Sigue a runnermami

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La fiesta "sorpresa"

¡Buenos días!

Os voy a contar hoy la fiesta sorpresa que le preparó el Pitufo a su padre por su cumpleaños.


Todo empezó, cómo no, con un capítulo de Peppa Pig.. En este capítulo, es el cumpleaños de Mamá Pig y le preparan una fiesta sorpresa. Así que el Pitufo, cuando mi cumpleaños estaba cercano, me preguntó que cómo íbamos a organizarme una fiesta sorpresa si yo lo hacía con él, que entonces no era sorpresa... (angelico). Decidimos que lo que haríamos sería preparar una fiesta sorpresa para papá.

Durante estos meses (yo cumplo en mayo y el #santoesposo en noviembre) me lo ha ido recordando de vez en cuando. Y cuando le dije que se acercaba el día del cumpleaños le dijo a su padre que no pensara que iba a tener una fiesta, que sólo sería su cumpleaños y nada más, sin fiesta ni nada. Por si esto no era bastante para que comenzaran las sospechas, tuve que comentárselo yo por problemas logístico-organizativos.

Unos días antes compramos el regalo, que el Pitufo se encargó de guardar en su cuarto hasta el día D. Y se encargó de que el #santoesposo no lo encontrara, porque no podía acercarte al sillón de mi cuarto, porque tengo debajo una bolsa con... con... ¡¡cosas mías de plastilina!! Y claro, no quiero que se rompan. ¡Menuda sopresa se llevó papá cuando al final las "cosas de plastilina" resultaron ser un regalo!

El día anterior al cumpleaños hicimos la tarta. Esta receta la descubrí cuando tuve que hacer la tarta para el colegio el día del cumpleaños del Pitufo. Hay una niña alérgica a la leche y al huevo, así que nos tocó probar receta nueva. Ahora es mi tarta de referencia. Es facilísima de hacer, no tienes ni que pesar los ingredientes ni que usar la batidora, así que los niños pueden ayudar (la de la fiesta sorpresa la hizo el Pitufo solito, yo sólo la metí en el horno y la saqué). Y, aunque yo uso un molde desmontable y la desmoldo, se puede hacer sin desmoldar. Y está de morirse de buena. Pero de morirse. Eso sí, yo sustituyo la vainilla en crema por esencia de vainilla líquida. A ojímetro, le encasqueto un botecito entero y aqui Paz y después Gloria.

Que me disperso. El caso es que compramos todo, hicimos la tarta, y todo quedó escondido. La fiesta era el mismo día del cumpleaños (porque si no, no mola, mamá), cuando papá llegara de trabajar. Esto nos daba poco margen de maniobra: nosotros llegamos a las 17, y el padre los viernes llega a las 17.30... así que convocamos a los invitados a las 17.15. Así, el padre llegó a casa a la vez que algunos invitados, se adelantó un poco, pero eso no mermó la ilusión del niño, que se quedó entreteniendo a papá mientras suben y terminas de llevar las patatas, mamá. Una vez los invitados en el salón, subió él y dijo que el plan era gritar muy fuerte ¡¡SORPRESA!! cuando papá entre en el salón. Entonces le dijo a su padre que podía subir, y así lo hicimos. Papá ¡¡SE LLEVÓ EL SORPRESÓN DEL SIGLO!!

¡¡UN ÉXITO DE FIESTA SORPRESA!!

¿Y vosotros? ¿Habéis organizado una fiesta sorpresa con niños? ¿No os parece encantadora su ilusión inquebrantable?

¡Nos leemos!

8 comentarios:

  1. es un amor tu peque!! a mi algo me hubiera gustado hacerle por los 30... pero hija al final ni ha habido tiempo para un regalo. tengo que empezar a planificar las cosas con más antelación que siempre me pilla el toro.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es un amor, Lydia... Yo también pienso siempre en planificar las cosas con más antelación, pero luego al final aprisa y corriendo. ¡Este año no me pasa otra vez!

      Eliminar
  2. Que bonito que tu peque te prepare la fiesta es de morirse de amor!!!!! yo organizé una fiesta sorpresa para mi marido cuando cumplió 30 y nunca mas......tu sabes que estrés pasé....luego mola, verle la cara y esas cosas y cosas que no le cuadraban, pero madre mia que mal lo pasé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es que no era sorpresa de verdad, claro... el padre se lo olía ya, obviamente. Y encima como tuve que "cantar" para que estuviera en casa... así que fue sin estrés. Yo lo de las fiestas sorpresa lo llevo mal por eso. Con lo poco organizada que soy iba a ser un estrés total.

      Eliminar
  3. Es muy ilusionante!!! Además el Pitufo lo pasó en grande al ser tan sorpresa :p

    ResponderEliminar
  4. qué majico el pitufo! a mí nunca me han hecho una fiesta sorpresa porque para mi cumple monto unos planes que no dejan tiempo a nada, pero le hice una al Sr. Torres cuando cumplió 30 y casi lo mato del susto xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Es lo que tienen las fiestas sorpresa, que como sean sorpresa de verdad te pueden dejar tumbado en el sitio... yo tampoco he tenido nunca ninguna, la verdad.

      Eliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+