Sigue a runnermami

miércoles, 19 de noviembre de 2014

I Carrera Runnermami - I Carrera de Empresas ESIC Zaragoza

¡Buenos días!

Tengo miedo. Mucho miedo. Me he apuntado a mi primera carrera.


Y lo malo no es haberme apuntado, ése se supone que es el objetivo que me marqué hace dos años y pico, cuando abrí este blog porque había empezado a correr. Lo malo es que lo he hecho así, a pelo. Sin estar en forma, sin haberme puesto a entrenar. Sin nada.

Me han liado. Hace unos días nos enviaron la información sobre la I Carrera de Empresas ESIC Zaragoza. Es una carrera de 8 kilómetros por equipos, con la peculiaridad de que el equipo debe comenzar y terminar la carrera juntos (¡pobres de mis compañeros!).

Y me han liado. Me han liado, y yo me he dejado. Así que el día 14 de diciembre estaré dándolo todo para que al menos mis compañeros no hagan el ridículo más absoluto.

Así que ya tengo hecho mi plan de entramientos. Ya sabéis que utilizo la aplicación de Adidas miCoach, que en la web me permite hacer el plan a medida. Le pongo la fecha de la carrera, le pongo la distancia (venga, vale, le he tenido que decir 10k en vez de 8k) y me dice qué tengo que hacer para acabarla. He sido valiente y he partido de la premisa de que puedo correr 20 min. seguidos ahora mismo. No sé si me he pasado.

Así que este es el plan:


¿Creéis que lo conseguiré? ¿Podré seguir el plan sin morir en el intento?

¡Nos leemos!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La fiesta "sorpresa"

¡Buenos días!

Os voy a contar hoy la fiesta sorpresa que le preparó el Pitufo a su padre por su cumpleaños.


Todo empezó, cómo no, con un capítulo de Peppa Pig.. En este capítulo, es el cumpleaños de Mamá Pig y le preparan una fiesta sorpresa. Así que el Pitufo, cuando mi cumpleaños estaba cercano, me preguntó que cómo íbamos a organizarme una fiesta sorpresa si yo lo hacía con él, que entonces no era sorpresa... (angelico). Decidimos que lo que haríamos sería preparar una fiesta sorpresa para papá.

Durante estos meses (yo cumplo en mayo y el #santoesposo en noviembre) me lo ha ido recordando de vez en cuando. Y cuando le dije que se acercaba el día del cumpleaños le dijo a su padre que no pensara que iba a tener una fiesta, que sólo sería su cumpleaños y nada más, sin fiesta ni nada. Por si esto no era bastante para que comenzaran las sospechas, tuve que comentárselo yo por problemas logístico-organizativos.

Unos días antes compramos el regalo, que el Pitufo se encargó de guardar en su cuarto hasta el día D. Y se encargó de que el #santoesposo no lo encontrara, porque no podía acercarte al sillón de mi cuarto, porque tengo debajo una bolsa con... con... ¡¡cosas mías de plastilina!! Y claro, no quiero que se rompan. ¡Menuda sopresa se llevó papá cuando al final las "cosas de plastilina" resultaron ser un regalo!

El día anterior al cumpleaños hicimos la tarta. Esta receta la descubrí cuando tuve que hacer la tarta para el colegio el día del cumpleaños del Pitufo. Hay una niña alérgica a la leche y al huevo, así que nos tocó probar receta nueva. Ahora es mi tarta de referencia. Es facilísima de hacer, no tienes ni que pesar los ingredientes ni que usar la batidora, así que los niños pueden ayudar (la de la fiesta sorpresa la hizo el Pitufo solito, yo sólo la metí en el horno y la saqué). Y, aunque yo uso un molde desmontable y la desmoldo, se puede hacer sin desmoldar. Y está de morirse de buena. Pero de morirse. Eso sí, yo sustituyo la vainilla en crema por esencia de vainilla líquida. A ojímetro, le encasqueto un botecito entero y aqui Paz y después Gloria.

Que me disperso. El caso es que compramos todo, hicimos la tarta, y todo quedó escondido. La fiesta era el mismo día del cumpleaños (porque si no, no mola, mamá), cuando papá llegara de trabajar. Esto nos daba poco margen de maniobra: nosotros llegamos a las 17, y el padre los viernes llega a las 17.30... así que convocamos a los invitados a las 17.15. Así, el padre llegó a casa a la vez que algunos invitados, se adelantó un poco, pero eso no mermó la ilusión del niño, que se quedó entreteniendo a papá mientras suben y terminas de llevar las patatas, mamá. Una vez los invitados en el salón, subió él y dijo que el plan era gritar muy fuerte ¡¡SORPRESA!! cuando papá entre en el salón. Entonces le dijo a su padre que podía subir, y así lo hicimos. Papá ¡¡SE LLEVÓ EL SORPRESÓN DEL SIGLO!!

¡¡UN ÉXITO DE FIESTA SORPRESA!!

¿Y vosotros? ¿Habéis organizado una fiesta sorpresa con niños? ¿No os parece encantadora su ilusión inquebrantable?

¡Nos leemos!

miércoles, 5 de noviembre de 2014

El trabajo y la maternidad, ¿hay una edad adecuada?

¡Buenos días!

Hoy quiero hacer una reflexión sobre la maternidad y el trabajo, no hablaré de conciliación porque es un tema ya muy trillado y todos sabemos que no existe, quiero hablar de cuál es el mejor momento para ser madre, si es que se puede decir así.


Toda esta reflexión surge de mi experiencia, de mi situación actual y, por supuesto, es mi punto de vista, que puede no coincidir con el vuestro.

Mientras escribo esto estoy inmersa en un proceso de selección para promoción interna en la empresa. Dicho puesto es completamente diferente al que desarrollo actualmente, en otro departamento, con otras funciones, y algo más de responsabilidad. Estoy preparada para ello y podría aportar muchísimo valor a ese puesto, por mi conocimiento de la empresa, por mi trayectoria dentro de ella, y por mi forma de ser.

¿Cuál es el problema? ¡Ay, amigos! La reducción de jornada. Es un puesto que en principio es incompatible con una reducción de jornada (si paso a la siguiente fase del proceso de selección voy a intentar negociarla). Esto quiere decir que si me seleccionan voy a tener que tomar una decisión trascendental para mi vida, y la de mis hijios. ¿Vuelvo a jornada completa?

Para mí sería difícil. Los niños son aún muy pequeños y ya no es sólo que crea que me necesiten, es que yo quiero estar con ellos. No me gustaría llegar a casa todos los días a las 19 para baños, cenas, acostar, y mañana al cole. No me gustaría disfrutar de ellos sólo los fines de semana.

¿Y entonces? ¿Por qué me presenté? Porque en un proceso de selección nunca se sabe, y si ellos consideran, como yo, que soy la candidata idónea, quizá se pueda negociar algo (como trabajar dos tardes a la semana, por ejemplo).

¿Y si espero a que los niños sean un poco mayores? ¿A que vayan los dos al cole? ¿A que, aunque me sigan necesitando, sea de distinta manera? ¿A que lo puedan entender? Este es el quid de la cuestión. La razón que me ha llevado a escribir este post.

Dentro de 2, 3 años, cuando quizá me costaría menos "separarme" de ellos, estaré cerca de la cuarentena. Con el panorama económico actual, y siendo esta una empresa con una plantilla joven... ¿conseguiría una persona de 40 años promocionar? Sí, es cierto, es una edad en la que aún quedan 27 años más de carrera laboral, pero todos sabemos que las empresas no miran mucho eso, lo que miran es tu edad y la del resto de los candidatos. Y no estamos hablando de un puesto directivo, sino de un puesto algo más que de base, sin siquiera ser un mando intermedio.

Así que ahora mismo lo que pienso es que nos han timado con eso de retrasar la maternidad para desarrollar la carrera laboral. Los casos de gente que con 35-40 años están ya en la cúspide no son lo común. Ese es el momento en el que la mayoría podríamos empezar a avanzar en la carrera de fondo. El momento en el que tienes un bagaje y una experiencia a tus espaldas que te hacen idónea para un puesto. Y nos encontramos con niños pequeños, muy pequeños, a los que no queremos dejar solos. ¿Y si la maternidad se adelantara? ¿Y si yo hubiera tenido mis hijos con 25 años? Ahora tendrían 10 y 8. Yo a los 25 ya trabajaba, y mi vida laboral se habría desarrollado exactamente como hasta ahora. Pero ahora no estaría en esta tesitura, los niños ya serían "mayores", ya no sería lo mismo la separación. De hecho, estaría terminando el periodo legal de reducción de jornada por hijo a cargo, así que sería sólo adelantarlo un poco.

Es decir, coincidiría el período de avanzar de verdad laboralmente con el período en el que mis hijos empezarían a necesitar menos.

Ya sé que el panorama actual hace que no sea fácil encontrar trabajo a esas edades, pero estoy hablando principalmente del caso de las madres trabajadoras de mi edad, que al acabar la carrera lo tuvimos fácil para encontrar trabajo, la situación lo propiciaba.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Creéis que sería más fácil desarrollar una carrera laboral a largo plazo si se adelantara la maternidad?

¡Nos leemos!