tus hijos cuando los tengas, tendrá consecuencias.
    Hay otros factores que apuntaba Irene en su comentario, los de la salud de la madre y las aptitudies fisiológicas para ser mamá, ojo, embarazo y puerperio. Esta claro que una madre de 25 años, esta fisicamente mucho más preparada para ser madre que una de 35 y una vez que el niño nace, tiene más energia para hacer frente a lo que se te viene encima, que no es poco.
    Yo soy un muy mal ejemplo porque he tenido dos embarazos dantescos y supongo que con 30 o con 25 hubiera sido lo mismo pero eso sí, entre le mayor que tuve con 30 y la Pelirouge con 35 he visto una enorme diferencia, de energia, tras el parto, con la Pelirouge estaba mucho mas para el arrastre que con el Mayor. Pienso en las mujeres q tienen hijos con 40 o 45 años y me digo que tienen que estar exhaustas todo el tiempo.

    Leyendo tu post, me has traido a la memoria, conversaciones silenciosas de esas que se tienen con uno mismo sobre los hijos, el trabajo, etc. Al de un año, de nacer la Pelirouge me propusieron promocionar, me hizo mucha ilusión y acepté. No me arrepiento pero si sé que si no fuera porque mi marido es funcionario y tiene mucha flexibilidad laboral,ese cambio habría afectado a mis hijos y no precisamente de manera positiva. E incluso en esas circunstancias hay semanas en las que echo de menos a mis hijos, estar con ellos, pasar tiempo con ellos sin tener algo que hacer al mismo tiempo; sin correr, sin prisas. Y me digo a mi misma ¿cambias de trabajo? Y me entra pánico. Lo de dejar de trabajar ya lo deseché en su día, me angustiaría muchísimo no tener mis propios recursos y depender de mi marido, soy un "control freek" y eso para mi es demasié.
    Después de mucha reflexión he decidido cambiar mis horarios un poco, do días a la semana en los que me iré antes del trabajo y trabajaré luego cuando ellos duerman.
    Como ves, estoy perdidísima con este tema.

    Ya nos contarás cómo termina esta historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura,

      También estaba teniendo conversaciones silenciosas, y me pregunté si alguien más las tendría. Veo que sí, que son normales.

      En fin, al final "les he gustado mucho pero el horario ha determinado la decisión". Creo que en realidad no ha sido eso, porque no me han llamado en ningún momento para negociarlo, y en la entrevista lo dejé muy claro, que estaba dispuesta a hacerlo. Algún interés oculto habrá. Me han dicho que "ya me llamarán para futuros puestos, porque la verdad es que mi perfil es idóneo". Vamos, el típico postureo del "no".

      Por una parte me fastidia, claro que me fastidia. Por otra me alegro de no tener que decidir (aún) entre mis hijos y el trabajo. Sé que esa decisión llegará tarde o temprano, pero me alegro de que no tenga que ser ya.

      Besotes.

      Eliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+