Sigue a runnermami

lunes, 21 de marzo de 2016

Operación pañal

¡Buenos días!

Hoy vengo con retraso, pero vengo. Desesperada, os lanzo un grito de auxilio...


La causa de mi desesperación no es otra que la operación pañal. Estamos inmersos en ella con la Pitufa y es cada día más desesperante, cada día estoy más aborrecida...

Así como con el Pitufo la cosa fue como la seda, con ella llevamos... ¡desde septiembre! Eso hace un total de 6 meses (¡6 meses!) de operación pañal y sin perspectiva de que acabe pronto.

Por poneros en situación, la Pitufa en junio, al acabar la guardería, estaba preparadísima para la retirada del pañal. Tanto la profe como yo estábamos de acuerdo en esto, cumplía la mayoría de los signos. Los principales con los que coinciden todos los expertos son:

- Tiene coordinación suficiente para saltar con los dos pies
- Muestra interés cuando los adultos van al baño
- Trata de imitar al adulto cuando va al baño
- Se mantiene seco por periodos de unas dos o tres horas (este no sé a quién se le ocurrió, pero yo no aguanto dos o tres horas sin ir al baño así, como norma general)
- Tiene palabras para definir el pis y la caca.


En fin, que así en general parecía ir todo bien. Entramos en el verano e hicimos un primer (y tímido) intento. No funcionó, y volvimos al pañal. Llegó septiembre, y ante el estupor de la profe de la guardería, la niña seguía llevando pañal. Le conté que no había sido posible y decidimos esperar.

Entonces, un buen día... mamá, no me pongas panan, yo quero baguitas como las mayoyes. ¡El signo definitivo! ¡Lo había pedido ella misma!

Ilusa... la cosa fue bastante bien los 15 primeros días. No pedía, pero tampoco se hacía encima. Y de repente... ¡sorpresa! Empezaron los escapes. Avisaba ¡mama, me he hecho pis! Como somos comprensivos, modernos, y muy puestos en el refuerzo positivo, no le dimos importancia, le decíamos que no pasaba nada, que tenía que avisar pero que no pasa nada si se escapaba, y le hacíamos fiestas cuando hacía en el orinal.

Pasaron las semanas, y los escapes empezaron a ser continuos. El "no pasa nada" dio paso a ignorar que se hubiera hecho pis encima. Ni media palabra, se le cambia la ropa y a otra cosa. Refuerzo positivo cuando hacía en el orinal, eso sí.

Pasaron los meses, y dejó de avisar cuando se hacía pis (o caca) encima. Si os fijáis ya no hablo de escapes... La paciencia empieza a agotarse, por lo que la ignorancia de los hechos dio paso al ¡Pitufa! ¡Pero si sabes hacer bien en el orinal! ¡Tienes que avisar!. Fiestas cuando hace en el orinal, felicitaciones, sellos en la mano, pegatinas, chuches... yo qué sé, todo lo que se nos ocurre para que vea la felicidad de hacer pis y caca en el orinal.

Y así andamos. Unos días muy bien, otros días fatal. Lo malo es que reconoce cuándo tiene ganas (a veces avisa con tiempo, en el cole se hace menos que en casa, e incluso a veces va ella sola sin avisar a la profe) pero le da igual hacerse encima. Y te contesta con desfachatez:
- Pitufa, vamos a hacer pis.
- No.
- ¿Cómo que no? ¿Y eso por qué?
- Porque ya me he hecho encima.


O peor aún, se lo toma a guasa. Vamos a poner el pijama, y se quita el pantalón y las braguitas mirando a la par que dice A ver, a ver, qué hay por aquí... ¡mira! ¡caca!. Por si os lo preguntáis, sí. Me dio la risa.

Hemos reaccionado de todas las maneras posibles en ciclos, unas de manera consciente y otras por pura desesperación:

- Quitar importancia + refuerzo positivo
- Ignorar + refuerzo positivo
- Bronca + refuerzo positivo
- Chantaje + refuerzo positivo
- Conductismo + refuerzo positivo


Nada da resultado. Los avances son nulos. A veces me planteo volver a ponerle el pañal. Luego pienso que el verano está cerca y con él la fecha límite, la entrada en el cole de mayores, y entro en pánico.

No sé qué hacer. ¿Me ayudáis? ¿Seguísteis alguna estrategia que os resultó? ¿Algún consejo?

¡Nos leemos!

Nota al pie: cuando hablo de orinal, hablo indistintamente de orinal, váter y váter con adaptador. Y por supuesto, siempre que es posible, a elección de la interfecta.
Segunda nota al pie: ha elegido ella sus braguitas, y le da exactamente igual mancharlas. Por si estáis pensando darme ese consejo.

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No lo sabes tú bien. Te lo dice con una parsimonia y un yo qué sé... que no sabes si reírte, llorar, o tirarla por una ventana...

      Eliminar
  2. Esa niña es un espíritu libre....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! pues a ver si encontramos la jaulica para el espíritu... por favor...

      Eliminar
  3. A mí me sorprendió cuando me contestéis que me preguntáis, tiene ganas, y dice que no quiere ir ¡porque está jugando!

    Tiene las prioridades claras. No son las correctas, pero las tiene claras...

    ResponderEliminar
  4. Orinal en el salón, orinal en la habitación, orinal en la cocina, orinal en la sala de juegos....que lo tenga siempre al lado para que no le de pereza y Sentarla de forma obligatoria cada ratito si o si, quiera o no. Con mi mayor me costó también, no tanto, pero los 2-3 meses de batalla si tuvimos. Mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentarla quiera o no ya lo hacemos. Lo del orinal de acá para allá, me da mucha cosita, qué quieres que te diga... pero bueno, igual es la solución, no sé... Ahora llevaba una semana muy bien y hoy otra vez vuelta a las andadas....

      Eliminar
  5. Orinal en el salón, orinal en la habitación, orinal en la cocina, orinal en la sala de juegos....que lo tenga siempre al lado para que no le de pereza y Sentarla de forma obligatoria cada ratito si o si, quiera o no. Con mi mayor me costó también, no tanto, pero los 2-3 meses de batalla si tuvimos. Mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  6. Hay niños que tardan más en adquirir este hábito, se ue puede ser desesperante, pero esperaros a este verano, darle una tregua, y en verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tampoco quiere llevar pañal, ¿eh? No te creas...

      Lo he pensado, ponérselo aunque no quiera, pero es que me da terror que si en seis meses estamos así jugármela a tres... que en septiembre empieza el cole, y si bien es cierto que en el cole la cambian (en muchos en Zaragoza no lo hacen, llaman a los padres) también lo es que deben tener ya un mínimo control de esfínteres...

      Eliminar
  7. Hay niños que tardan más en adquirir este hábito, se ue puede ser desesperante, pero esperaros a este verano, darle una tregua, y en verano

    ResponderEliminar
  8. Yo volvería al pañal, pero es sólo una opinión. ¡¡Suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya... pero es que tampoco quiere ponérselo... no sé qué hacer, la verdad...

      Eliminar
  9. Yo volvería un par de meses al pañal. Hasta que llegue el verano. Así os relajáis todos y no acabais viendo este paso tan importante para la peke como algo negativo y estresante. Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff... me da pavor que luego en verano no controle tampoco. Y llegue septiembre y estemos así... no sé... a veces le pregunto si quiere pañal o braguitas, y siempre quiere braguitas...

      Eliminar
  10. Hola:
    Creo que consejos pocos, los has puesto todos en práctica. Mi hija con todo lo madura que era para su edad tardó en controlar perfectamente 7 meses (cuando digo controlar digo ser consciente de que quiere hacer pis y caca e ir ella sola) llegó un momento en el que me puse a pensar y dije ¡Qué coño! (con perdón) aquí tooodo el mundo presiona, que si haz esto, haz lo otro, ya se ha meado, se le ha escapado, con la fregona en la mano todo el día...LA ESCUELA (lo peor de lo peor) pues mandé todo a tomar por ahí y decidí pensar que todo era normal y que cada niño/a necesita su tiempo. Ánimo!!!

    ResponderEliminar
  11. Supongo que lo habrás intentado pero prueba a ponerle pañales de aprendizaje, de esos que se suben y se bajan como las braguitas, lo mismo te funciona....
    A mi niña tambien le costo bastante, 2-3 meses quiza, pero en nuestro caso fue porque aunque parecia estar preparada, aun era pequeña (20 meses).
    Tomalo con tranquilidad y oye, si llega septiembre y no lo tiene controlado al 100% pues tampoco pasa nada!! Cada niño lleva su ritmo, y si le vas a crear a la chiquilla un trauma solo por las prisas que te impone el cole... Suerte!!!

    ResponderEliminar

No sabes la ilusión que me hace recibir el mail de tu comentario. ¡Hazme feliz, comenta!

Y, si quieres, comparte en las redes sociales y dame un +1 en G+